LA RESTAURACIÓN DEL FORTÍN DE PLAN DEL RÍO EN 1985


PIE DE FOTO ORIGINAL: "La capilla de Plan del Río, al frente de ella se aprecian los trabajos de ampliación de la carretera Veracruz-Jalapa".
PIE DE FOTO ORIGINAL: “La capilla de Plan del Río, al frente de ella se aprecian los trabajos de ampliación de la carretera Veracruz-Jalapa”.

Texto/Fotografías: Mario Jesús Gaspar Cobarruvias.

Fotografía de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Fotografía de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

El histórico fortín de Órdenes Militares situado en la localidad Plan del Río, Veracruz, ha sido objeto de, al menos, dos restauraciones registradas: una en 1985 encabezada por el arqueólogo Daniel Molina Feal y el arquitecto Jorge Meza. Y la de 2007 a 2011 por el arquitecto Alfonso García y García y el arqueólogo Sergio Vázquez Zárate.

La primera es casi desconocida en la actualidad pero está descrita por Molina Feal en las publicaciones del INAH de 1985. En ella explica que tras un estudio de monumentos históricos en Plan del Río, percibió la amenaza que representaba para ellos la expansión urbana sujeta a la accidentada geografía de la zona y la ampliación de la carretera de Xalapa a Veracruz, además de la profusa vegetación que todo lo invade hasta nuestros días. Los sitios más amenazados eran los montículos prehispánicos de la extinta cultura de Pangololotlán y los muros del antiguo camino real Veracruz-México, además de las alteraciones sufridas por los dos puentes de arco, a los que llama Puente Chico (hoy Puente de la Reina) y Puente Grande (hoy Puente Nuevo). Respecto a ellos tuvo que solicitar el apoyo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes para evitar mayores daños a las antiguas estructuras construidas en 1758 y 1854 (en la antología que incluye sobre la historia, supone que el Puente Grande es el mismo construido en 1758. Hoy sabemos que este fue volado en 1848 y reemplazado por uno similar edificado en 1854).

Por razones presupuestales y la inquietud que la presencia del INAH podía producir en el pueblo, Molina Feal tuvo que limitarse a la restauración del viejo fortín, que situado en una cerro de 70 metros de altura entre ambos puentes, fue diseñado en 1815 por el brigadier venezolano Fernando Miyares y Mancebo, y construido entre noviembre de 1815 y febrero de 1816 por los capitanes José Antonio y Manuel Joaquín Rincón Calcáneo. Una de las prioridades de este proyecto, fue crear conciencia en los pobladores sobre el cuidado de sus monumentos, contando principalmente con los maestros de las escuelas como eficaces promotores “del cariño a los documentos de nuestro pasado”, menciona Molina Feal.

Respecto al fortín, se hizo una serie de fotografías para documentar su estado antes del proceso de restauración, detectándose que el crecimiento desmedido de la vegetación y el musgo era uno de los principales factores de destrucción del inmueble. Hallaron que los aplanados del interior estaban desprendidos y “habían padecido el ataque de cientos de grafitis y los del exterior habían servido como base para pintar anuncios, comerciales unas veces y políticos otras”. Los grafitis eran solo una parte de la tendencia local a contribuir a la ruina del monumento pues “los derrames y los rebocos exteriores se dañaban pues la gente intentaba entrar por las ventanas más accesibles dañándolas”.

El interior estaba lleno de tierra, pero también había piedra, ladrillo y tejas. Los muros estaban agrietados, la puerta del polvorín (nivel inferior) y la de acceso había perdido sus marcos de madera y la barda de mampostería que rodeaba el fortín estaba fragmentada, además se habían perdido elementos que ponían en peligro la integridad de lo que quedaba del muro.

PIE DE FOTO ORIGINAL: "La Marcha de la Conducta, pintada por Thomas Egerton".
PIE DE FOTO ORIGINAL: “La Marcha de la Conducta, pintada por Thomas Egerton”.

La restauración comenzó con una limpieza general removiendo plantas, raíces, piedras, en el interior del fortín y su perímetro hasta llegar a las trincheras. Los dos niveles inferiores se ribetearon los estucos con una pasta fina compuesta de cal, arena, impermeabilizante integral y Primal AC33. Se rellenaron los grafitis más profundos pero “otros desgracidamente quedaron recordando la capacidad del hombre para destruir los bienes culturales.”

Se repusieron los marcos de las puertas y ventanas utilizando madera de laurel tratada con Festermicide, cortada siguiendo la huella de las estructuras originales. Respecto a los pisos, “.. se dejaron a un nivel arbitrario, poco antes del inicio de lo que parecía ser el cimiento, no existía huella de que fueran de mortero a excepción del piso del polvorín que parece haber tenido un aplanado”. Lo que quedaba de la barda exterior se reforzó y se reintegraron secciones faltantes para asegurar la estabilidad de la obra.

PIE DE FOTO ORIGINAL: "Detalle del llamado puente chico, construido durante la colonia y aprovechado hasta la fecha".
PIE DE FOTO ORIGINAL: “Detalle del llamado puente chico, construido durante la colonia y aprovechado hasta la fecha”.

Para que la gente pudiese acceder al interior, se construyó una escalera metálica permanente y así “.. evitar que la gente entre por las ventanas con el consecuente deterioro.”

Los trabajos duraron 6 meses, adoptando el fortín un aspecto aceptable para ser visitado. Durante este tiempo, los restauradores debieron luchar arduamente para mantener a raya la vegetación con herbicidas, tapar las grietas y los nuevos grafitis que los visitantes seguían insistiendo en dejar a despecho del visible esfuerzo que el INAH realizaba por asegurar la existencia de este monumento histórico.

Molina Feal termina su informe con una petición:

“Debo concluir este trabajo con la invitación al lector para que participe activamente en la conservación de nuestro patrimonio histórico, respetando los inmuebles que visite, no pintando ni rayando las paredes, no llevándose “recuerdos”, en fin evitando toda acción que ponga en peligro la posibilidad de legar al futuro nuestro pasado.”

PIE DE FOTO ORIGINAL: "Vista del puente pintado por Egerton. En primer plano se aprecian los daños causados por la S.C.T. y al fondo se ven las ruinas de la antigua venta".
PIE DE FOTO ORIGINAL: “Vista del puente pintado por Egerton. En primer plano se aprecian los daños causados por la S.C.T. y al fondo se ven las ruinas de la antigua venta”.

Lamentablemente y tal como se temía, la soledad del paraje en que se halla el fortín en lo alto del cerro, así como la falta de interés y presupuesto por autoridades, impidieron asegurar su protección y todo logrado en 1985 se perdió irremisiblemente hasta la siguiente restauración 22 años después. Sin embargo, los frutos de esta también se están perdiendo, pues en el periodo de 2011 a la fecha, el fortín de Órdenes Militares que en febrero de 2016 cumplió 200 años de haberse finalizado su construcción, continúa siendo objeto del deterioro, grafiteado y forzamiento de entrar a él como si se tratase de una cantina o un sitio recreativo de acceso gratuito y sin responsabilidad alguna de cuidarlo pese a saber los centenares de miles de pesos invertidos y que forma parte del legado histórico de su mismo pueblo.

A pesar del esfuerzo con que algunos profesionales, voluntarios y autoridades locales tratan de mantenerlo, se imponen las serias limitaciones de medios y dinero existentes aunadas a la falta de conciencia local que Molina Feal trataba de despertar, mientras se aprueban los recursos financieros y pone en marcha la tan esperada segunda etapa de restauración, que quizá nunca se produzca, condenando al fortín a una continúa existencia ruinosa.

PIE DE FOTO ORIGINAL: "El fortín antes de los trabajos de restauración".
PIE DE FOTO ORIGINAL: “El fortín antes de los trabajos de restauración”.

En esta reseña de la restauración de 1985, se incluyen fotografías tomadas en ese año para ilustrar la antología histórica que sirve de soporte a la parte arqueológica.

PIE DE FOTO ORIGINAL: "Vista de las caras posteriores del fortín antes de su restauración".
PIE DE FOTO ORIGINAL: “Vista de las caras posteriores del fortín antes de su restauración”.

BIBLIOGRAFÍA:

TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN EN MONUMENTOS HISTÓRICOS. Daniel Molina Feal, Fernando Ferreira Barbosa, Omar Ruíz Gordillo. Cuaderno de Trabajo 3, 1a. Edición, Instituto Nacional de Antropología e Historia, Centro Regional Veracruz, 1985.

FUENTES ELECTRÓNICAS:

HISTORIA DE PLAN DEL RÍO Y SU FORTÍN DE ÓRDENES MILITARES,Facebook.com/Notes, L.C.C. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, Miércoles 17 de febrero de 2016: https://www.facebook.com/notes/mario-jes%C3%BAs-gaspar-cobarruvias/historia-de-plan-del-r%C3%ADo-y-su-fort%C3%ADn-de-%C3%B3rdenes-militares/10153465049695975

PIE DE FOTO ORIGINAL: "Estado en que se encontró la trinchera que rodea al fortín".
PIE DE FOTO ORIGINAL: “Estado en que se encontró la trinchera que rodea al fortín”.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s