60 Segundos: DEBATE HILLARY CLINTON- DONALD TRUMP, SIN DEBATE


trump_hillary_debatepor Raúl González Rivera

DEBATE HILLARY CLINTON-
DONALD TRUMP, SIN DEBATE

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

En el segundo round del llamado debate sin debate que escenificaron la señora Hillary Clinton y el empresario Donald Trump, el temario que abordaron acabó por confirmar que si para el constructor los mexicanos son delincuentes, violadores y asesinos, los gringos auténticos tienen bien ganada la definición de que son bobos una mayoría.
La temática en esta segunda confrontación versó en las cuestiones personales de Donald Trump en el año de 2005 y las del ex presidente Bill Clinton que para nada tenían por qué venir al discurso de los contendientes del país más poderoso del mundo.
Luego vinieron las mutuas acusaciones sobre la actuación de la ex primera dama de la Casa Blanca y los no pagos de impuestos que en toda su carrera de empresario ha dejado de cubrir al fisco yanqui.
El sexo levantó el ánimo de los gringos que acudieron por la televisión a presenciar este debate sin debate.
Los yanquis, que desde su casa presenciaron la muestra de oratoria y cruce de supuestas ideas políticas, acabaron por dormirse antes de que concluyera esta supuesta confrontación de ideas políticas y propuestas de futuro gobierno, calculada para celebrarse en hora y media.
Se dio la oportunidad a un público domesticado para que hiciera las preguntas que a su antojo les viniera, pero igual, todo relacionado a los dichos de Trump en el sentido de que siendo estrella “cualquier” mujer le va a permitir todas las caricias que se proponga hasta de tocarle sus partes íntimas. Igualmente, volvió Trump a atacar a Hillary por los 39 mil mensajes que en nombre de la casa Blanca envió a distintas partes del mundo, siendo actos de estricta confidencialidad del gobierno, pero que ella para difundirlos lo hizo a través de telefonía e internet privados.
Aquí Trump le anunció a Clinton que si llega a ser presidente va a buscar un fiscal especial, el cual la va a investigar y luego la meterá a la cárcel.
El presunto verdugo de diferentes amoríos por la fuerza cometidos con diferentes damas de un pasado horrendo en la vida de Trump, se contentó con señalar que un “abusivo” con las mujeres fue Bill Clinton, quien impasible escuchó la porquería verbal soltada por Trump, sin que en el público levantara una sola expresión de rechazo o aceptación.
El debate estuvo ayuno de ideas políticas, ninguna propuesta para salvar a los gringos de las profundidades del analfabetismo en que se encuentra una gran parte de la población estadounidense. Como tampoco supo decir ninguno de los dos personajes, qué harán con el sector salud luego de que el presidente Obama hiciera accionar durante su gobierno un seguro médico que alcanza hasta las minorías que radican en la Unión Americana. Y que los rubios norteamericanos no admiten ni están de acuerdo en que siga proporcionando a los radicados en suelo yanqui, siendo latinoamericanos de origen.
En su alocución, los candidatos a la presidencia del imperio norteamericano deslucieron porque no reflejaron ninguna ideología. Inclusive los estrategas de campaña, como les llaman a quienes gustan de perfilar con sus palabras lo que pretende uno y otro candidato, insistieron el republicano, en que es irrelevante la conducta y los dichos de Donald en relación a las mujeres. Y que la señora Clinton con tanto años en el ejercicio de funciones públicas, como ha sido su posición de senadora, nada ha hecho por los Estados Unidos de Norteamérica.
Al final del día, nada nuevo aportaron en este segundo round, en el que también los aspirantes a suceder al culto presidente norteamericano Barack Obama, revelaron un marcado cansancio de esta larga preelectoral.

* NEGRO, TODO LO QUE
RODEA AL LÍDER DEL PRI

Cuando salió al ruedo de las tareas político-partidarias del PRI, se creyó el gentío de este país que el señor Enrique Ochoa Reza estaba acompañado de una aureola de honestidad acrisolada o a prueba de bomba, lo suficiente para acusar de corruptos a correligionarios de su propio partido, lo cual estaba bien, pero si aquél tuviera limpia su trayectoria pública.
La sociedad mexicana está ávida de saber cuál es el político menos corroído por la carroña burocrática y de una pésima, nula o deficiente práctica política, y cuando supo que el ex director de la CFE ascendería a ocupar el timón de mando a cargo de un Manlio Fabio Beltrones, que con todo y lo que le pudieran enderezar en su contra, sin duda era el personaje para haber seguido en su conducción con todo y la derrota que le infligió la oposición en siete campañas de candidatos a gobernador.
Ahora, la gente sabe que con Enrique Ochoa Reza todas las elecciones que vienen va a perderlas el partido tricolor.
Acababa de advertir el presidente de la república, que el régimen de gobierno federal está empeñado en acabar con la corrupción, no solo en las trincheras del poder público, sino también en la esfera donde tienen que ver los particulares, lo cual ya respondió el poeta Javier Sicilia, no puede ser igual, porque la corrupción viene de arriba hacia abajo.
No son los 43 jóvenes normalistas sacrificados de Ayotzinapa, igual que los políticos acusados ante la PGR y por la ASF, pero sin conocerse aún ninguna sanción en su contra, habiéndose comprobado que efectivamente incurrieron en corrupción, la cual habría de derivar en la tragedia social, financiera y de credibilidad que afrontan distintos estados de la república.
Empero, con qué calidad moral –si en la política se reconoce alguna– puede el señor Enrique Ochoa Reza denunciar a corruptos de su partido y exigir el debate con Andrés Manuel López Obrador, cuando el flotillero de taxis (cincuenta concesiones cuando menos suyas) y ahora sale a la luz pública, con un reportaje-investigación extraordinariamente bien llevado de la revista Proceso, que Ochoa Reza además de cobrar una liquidación de un millón setecientos mil pesos, su equipo de mafia en CFE se autoliquidó con algo así como 16 millones de pesos, que cobraron plácidamente 24 de sus más cercanos colaboradores, los cuales después de cubrir en forma meteórica chambas en el sector eléctrico, han pasado con todo y petacas a ocupar sendas carteras en la dirección nacional del PRI.
Resulta inverosímil, que a través del Instituto de Transparencia se exija al partido Morena que explique cuáles son los líderes del partido que cobran salario y, en el caso del ex director de CFE, se le complazca con liquidaciones millonarias y la entrega de la presidencia del ex partido aplanadora y que desde allí llame corruptos a los priistas, que quizá lo sean, pero siguen al margen de las sanciones en forma del aparato judicial y ministerial de este país.

* DE MOMENTO, HAY URGENCIA
POR ORDENAR EL TRÁNSITO VIAL

Insospechadamente, así como se acusa con una gran ligereza cada que ocurren ejecuciones o se encuentran embolsados, que todas las víctimas mortales tuvieron que ver con la delincuencia organizada, ahora todo se pretende que camine correctamente en las vialidades de nuestras ciudades y que los acorazados agentes que dependen de la dirección de tránsito del estado corrijan lo que no han hecho en los últimos doce años.
Se trata –objeta un uniformado de la dependencia–, de poner orden en la casa, que los automovilistas respeten los señalamientos viales y las luces de los semáforos, para lo cual se apoyan en medio centenar de operativos que realizan por las tardes-noches los operativos de las grúas, como temiendo que se les acabará la chamba, sobre todo porque todas ellas salieron para atracar en la calle, sin ninguna licitación que les arrope y sí, en cambio, han provocado serios conflictos en la circulación de vehículos automotores.
Dentro de este acontecer que encabezan los agentes de tránsito y policiacos, igual se han comenzado a desmontar oficinas y guaridas de uniformados, como es la que operaba en la calle de Murillo Vidal, lo cual reconocen más los vecinos del lugar, porque a decir suyo les resultaba más peligroso que estuviera establecido allí un comando de uniformados, a que no estuviera, ya que infundía más temores y miedo, que tranquilidad y alguna seguridad.
Empero, siguiendo el hilo de lo escrito en primeras líneas de este comentario, cabe la presunción de que por vez primera, igualmente, se pusieron a trabajar los agentes viales, que lo mismo recorren las calles y avenidas en son de llamar la atención al osado conductor de automóviles, como de quienes siendo taxistas jamás respetan la semaforización donde opera y el sistema del Uno por Uno.
Cierto es que nunca es tarde para tratar viejos males que por ser estructurales, ahora resultan de una gran novedad para la curiosidad de la gente que habita en nuestras ciudades, sin embargo, igual podría tener cabida en el sentir de los ciudadanos que las deficiencias en la prestación de un servicio como es el de tránsito y vialidad, debieran partir de una cultura en la materia, que jamás se ha podido poner en práctica y que ahora, a chaleco, trata de ser metida con calzador a los veracruzanos de los cuatro costados, y contra los métodos que se emplean el común debe trinar como lo está haciendo en contra de un vasallaje y no una enseñanza para ser civilizados tanto automovilistas como peatones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s