60 Segundos: * ¿Y DÓNDE ESTÁN LOS CARDENALES DE GOBIERNO?


*palacio-xalapa

MEGACABLE NO INFORMÓ
NADA A SUS CLIENTES

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Televisa rompió de manera unilateral su contrato con Megacable y esta última no informó previamente a sus clientes que iba a suspender cuando menos seis canales, así que podría incurrir en un penoso fraude con cientos de miles de usuarios de sus servicios.
Algo temían numerosos usuarios de Megacable que estaba ocurriendo en la esfera directiva de la firma, que surgió con grandes aspavientos y expectativas, porque igualmente las deficiencias en sus servicios se produjeron en cascadita y, por otro lado, los números telefónicos a los cuales podía dirigirse cualquiera de los quejosos, simplemente no contestan o están fuera de servicio.
Ninguna información previa hizo Megacable a sus usuarios, lo que se presta a la sospecha y provoca la indignación de quienes pagan puntualmente sus recibos de consumo mensuales.
En oficinas locales de la empresa prestadora de servicios de televisión a través de Megacable, nada informan que satisfaga a sus usuarios. Simplemente dicen sus empleadas que se suspendió la programación en una veintena de canales, quizá los más vistos en este medio y que, al quedar fuera, cada cual de sus clientes puede continuar con el resto de la programación o cerrar su contrato respectivo.
Por supuesto que la medida afecta sobremanera a todo un público que, por caso, es asiduo a los noticieros que se difunden a través de Telemundo, o asisten a la pantalla chica para ver el desarrollo de los programas de Caso Cerrado con la Doctora Polo, el cual se calcula conservadoramente tiene una asistencia diaria en el mundo de por lo menos diez millones de televidentes.
Por el momento el recorte de programas de manera intempestiva provoca una probable causa para ir a la Profeco y sumar el rol de quejas que continuamente la empresa en cuestión obtiene debido a sus pésimos servicios de imagen, telefonía e internet.
La ruptura del contrato celebrado entre Televisa y Megacable sigue siendo un misterio, pues oficialmente ninguna autoridad de la segunda firma empresarial ha dicho o aclarado algo. Siendo que existe un público que contrató sus servicios y tiene derecho a recibir una amplia explicación sobre un hecho que en ningún momento tuvo consideración alguna para con su clientela.
Seguramente, la Profeco a estas alturas tiene suficiente conocimiento de un hecho que llama al abuso y el fraude, por parte de una firma empresarial que para nada ha tenido la osadía ni el gesto diplomático y pueda satisfacer la curiosidad, en el mejor de los casos, del porqué se dio esta cancelación de canales y programas, por los cuales, cuando los anunció Megacable, captó el interés y la contratación consecuente por parte de millones de suscriptores, por ahora engañados y defraudado seguramente.

* ¿Y DÓNDE ESTÁN LOS
CARDENALES DE GOBIERNO?

La sensación en la gente es de que la nave estatal navega sola, porque los cardenales que ostentan el poder público sencillamente cierran las puertas de sus oficinas, no despachan, no responden al llamado de gobernados o, como en la SEV, que dicen todos que andan con la secretaria Xóchitl Adela Osorio Martínez, visitando escuelas para saber si les falta pintura o sus sanitarios están en completa destrucción.
Allí, en ese mundillo de lo oficial, todo urge, pero todo se hace lentamente.
El dicho que insistía don Agustín Acosta Lagunes de “prisa, que vamos despacio”, aquí no se da. Los despachos encargados a los cardenales del poder público, o andan en serio trabajando, gestionando futuros amparos de la justicia federal, o ya están de huida, porque la gente no los ve, tampoco los vio anteriormente, menos en el llamado de la protesta pública, el reclamo a que cumplieran con su cometido y, lo más apremiante, que paguen lo que deben.
Hay un poder legislativo que en mayoría de sus miembros cupo la complacencia, para no presumir que se dio la complicidad.
Ahora es cuando el Orfis anuncia que hay un faltante de 52 mil millones de pesos, cabe entonces presumir que los cardenales (secretarios de despacho) sabían de enriquecer sus bolsillos a costa del desvío de recursos públicos millonarios, pero no de administrarlos, menos de poder recuperarlos. El tiempo apremia, la final de actuaciones está por llegar.
Seguramente la sociedad gobernada confía en que lleguen las sanciones y que el castigo mayúsculo sea que devuelvan lo robado, si es que así ocurrió, pero tajantemente no se vale que se salgan con la suya y menos que en un acto circense se diga que se les castiga retirándoles sus derechos partidarios, lo cual no deja de ser una vacilada o un acto de mera simulación, que la gente, en días como éstos, no se traga de ninguna manera.
Sobre todo, que no se avista en una gran mayoría al resto de los titulares de despachos institucionales. Claro está que la audiencia que toca a sus puertas, en forma alarmante, la conforma un ejército de proveedores, acreedores y quienes sirvieron a las instancias oficiales, pero siguen sin poder cobrar lo que en estricto derecho les corresponde.
El espectáculo resulta poco menos que grotesco, pero a diferencia de todos los sexenios que han administrado los destinos públicos de los veracruzanos, el de ahora se antoja único. La camarilla en el poder sigue siendo huidiza, como lo hizo en el curso de los seis años últimos, a semejanza del gran Houdini, pero bajo una copia no precisamente fiel, lo que mantiene a la entidad en medio de la pobreza, el caos, la incertidumbre, los rezagos que impone necesariamente la violencia y la criminalidad, que van al galope recorriendo las calles y comunidades lejanas y cercanas del estado rico, pero pobre, como es Veracruz.

* BACHELANDIA, COMO NUNCA,
SE EXHIBE AUN MÁS CON LLUVIA

Bachelandia, como también se conoce a la otrora ciudad de las flores, el café, el clima cálido pero templado y la gente de bien sacando sus macetas y flores a los balcones de sus casas, no bien acaba de recibir el arreglo por parte de los sagaces titulares de la obra pública y material, que pronto deja ver o exhibe otros baches en el pavimento con deficiencias o el asfalto que se lo come el agua de lluvia, sobre todo de estas últimas tardes.
Es de reconocerse la faena de un gobierno municipal que no bien acaba de tapar baches, cuando se abren otros.
Dicen algunos urbanistas –que nada tienen que ver con los especialistas contratados para promover el programa de movilidad urbana–, que por sus calles y avenidas empinadas, bajadas y subidas, tienen que sufrir con mayores consecuencias la destrucción de su asfalto o concreto hidráulico. Pero verá usted que la obra que perdura es la que hicieron los mandatarios de los sexenios de Antonio M. Quirasco y Fernando López Arias.
Nomás como botón de muestra, las cuatro avenidas que cruzan a la ciudad, Ávila Camacho, 20 de Noviembre, Américas y Circunvalación, luego Lázaro Cárdenas y ahora hasta la llaman boulevard.
Las avenidas de Manuel Ávila Camacho y 20 de Noviembre fueron construidas por el gobernador Antonio M. Quirasco y sus desperfectos han sido aislados en casi 50 años de distancia. El tránsito pesado las usó como vías únicas para salir y entrar a Xalapa y sirvieron ambas vías como paso obligado de todo el tránsito vehicular hacia los cuatro costados de la capital del estado. Su pavimento es de concreto hidráulico y pareciera que fue edificado para una vida eterna.
La avenida Américas está repleta de parches, tramos reconstruidos y hundimientos que más tarde han visto resquebrajadas sus losas completas. Esta avenida la inauguró el presidente Luis Echeverría y gobernaba Veracruz, Rafael Hernández Ochoa. Por allí circularon autobuses urbanos y las líneas camioneras de pasajeros foráneas, tráileres y carro-tanques. La duración de su concreto hidráulico fue menor al material de que fueron edificadas 20 de Noviembre y Ávila Camacho.
Ya con el gobernador Acosta Lagunes, Circunvalación fue pavimentada en su totalidad, es decir, de entrada a entrada o salida y salida, como usted quiera, de Xalapa a Veracruz o a México y viceversa, pero igual, su asfalto en tramos y pavimento en otros, tuvieron que ser reconstruidos en los sexenios posteriores.
La ex alcaldesa Elizabeth Morales García reconstruyó la totalidad de casi seis kilómetros con pavimento hidráulico, el cual hoy día afronta el reto de su resquebrajamiento en numerosos de sus tramos. Dicen que la construcción de distribuidores viales y puentes aéreos acabaron por provocar los hundimientos que la ex avenida Circunvalación padece en días como éstos.
Hay quienes apuntan que dichas obras se realizan para durar seis o tres años, según quien las construya. En un pasado, cuando los servidores públicos robaban menos, porque de otra suerte no habrían gozado de la vida pacífica que disfrutaron durante y después de ejercer sus cargos de gobierno, promovían obras y servicios de larga permanencia, los que hoy no. Y las consecuencias los habitantes del momento lo saben, su capital está identificada plenamente también como Bachelandia.
Como corolario, la calle de Enríquez ha sido eterna, sin bacheo, allí está y por ella transitan sesenta mil vehículos diariamente. ¿Qué le parece?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s