Barandal: Regresa Raúl Arias


por Luis Velázquez

 

•Exilio voluntario
•Educación superior

rectorraulariasfrenteatoma

Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde el puerto de Veracruz)

PASAMANOS: Después de casi 30 meses de trabajar en Ecuador en una universidad privada, en una especie de exilio voluntario, el respetado y respetable doctor en Economía, Raúl Arias Lovillo, ha decidido regresar a México.
En Ecuador ha dirigido un programa interamericano de educación superior que le ha permitido participar en foros y proyectos importantes y en la construcción de redes de colaboración universitaria en las Américas.

Pero como todo en la vida, hay ciclos tanto en lo personal como en el ámbito profesional, y lo importante es reinventarse.
Su rectorado en la Universidad Veracruzana, UV, estuvo marcada por la intervención de Javier Duarte, JD, en el proceso de sucesión para tratar de imponer en la rectoría a Víctor Arredondo, secretario de Educación de Fidel Herrera Beltrán.
Pero, además, el vergonzoso cierre de la USBI por porros enviados desde el palacio de gobierno por el entonces secretario General de Gobierno, el diputado federal, Érick Lagos Hernández, y con la complicidad de dos exrectores para evitar la rendición de su último informe.
Y, por añadidura, Arias Lovillo consideró indicativa y significativa la prudente distancia que ha de guardar siempre luego de una gestión universitaria.
En Ecuador lo tratan de maravilla para arriba, como se merece un ser humano que privilegia la dignidad y la libertad de los demás; pero, al mismo tiempo, la tierra es la tierra, y nada más alentador cada día que estar cerca de la familia, de los amigos, de los olores, los colores y sabores de la patria.
En fin, cerca de lo que cada mujer y hombre aman, pues como decía Jorge Luis Borges, exiliado en Ginebra: “La patria de un hombre son su familia y los amigos”.
Y sin ellos la vida se vuelve nostalgia que la nostalgia constituye en sí mismo un exilio.
Hacia el mes de octubre el exrector pudiera ya estar en México, y aun cuando está pensionado luego de 30 años de servicio ininterrumpido en la máxima casa de estudios, está lleno de ideales, utopías y sueños, motivado, y como su vida ha girado como prioridad alrededor de la educación superior, por ahí de seguro habrá de seguir empujando la carreta.
Y más porque desde ahora tiene unas dos o tres propuestas en la materia, que es lo le gusta y apasiona y lo recicla y fermenta.
Es la hora de cambiar de aires, como se dice en la vida cotidiana.

BALAUSTRADAS: Cada exrector ha seguido su camino.
Víctor Arredondo Álvarez, por ejemplo, continúa en la educación, pero desde la iniciativa privada.
Rafael Hernández Villalpando incursionó en la política opositora al partido oficial.
Emilio Gidi Villarreal regresó a la academia.
Salvador Valencia Carmona también volvió a la academia, pero desde la UNAM, en el Instituto de Investigaciones Jurídicas.
Carlos Aguirre Gutiérrez se confinó a cargos públicos menores.
Rafael Velasco Fernández, QEPD, se recluyó a su consultorio médico de psicólogo, luego de su paso por la subsecretaría de Educación Pública, SEP, en el sexenio de Luis Echeverría Álvarez.
Raúl Arias Lovillo se ha mantenido y ahí seguirá en la educación superior, después, incluso, de rechazar las secretarías de Educación y Desarrollo Económico (maestro y economista) a Javier Duarte.
Cierto, fue asesor del senador con licencia Héctor Yunes Landa como candidato a gobernador y significó un parteaguas en su vida y que, además, giraba alrededor de su vocación fundamental.
En Ecuador ha tenido el continente latinoamericano como escenario de su trabajo, pero el ombligo enterrado en Xalapa lo llama.

ESCALERAS: Desde luego, Veracruz late en sus entrañas.
Nunca imaginamos, dice, que pudieran ocurrir los peores escenarios en los que ha acabado el sexenio.
Y todavía los que nos falta, advierte, considerando que estamos a dos meses y 18 meses del fin del viaje duartista.
Además, los dos años que están por venir ubicados desde ahora en la adversidad, desde las arcas saqueadas y vacías, con las participaciones federales ahorcadas durante los próximos 30 años, y con una pobreza y miseria en 6 de cada 10 habitantes como lo documentó el CONEVAL.
Pero más aún, con el recorte del presupuesto federal que está apretando el bolsillo de las entidades federativas.
Y, de ñapa, la inseguridad.
Y, por si fuera poco, el estilo personal de gobernar y ejercer el poder característico en el góber electo y por todos conocido.
El desastre, pues.

Publicado en: http://www.blog.expediente.mx/nota/21320/periodico-de-veracruz-portal-de-noticias-veracruz/regresa-raul-arias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s