Siete Párrafos: La contundencia legal de Concepción Flores Saviaga ante el clima de incertidumbre contra Yunes Linares


concepcion-flores-saviagaPor Rodolfo Calderón Vivar

 

por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
por Rodolfo Calderón Vivar, egresado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

De entre los rumores generados a raíz de la caida de Javier Duarte de Ochoa, hubo uno en especial que se mantuvo durante varios días, fortalecido principalmente por la insistencia de filtraciones en varias columnas de la capital del país, y algunas que de rebote captaron la señal acá en Veracruz, sobre la posibilidad de que Miguel Angel Yunes Linares no asuma el cargo el próximo 1 de diciembre. La respuesta del gobernador electo, impulsiva y amenazante no se hizo esperar, cuando afirmó daría a conocer noticias que cimbrarían a México, dando indicios de que algo había de veracidad en el rumor. No pocos periodistas se pusieron a la escucha de lo comentado por Yunes, entre ellos Carmen Aristegui. Surgió otro contrarrumor, ahora sobre posibles que las noticias del político veracruzano, tenían relación con la vinculación del gobierno federal con diversas fechorías de Javier Duarte.

El rumor ha disminuido pero ahí sigue. Sin embargo, hubo una contundente declaración con sustento legal que lo ha debilitado, al menos en su amenaza formalmente legal, y que corrió a cargo de la abogada Concepción Flores Saviaga, integrante del equipo político de Yunes Linares, que detalló el artículo 111 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que impide sea sujeto de proceso el actual gobernador electo, por gozar de la inmunidad que da su encargo, misma que solo sería echada a bajo si antes la Cámara baja declare por Mayoría absoluta de sus miembros presentes en sesión, si ha o no ha lugar a proceder, que para el caso que esta prospere tendría que enviarla al Congreso del Estado, y correspondería a la nueva legislatura que entra en funciones el cinco de noviembre aprobarla por mayoría. Ahi la dificultad legal, con otros detalles, también jurídicos, que aparentemente han detenido lo que ya se veía venir contra el nuevo gobernador.

Después de esa declaración de Flores Saviaga, quien dió muestras de una habilidad y conocimiento de lo jurídico de lo cual carecieron casi todos los asesores que tuvo Javier Duarte de Ochoa, el propio Miguel Angel Yunes cambió el tono de su discurso y envió una carta al Presidente de la República, solicitando una audiencia que, inexplicablemente en agenda abierta, no ha concedido Peña Nieto al nuevo gobernador de Veracruz, para tener una reunión de trabajo entre el poder ejecutivo federal y el próximo de Veracruz, para plantear situaciones y acuerdos sobre el futuro de este estado, casi en bancarrota. El presidente, hasta hoy, no ha contestado.

El silencio de la presidencia y los comentarios filtrados a periodistas privilegiados, en los días posteriores a la licencia de Javier Duarte, dejan entrever que efectivamente la idea era, o es, quitar del camino a Miguel Angel Yunes, tal vez por las componendas a que alude el periodista, Raymundo Riva Palacio, en el sentido de que hay componendas a nivel federal que inciden en la figura del gobernador electo. Obviamente, no es de creerse que sea una presión de priistas, ni una condicional concertada con Javier Duarte para que al fin dejara su cargo,. A lo sumo, y a la máximo que pudo llegar el poder priista es dejar uno de los suyos como gobernador interino (pasando, a propósito, por encima de la ley, mediante una argucia legaloide que puede ser echada a bajo, si quisieran, en la entronización de la nueva legislatura). Entonces, ¿quienes son los que son partícipes de esa componenda que primero hizo propalar el rumor y después se mantiene a la espera de que su jugada se haga realidad?

Los únicos que pueden negociar esa posibilidad de impedir llegar a Yunes Linares a su nuevo encargo, son los detentadores reales del nuevo reposicionamiento en Veracruz, es decir, los panistas. Solo a ese nivel conviene que el político veracruzano no tome posesión el próximo 1 de diciembre, y entra dentro de la lógica de las próximas elecciones del 2018, porque la figura del político veracruzano toma una mayor dimensión por su triunfo en las elecciones veracruzanas y su papel de adalid de la lucha anticorrupción más vehemente que forma parte ya del derrumbe de Javier Duarte. De calle, el politico de Soledad de Doblado, una vez posicionado en su nuevo encargo, se lleva a los actuales políticos panistas que se están dando hasta por la cubeta por la nominación de la candidatura de su partido para las próximas elecciones gubernamentales. Por tal razón, solo ellos pueden formar parte de esa componenda política con el gobierno federal, para lograr algo más a cambio al no dejar que tome posesión el nuevo gobernador.

De que hay molestia con el nuevo gobernador, en las esferas del alto poder federal, ni duda cabe. Son señales  las largas de Peña Nieto a recibirlo y las declaraciones correctivas del propio Osorio Chong dirigidas al gobernador electo, cuando le dijo recientemente, a través de los medios, de que deje de hacer declaraciones y mejor se ponga a trabajar en la transición, asumiendo su encargo de nuevo gobernador. Impetuoso como es, Yunes Linares ha disminuido la frecuencia, pero no la intensidad de sus declaraciones. Personalmente, llega con fuerza a la gubernatura y en pos de cumplir una palabra empeñada que puede ser su mejor carta de presentación para lo que viene en el 2018.

En alto círculo del poder federal no calcularon los escenarios por venir en Veracruz y confiaron en que el poder del presidente sería suficiente para sacar por la ventanilla al nuevo gobernador de Veracruz. En realidad, tenían razón. Contra el poder del presidente en México es muy difícil el enfrentamiento, así presumas que tengas un millón que te apoyen, como en su momento afirmaron Joaquin Hernández Galicia, la Quina de PEMEX, y Elba Esther Gordillo, la guía moral del SNTE,  al enfrentarse con un presidente. El camino legal parecía el más despejado para tumbar a Yunes Linares, las huellas de un presunto delito cometido en el ISSSTE hace años era el ariete, hasta que apareció Concepción Flores Saviaga y con su contundencia legal, hizo casi difícil esa vía. Sin embargo, la intención permanece contra el nuevo mandatario, lo cual augura que debe cuidar muy bien lo que haga de aquí en adelante, sobretodo al integrar sus equipos de trabajo, los rutas que emprenda y en quienes deposita su mayor confianza para las tareas del porvenir. Sigue en la mira de sus enemigos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s