Expediente 2016: Ficha psiquiátrica de Duarte


Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Luis Velázquez Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde el puerto de Veracruz)

 

duarteypeña

Por Luis Velázquez

18 días prófugo de la justicia, Javier Duarte, JD, es un hombre abatido. “A salto de mata”. Acorralado, y sin salida, en la peor desgracia de su vida pública y privada. Abandonado por los suyos. Rodeado de traidores, pues, enseña la vida, “los únicos que traicionan en la vida son los amigos, porque los enemigos enemigos son”.
El politólogo Carlos Ronzón Verónica, maestría en Ciencias Políticas en la Complutense, doctorado en Sociología en la Universidad Benemérita de Puebla, diagrama su perfil psicológico, psiquiátrico y neurológico:
Uno. El miedo. El miedo a lo que le ha de pasar. Y lo peor, “el miedo al miedo”, lleno de incertidumbre porque todo puede suceder. Y más, porque Los Pinos, al mejor estilo de Huitzilopochtli, necesitan un inmolado. Y más, como en el caso, que se puso en bandeja de plata convirtiéndose en el político más corrupto de la nación.
Dos. La zozobra… de que la guillotina de la PGR llegue a su señora madre y sus hermanos, y a su esposa, y a las hermanas, primas y tías de su esposa, a sus suegros y a los concuños y a los amigos, compañeritos de la adolescencia (Moisés Mansur, Jaime Porres y Franky García).
Tres. La tristeza sólo de recordar que si durante doce años alcanzó la plenitud en la llamada Decena Trágica (de Fidel Herrera Beltrán a él), ahora, con el peor lastre y desastre encima. Del cielo al infierno. De las vacas gordas a las vacas flacas.
Cuatro. La decepción, por sentirse traicionado, y que en todo caso, la vida, ni modo, es así, desde que Judas aceptó las 30 monedas, aunque luego, arrepentido, con reproches de conciencia, se ahorcó colgándose de un árbol.
Cinco. La ira y el odio, porque si, entre otras cositas, financió la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, digamos, con 2,500 millones de pesos como cacarean en el pasillo político, caray, ahora la elite peñista lo dejó solo. “Padre mío ¿por qué me has abandonado?” preguntó Jesús en el Gólgota.

TODO LO TUVO. TODO LO PERDIÓ

Seis. El rencor. A estas alturas, prófugo, depresivo como es, bipolar, irascible, colérico, influenciable, ha de estar odiando a todos, sin excepción.
Siete. La ansiedad. Y si cae en la cárcel, y, digamos, lo obligan “a devolver el dinero robado”, y que es un clamor, exigencia popular, más que una política de la Yunicidad, ¿cuál será el destino de la familia, sus hijos, sobre todo?
Ocho. La desesperación. Días y noches en vela. Temoroso de cualquier ruidito, digamos, un ladrido de los 5 perros mascota que jala o un relinchidito del par de caballos que su esposa, la amazonas, jala consigo. Una mariposa negra entrando y aleteando en su habitación. Un relámpago en la oscuridad. El sonido fúnebre del viento. El sonido de la furia diría Faulkner.
Nueve. La desesperanza. Y la desesperanza que puede descarrilar su equilibrio interior, y como Ernest Hemingway, con una depresión de los mil demonios, levantarse a las 5, 6 de la mañana, refugiarse en el baño y pegarse un tiro, sin dejar carta póstuma. Pero además, la desesperanza porque en la fuga ha perdido el control de las neuronas y todo lo mira color negro.
Diez. La frustración. Todo lo tuvo. Todo lo ha perdido.
Once. El delirio. Imaginar, visualizar, fantasmas. Fantasmas reales, fantasmas imaginarios. Si antes, en el poder político, se creó un mundo color de rosa, traje a la medida, ahora, un mundo siniestro, una revoltura de los colores negro y morado.
Doce. La soledad. Una es, dice el profe Ronzón, la soledad natural del poder. Otra, la soledad en el poder. Otra más, la soledad en el olvido. Y otra, la soledad en la desgracia.
Trece. El delirio de persecución. JD, huyendo escondido en la cajuela del automóvil de una prima de Karime Macías de una casa en Xalapa al aeropuerto “El Lencero”.

LA PGR LO TIENE CERCADO

Catorce. La vida fuera de control. Si el corazón humano late en reposo de entre 70 a cien veces por minuto, el corazón de JD en el peor vértigo que ni siquiera, vaya, con los Tafiles y Rivotriles.
Quince. El resentimiento por tanta ingratitud. Todos, en contra. Políticos, amigos, funcionarios públicos. Y lo peor, los ciudadanos. El repudio popular.
Según el maestro, la Procuraduría General de Justicia de la república, PGR, lo tiene, más que ubicado, cercado. Y por añadidura, su tendencia a la depresión está en su más alto voltaje. Incluso, 18 días después, la barba, que se habrá dejado crecer, le estará llegando al suelo. El Rasputín jarocho.
Así, la PGR espera el momento político idóneo para anunciar su captura. Sería, por ejemplo, después de la elección presidencial en Estados Unidos (8 de noviembre) y luego de que el sucesor de Barack Obama haya sido trascendido.
Antes, la noticia de la aprehensión duraría unas horas, un día, dos días, y el efecto publicitario para un Enrique Peña Nieto haciendo justicia a la población de Veracruz se diluiría, pues los ojos del mundo están en la pelea entre Hillary Clinton y Donald Trump, el sicópata más famoso del planeta.

ENTÉRESE RÁPIDO

17 días, Javier Duarte, prófugo de la justicia. El fugitivo más famoso del país.
No está Javier Duarte en rancho de Chiapas. Tampoco en Valle de Bravo. Tampoco en “El faunito”.
Estilachazo de Javier Duarte. Gobernar desde Internet dice Flavino Ríos.
Cara de la derrota, la súper derrota, de Antonio Gómez Pelegrín con alcaldes atrincherados.
Ocho denuncias de Ricky García Guzmán, Contralor duartista contra duartistas.
Cartita de Flavino Ríos a Yunes Linares: no puede pagar tanta deuda duartista.
Recibió Enrique Peña Nieto a Miguel Angel Yunes Linares.
Prófugo, Javier Duarte. Prófugo, Gabriel Deantes. Prófugo, Jaime Porres. Agazapado, Moy Mansur. Escondido, Motita.
Echa porras Margarita Zavala a ediles atrincherados en palacio de Xalapa.
Sigue fraude de placas de taxis. Pagaron a la SEFIPLAN y nada.
Pagará Hacienda a ediles de Veracruz, dice Meade, pero luego del 1 de diciembre.
Detienen en EU a banquero mexicano, Carlos Djemal, por lavado de dinero.
Pide 2 mil millones a Hacienda Javier Corral. Chihuahua, igual que Veracruz.

 

Publicado en: http://www.blog.expediente.mx/nota/22294/periodico-de-veracruz-portal-de-noticias-veracruz/ficha-psiquiatrica-de-duarte

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s