ESTÁ PROBADO CIENTÍFICA E HISTÓRICAMENTE QUE LA ACTUAL CIUDAD VERACRUZ NO TIENE EL PRIMER CABILDO DE AMÉRICA, ESTE FUE EL DE SANTA MARÍA DE LA ANTIGUA DEL DARIÉN EN 1510…

el

escudo_darien
El escudo de armas de la Antigua del Darién se hizo conforme a las instrucciones de la real cédula, confirmando su calidad de ciudad principal y por lo tanto, de ser sede de un cabildo, que en este caso se fundó en 1510, 9 años antes que Hernán Cortés llegara a la costa veracruzana.

por Mario Jesús Gaspar Cobarruvias.

Una producción de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Una producción de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

El proceso de la conquista española inició en el 26 de diciembre de 1492 cuando Cristóbal Colón construye el fuerte de La Navidad en la costa norte isla de La Española (en la parte que corresponde a Haití), utilizando las maderas y equipamientos rescatados de la nave capitana Santa María encallada en la medianoche del día 24. Vuelve al sitio del fuerte hasta el 28 de noviembre de 1493, hallándolo destruido y muertos la guarnición que había dejado, por ser insuficiente el espacio en las carabelas La Pinta y La Niña, para regresar todos a Europa en 1492. El malogrado fuerte fue el primer asentamiento español de America con carácter permanente.

El 20 de diciembre elige para su flota de 17 naves y 1500 personas, una ensenada millas al oriente del desafortunado fuerte, en la costa norte de La Española. El 24 comienza la construcción de la villa, que es oficialmente inaugurada el 6 de enero de 1494 en una misa con participación de 13 sacerdotes, con el nombre de La Isabela. Enseguida organizó su cabildo, el primer cabildo europeo del continente americano, siendo el capitán de flota don Antonio de Torres, su alcalde ordinario. La Isabela se trasladó integramente -como hiciera la Villa Rica de la Vera Cruz y muchas otras poblaciones- en 1496 a otra población llamada Nueva Isabela, fundada el 5 de agosto de ese año por Bartolomé Colón y más tarde fue renombrada Santo Domingo, donde rádica desde entonces el primer ayuntamiento americano con una continuidad ya de más de 500 años.

En 1510, la conquista española ya se había trasladado al continente mediante constantes expediciones que salían de La Española. En noviembre de ese año, tras una victoria sobre los indios locales, los españoles de la expedición organizada por Martín Fernández de Enciso fundan la ciudad de Santa María de La Antigua del Darién en el territorio de lo que hoy es el país de Panamá. Inmediatamente en cabildo abierto (como hiciera Hernán Cortés en 1519) conforman su cabildo o ayuntamiento, eligiendo a Fernández de Enciso como alcalde mayor y poco después fue depuesto, por lo que la tropa nombro a Vasco Núñez de Balboa y a Martín Zamudio como alcaldes ordinarios, Juan Valdivia y Diego Albítez como regidores y Bartolomé Hurtado como alguacil.

En 1514, reemplaza a Balboa, el nuevo gobernador Pedro Arias de Dávila, quien llega frente a una expedición de colonización de 2.000 personas, que se unen a los 500 españoles y 1500 indios que habitaban en 200 casas permanentes. En los años anteriores a 1514, ya se habían fundado otras poblaciones menores en la que se llamó oficialmente la provincia de Castilla del Oro. No eran ya asentamientos pioneros sino colonias en proceso de crecimiento demográfico y expansión territorial.

El 20 de julio de 1515, el rey Fernando II de Aragón emite la real cédula que otorga título, escudo de armas y autorización para ser sede del primer obispado de Tierra Firme, a petición de los pobladores de Santa María de La Antigua del Darién. La legislación española no otorgaba títulos de ciudad ni escudo de armas a asentamientos pioneros sino a aquellos que reunían un tiempo de permanencia y edificaciones perdurables, además de poseer ya un régimen de gobierno municipal y una población significativa con terrenos divididos en solares. Esta población ya tenia 5 años de existencia y fue base de partida para fundar otras, extendiendo la influencia española por un amplio territorio entre el Mar Caribe y el Océano Pacífico, el legendario Mar del Sur descubierto por Balboa.

mapa
El mapa señala la ubicación de la Antigua del Darién, de su pueblo antecesor San Sebastián de Urabá y de su sucesora Nuestra Señora de la Asunción de Panamá. Por el hecho de haber realizado primero la conformación de su cabildo y de que fue reconocido también con titulo de ciudad y obispado, años antes que la Veracruz, descartando el carácter de asentamiento pionero, las naciones americanas y europeas nunca han tenido problemas en reconocer históricamente esto desde el siglo XVI.

Más aún, La Antigua del Darién tuvo privilegios que no poseyó la Villa Rica de la Vera Cruz hasta bien entrado el siglo XVI: su diócesis fue la primera de tierra firme y fue creada por el papa León X mediante la bula “Pastoralis officii debitum” del 9 de septiembre de 1513. Su primer obispo fue Fray Juan de Quevedo Villegas que llegó a su sede el 30 de junio de 1514, acompañado de un completo personal con el objetivo de conformar su equipo para la gestión de su Sede Episcopal. También la Órden de San Francisco había construido ya un monasterio, junto a una escuela para acoger a los hijos de los indígenas, realizando el proceso de evangelización mediante la instrucción, tal como se hiciera años después en la Nueva España. También se había construido un hospital bajo la advocación de Santiago Apóstol para atender el gran número de enfermos que en esta región fueron surgiendo. Todo esto indica sin lugar a dudas, que no se trata de un asentamiento pionero sino ya de una ciudad principal, con la misma importancia que llegó a poseer Veracruz La Antigua entre 1525 y 1599.

Asentamientos pioneros, en cambio, sí fueron el campamento de Cortés frente al islote de San Juan de Ulúa y la Villa Rica de la Vera Cruz de Archidona, pequeña fortaleza construida en un país desconocido, con aliados de lealtad incierta y más si perdían ante los mexicas. Y lejos del apoyo inmediato de Cuba y La Española; un factor que en cambio sí poseyó La Antigua del Darién por su mayor proximidad geográfica a las Antillas, donde inició la colonización, se organizaban y salían las expediciones españolas.

La Antigua del Darién tuvo como antecedente a San Sebastián de Urabá y se construyó sobre un poblado indígena, por lo que tuvo muy poco de carácter pionero. Al contrario, rápidamente se estableció y creció llegando a ser capital provincial con más de 2.000 españoles y miles de indios a la llegada de la real cédula que le otorga título de ciudad en 1515.

Debe señalarse que el traslado de poblaciones españolas a sitios más propicios fue un fenómeno social y pragmático muy frecuente del siglo XVI y que el cambio de nombre no implicaba perdida de su antigüedad, siempre y cuando su cabildo fundador o en funciones se trasladara también, pues las poblaciones no quedaban deshabitadas inmediatamente y a veces subsistieron o se dividieron en dos cabildos y ciudades diferentes. Por ejemplo, La Isabela tardó 4 años en quedar deshabitada y la Veracruz La Antigua nunca lo fue, pese a las órdenes reales: su población emigrante se trasladó a la Nueva Veracruz, nombre otorgado por cédula real del 28 de marzo de 1600 y obligada a respetar el nombre de su ciudad antecesora. Además de iniciar un cabildo nuevo sin alcalde ordinario, pues el cabildo de La Antigua, integrado por un alcalde mayor y tres alcaldes ordinarios junto a los regidores y alguaciles, nunca se trasladó integro al nuevo asentamiento y perduró hasta 1786, en que fue extinguida su alcaldía mayor por la Ordenanza de Intendentes promulgada por el rey Carlos III.

La Antigua del Darién, al igual que la Villa Rica de la Vera Cruz de Archidona fundada en 1519 en la rada frente a Quiahuiztlán, subsistió en su sitio original hasta 1524. Consciente de esta decadencia, el gobernador Arias de Dávila fundó la ciudad de Panamá el 15 de agosto de 1519 y en 1520 se efectúo el traslado del cabildo y pobladores antiqueños a ella. Su nombre original fue Nuestra Señora de la Asunción de Panamá. El 15 de septiembre de 1521, recibió mediante Real Cédula el título de ciudad y un escudo de armas conferido por Carlos V y se renovó el cabildo que había llegado en 1520.

Si bien, en su asentamiento original no sobrevivió la Santa María de La Antigua del Darién, eso no le resta el lugar de ser la primera ciudad y cabildo de la América Continental, pues lo que se califica como primer, es quien realiza el acto antes que otro, la permanencia física hasta nuestros días es un argumento ingenuo que los aficionados a la historia usan frecuentemente para reacomodar una historia a su gusto y conveniencia, pero que un historiador o un arqueólogo no usarían. Así por ejemplo, la expedición de Juan de Grijalva es la primera -registrada históricamente- en llegar a las costas veracruzanas en 1518. Sin embargo, el hecho de no dejar construcciones reconocibles hasta la actualidad, no le permite ceder tal primer lugar a la expedición cortesiana llegada en 1519, pues existen los documentos que comprueban que tal evento sucedió y sobre ellos se basa la ciencia histórica a la hora de señalarlo dentro del complejo proceso de conquista y colonización de América, que no es la simpleza que se publica a las masas reduciéndo todo a nombres, fechas y resaltando solo lo heroico o lo que se cree positivo para fines que van desde lo exagerado hasta lo político y publicitario; elaborando relatos muy sublimes que no corresponden a la realidad humana plagada de virtudes y defectos según el contexto histórico a estudiar.

De igual forma, se podría rebatir ¿Quedan restos del campamento que Hernán Cortés levantó en el tiempo que estuvo con su flota detenida y donde se hizo la llamada primera fundación en abril de 1519? ¿Saben exactamente donde estuvo? Las respuestas serían negativas ante lo inconsistentes de las fuentes consultadas y bastarían para descalificar al cabildo fundado por Cortés en esa fecha por ausencia de permanencia física hasta el siglo XXI. Pero no, sabemos de él por la vía bibliográfica del siglo XVI, y se acepta como válida. Luego pues ¿Cuál es la dificultad de aceptar que La Antigua del Darién es el primer cabildo de América Continental si se tienen abundantes documentos y además, pruebas arqueológicas que comprueban su antigüedad, gobierno y existencia material?

Si la permanencia fuese lo que da “existencia material ” superior sobre quien realiza el acto fundador, debe tomarse en cuenta que la fundación física de la Nueva Veracruz es en 1600 y su cabildo, no es el mismo cabildo de La Antigua, tal como demuestra irrefutablemente Manuel B. Trens en su obra “Historia de Veracruz” que publicada en 1955, revela que las falsas pretensiones de primer ayuntamiento por Veracruz (que tiene este nombre a partir de la década de 1820 y no desde 1600) no habian sido inquietud de la población ni de su cabildo. Fue hasta la segunda mitad del siglo XX en que se crea esta falsedad histórica que ha quedado arraigada en la población y es promovida irresponsablemente por intereses particulares que buscan beneficiarse de ella, pese a la abundante información que hoy circula y las llamadas de atención que desprecian tomar en cuenta con una actitud de “el fin justifica los medios”.

documento
En el contenido de la real cédula se han señalado en color rojo las partes más significativas y en azul la fuente donde puede consultarse este documento en el Archivo General de Indias o en el libro “Pedrarias Dávila” de Pablo Alvarez Rubiano. La fecha de emisión de la cédula es 20 de julio de 1515, años antes que la Villa Rica de la Vera Cruz en 1519, cuya cédula de ciudad llegaría hasta 1523.

Manuel B. Trens demuestra en base a documentos antiguos ya autentificados, que en 1608 existían dos cabildos, el de La Antigua y el de la Nueva Veracruz, siendo este el más reciente, pues en este año apenas se está definiendo el territorio de su jurisdicción, que antaño perteneciera a La Antigua, que tenia título de ciudad desde 1527 y una jurisdicción que llegaba a las Ventas de Buitrón hasta 1587, año en que le es quitada y conferida al castellano de San Juan de Ulúa. Años más tarde, un regidor del cabildo de La Antigua radica en la costa para atender las necesidades civiles de los pobladores. Al igual que la tan poca documentada “mudanza” de 1599, el señalar la existencia o traslado de autoridades, no implican -y se comprueba fácilmente por la documentación- que se trate precisamente del cuerpo del cabildo de La Antigua, que se traslada y así siga la continuidad de unos muy cuestionables 500 años. Lejos de eso, la real cédula del 28 de marzo de 1600 confirma que el cabildo antiqueño no estaba obligado a trasladarse, el documento ofrece respetar tierras y puestos a los regidores que voluntariamente quisiesen pasarse a la nueva ciudad.

Con el Encuentro de los Dos Mundos en 1992, tanto España como Colombia organizaron expediciones arqueológicas que hallaron los restos de Santa María de La Antigua del Darién, confirmando su existencia, extensión y su calidad de primer ayuntamiento español en tierra firme mediante una extensa investigación histórica promovida especialmente por la Biblioteca Iberoamericana y diversas universidades españolas. Pues esta calidad de primer cabildo, se determina por los documentos reales que la otorgan, no por las expectativas o pretensiones particulares que buscan reacomodar la historia a conveniencia.

13062321_10153619520120975_3061743873451963369_nLa historia es una ciencia inexacta y por ello, se basa en la reconstrucción a través de las evidencias que subsisten y la consulta a los Archivos Históricos, con apoyo de la arqueología para confirmar físicamente lo que los documentos señalan. Buscar reconocimientos y títulos para ciudades, debe hacerse a través de la ciencia, no del hobbie ni la tradición popular, con un estudio histórico que abarque los antecedentes y mencione las fuentes en que se sustenta, pues, por ejemplo, es inválido querer probar el primer cabildo americano continental en Veracruz sin mencionar que ya existían otros antes tanto en tierra firme como en las islas desde donde procedía la flota cortesiana.

Además de aportar las evidencias objetivas y tener el reconocimiento profesional de instituciones académicas como las Universidades, pues los gobiernos suelen frecuentemente despreciar el conocimiento científico y adoptar el criterio popular o tradicional, que mal fundamentado o totalmente falso, es más económico de pagar, menos complicado, no cuestiona ni interroga molestamente lo ya aceptado, simplemente lo convierten en “verdad oficial” a través de los medios masivos de comunicación y de sus funcionarios a cargo de difundir la historia local. Por desgracia, así no solo engañan a sus poblaciones, sino usan estas argumentaciones para beneficio de unos cuantos. Un fenómeno muy lamentable pero muy propagado y frecuente en la Latinoamérica del siglo XXI, que ha acentuado la decadencia en la credibilidad de los alcaldes y gobernadores.

13000315_10153619520095975_6092813557792258887_nUn estudio histórico no es una reseña ni un relato amañado para querer hacer coincidir o soslayar menciones que deben omitirse deliberadamente a beneficio de una versión mal fundamentada. Se trata de una investigación que debe mencionar obligatoriamente las fuentes en que se basa y analizar el contexto histórico sin fines partidistas o para quedar bien con alguien. Es redundante señalar que generalmente, sus lecturas no son del gusto popular y menos de quienes prefieren la sencillez de la reseña, de la leyenda, del cuento o de las charlas de café. Cuanto más si durante años, el pueblo ha sido acostumbrado a ver la historia como algo épico y con héroes de bronce únicamente y no como la ciencia compleja que realmente es pero que se fundamenta en la evidencia y con ello conserva su ética de honestidad y servicio al pueblo, no en la imaginación y oportunismo que todo lo distorsionan.

Todos los pobladores de una ciudad o pueblo participan en el proceso de hacer historia, nutriéndola y enriqueciéndola con sus aportaciones o transmitiendo sus experiencias. Pero por estas razones precisamente, cuanto mayor sea la responsabilidad de servir a la población, más debe profesionalizarse y estar en constante estudio y práctica el investigador, el difusor y los encargados de las instituciones culturales, a fin de no distorsionar, falsear o empobrecer la historia local con una débil desempeño o el afán de permanecer en un puesto complaciendo a las autoridades en turno. La falta de veracidad y confirmación de los datos, pueden permitirsela los amantes de la historia, los que la difunden en charlas de café o de manera muy informal sin consecuencias.

12998618_10153619520075975_8289494133821154398_nPero quienes ostentan cargos públicos y académicos, están sujetos a la exigencia del trabajo profesional, no el artesanal, pues mucho de su éxito va aparejado a su credibilidad y prestigios reconocido por sus iguales y quienes le superan en experiencia y conocimiento. Si un autor o funcionario dice que su argumentación se basa en obras antiguas, debe revelar cuales, explicarlas y hasta cuestionarlas y cada fuente compararla y cotejarla con otras, pues también eso forma parte de trabajo del historiador y de quien adopte trabajar en esta área. Además de someterse al escudriño de quienes tienen el mismo o mayor conocimiento y pueden señalar sus errores, deficiencias e incluso detectar sus falacias, si estas forman parte de su intención. Tampoco deben esperar que el público acepte sus posturas tan solo por ser ellos quienes lo dicen o porque tienen un puesto significativo en determinada dependencia, pues eso constituye un abuso de confianza en el cariño y confianza que con el tiempo el pueblo otorga a quienes recopilan su historia y que son muy difíciles de recuperar cuando se descubren traicionados.

12998571_10153619520045975_3888539051253372005_nIgualmente deben evitarse el idealizar personajes o convertir hechos complejos en relatos románticos, por mucho que apasione la historia de determinados personajes y episodios. Ni caer en lo paranoia de las conspiraciones ocultas y secretas, que por su misma naturaleza hermética y oscura al público, deben tratarse con sumo cuidado y no publicar especulaciones con títulos de veracidad o fantasías, novelas, mitos y leyendas como historia real sin poseer pruebas suficientes y una argumentación coherente. Así como separar firmemente lo que es literatura y lo que es historia.

En el Archivo General de Indias, en la sección Audiencia de Panamá, se hallan depositados numerosos documentos que avalan estas afirmaciones sobre La Antigua del Darién y que pueden consultarse. Uno de los más importantes, es la ya mencionada real cédula que le otorga título de ciudad y cuyo contenido es muy explicito y anula las pretensiones de la actual ciudad de Veracruz de adueñarse de un título que no le corresponde y que la historiografía y arqueología no confirman. Por el contrario, se confirma que por continuidad histórica fue el pueblo de La Antigua la sede del primer cabildo de la Nueva España, y no de 500 años, pues su alcaldía se extinguió en 1786. Igualmente, en la actual ciudad de Veracruz su cabildo tiene 416 años y menos aún, la continuidad de sus alcaldes. Y si se profundiza, se halla que las continuidades no son absolutas sino interrumpidas en periodos y a veces se cortan totalmente según los cambios de leyes y régimenes políticos.

A continuación, se analiza el contenido de la real cédula del 20 de julio de 1515 que comprueba irrefutablemente que no se está otorgando a un asentamiento pionero y se precisa sus particularidades como primera fundación a nivel de ciudad en la América Continental.

12987019_10153619519970975_6698312029324768557_nBIBLIOGRAFÍA:

León Guerrero, María Monserrat. EL SEGUNDO VIAJE COLOMBINO. Tesis de doctorado en historia, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Valladolid, España, 2000.

Trens Marentes, Manuel Bartolomé. HISTORIA DE VERACRUZ, TOMO II, LA DOMINACIÓN ESPAÑOLA 1519-1808, Pág. 21-24. Reeditada, Secretaría de Educación y Cultura, Gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa-Enríquez, Ver. México, 1992.

Lucena Salmoral, Manuel. VASCO NÚÑEZ DE BALBOA, DESCUBRIDOR DE LA MAR DEL SUR. Biblioteca Iberoamericana, REI Una obra para conmemorar los 500 años del Descubrimiento de América, el encuentro de dos culturas, 1a. Edición, México, 1991.

FUENTES ELECTRÓNICAS:

CAPITULACIONES DE SANTA FÉ, DOCUMENTO QUE CONCEDIÓ A CRISTÓBAL COLÓN EL TÍTULO DE ALMIRANTE DE LA EXPEDICIÓN, VIRREY DE LA TIERRA QUE CONQUISTARA Y EL 10 POR CIENTO DE LAS RIQUEZAS QUE PUDIERA LLEVAR A ESPAÑA, 500 años de México en documentos, Siglo XV > 1490-1499:http://www.biblioteca.tv/…/Capitulaciones_de_Santa_F_docume…

LA CONSTRUCCIÓN DE LA MEMORIA: MANUEL B, TRENS Y SUS HISTORIAS ESTATALES, José Ronzón León, Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, Departamento de Humanidades, junio de 2000: http://zaloamati.azc.uam.mx/…/la_construccion_de_la_memoria…

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Pilar Caro dice:

    Así se publica en la Revista de divulgación Ollin Núm. 6 en el año 2008 por los profesores investigadores, en donde detallan en sus artículos la llegada de los españoles como empresas mercantiles en cascada y de Santa María La Antigua del Darién. Lo mismo que dijeron en una mesa redonda en donde señalaron que no se debe publicitar como lo hacían “Veracruz, el primer ayuntamiento de América Continental” porque no lo es. Y Veracruz recibe ya en el siglo XVII por cédula real la categoría de ciudad, así que tampoco son los 500 años de la ciudad de Veracruz. Pero sí se señalan los 500 años de la llegada de Juan de Grijalva a Tecpan Tlayacac a la que le cambia el nombre por San Juan de Ulúa ( 1518-2018). Y en 1519 la llegada de Hernán Cortés a estas costas que el año que entra cumplirá 500 años (1519- 2019). Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.