Desde el rincón: Los grueros en la mira de Profecon


gruapor Celia Rosado Romero

por Celia Rosado, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicacion de la Universidad Veracruzana
por Celia Rosado, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicacion de la Universidad Veracruzana

Complejo y delicado sería el calificativo que habrá de tipificar en el análisis a la corrupción. Tal denominador se le asigna por los multifactores que inciden en ella y afectan a la vida nacional, de tal suerte que se habla de “una cultura de corrupción”, como la omnipresencia y omnipotencia, prevaleciente desde décadas, una práctica que es de toda conocida y desafortunadamente, practicada como una salida a problemas que se presentan en la cotidianidad.
Ejemplo claro de lo enunciado, es la de concesionarios del servicio de grúas a los que les brinda la autorización el municipio y acoge la Dirección de Tránsito.
Tras las múltiples quejas de la ciudadanía la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) de las injustas infracciones y arrastre de los automotores a los corralones, avisa de sanciones a los propietarios de las grúas si se comete una injusticia contra el infraccionado, violando el reglamente de tránsito.
Recordemos las anécdotas que refieren los quejosos. Sólo con una “fotografía “que ellos mismos toman en ángulos a su beneficio, es la demostración para utilizar y señalar como mal estacionado u otro factor, como es la modalidad de no estar en los cinco metros de distancia en las aceras, seguramente ellos si miden con precisión tal margen, como los argumentos que no son del todo objetivos a decir de los infractores.
Los conductores si llegan en el preciso momento de ser infraccionado para evitar que se lleven el vehículo, tras una discusión bizantina dónde ningún argumento sea válido para los conductores de la grúa quienes mientras hacen la maniobra detallan lo que padecerá cuándo sea depositado en la Dirección de Tránsito el automotor, provocan e incitan el siguiente paso, ofrecer una cierta cantidad que condone al infractor, propiciando así la corrupción de ambas partes.
No se puede negar que existe una conexión intrínseca entre el que ofrece y el que acepta. Es un ciclo vicioso por el que hay que luchar.
En la medida en que se rompa ese vínculo habrá de mejorar y trasparentar las acciones para que el usuario sea responsable de su accionar y el que ofrece los servicios conozca de las sanciones que se hará acreedor en el abuso de su poder. Existen innumerables reglas que se trasgreden en el uso de las vías de comunicación, pero no sólo hay que referirse a las infracciones, lo que determinó que habrá cámaras de video en sus vehículos, sino que es necesario llegar más lejos: verificar como cobran (690 pesos) por el servicio.
La medida es una parte excelente para corrobora el dicho de los grueros, si es acertada su decisión de multar, que seguramente traerá discusiones que proporcionaran argumentos a ambas partes dando seguridad en la decisión de ser o no ser infractor.
Sin embargo, queda pendiente otra consideración, una inspección de cómo manejan sus finanzas los dueños del servicio, y me refiero a las notas de remisión recibidas por los ciudadanos cuando cubren la cuota de los seiscientos noventa pesos. Queda en duda si tal documento, sin notificación de razón social Registro de Causante, cumpla el pago de impuestos.
Durante épocas pasadas se mencionó como fueron favorecidos ciertos personajes para la autorización del multimencionado servicio de grúas que enriquecieron a más de uno, por no estar en orden y ser los primeros en violar las leyes fiscales y otros rublos, por ese es necesario aprovechar la coyuntura para poner a todos en orden. Conductores y grueros.
Un ejemplo es las Grúas PLATINUM cuyo documento refiere como domicilio Calle 3 No. 10 Pedro I. Mata C.P. 91799, teléfono 22 99 803027 que fue entregada a un conductor, que además tuvo que pagar al representante de la Dirección de Tránsito ochocientos pesos sin que recibiera comprobante alguno, después de ser objeto de intimidación, con el discurso que era mejor esa cantidad que cubrir lo que marca el Reglamento de Tránsito.
Ante tal hecho, también se requiere una supervisión a estos funcionarios que bajo el discurso de ayuda reciben dinero, sin ingresar a las arcas gubernamentales. Una fuga financiera que podría ser ocupada para obra pública, por ejemplo pavimentar las avenidas y calles de la ciudad, que tanto dolor de cabeza provoca a los que transitan en ella.
En la reunión que anunció la delegada de PROFECON con autoridades de tránsito y propietarios del servicio, con el objeto de implementar mejoras, utilizando la tecnología y evitar arbitrariedades, es conveniente que todos los involucrados apliquen la ley con objetividad y trasparencia.
Antes de cantar victoria, como se dice en el argot diario, hay que observar las consecuencias.
Deseamos que no se convierta, la reunión, en otra más sin resultados reales y sólo sea motivo de salir en los medios de comunicación.
Dejemos afuera el código genético como factor de la corrupción, esta no debe ser explicación lo que induce la corrupción.
Olvidemos de las palabras del Presidente Enrique Peña Nieto, no hay cultura de corrupción, existen deshonestos que es diferente.
Sería bueno precisarle al Presidente de la República, que no todos los mexicanos están envueltos en la corrupción.

Existen honestos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s