60 Segundos: Los veracruzanos ante una verdadera tragedia


protestas-contra-duartePor Raúl González Rivera
*

LOS VERACRUZANOS, ANTE
UNA VERDADERA TRAGEDIA

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Cuando Veracruz está a sólo nueve días de que concluya un mandato constitucional de seis años, la sociedad civil igual denota el hastío, la indignación y el rechazo a todo un régimen que olvidó su principal objetivo que era brindarle a sus representados la felicidad.
El estado, como institución, de siempre ha tenido como deber y obligación hacer bien las cosas, para que sus gobernados confirmen que no se equivocaron cuando eligieron a sus gobernantes en comicios electorales.
Una espera de seis años para esperar los resultados es mucho tiempo, pero más, cuando órganos como la Auditoría Superior de la Federación alertó hace tres y cuatro años, que la marcha financiera de la entidad no iba del todo bien. Hizo la observación de rigor y presentó las querellas consecuentes, pero no le hicieron caso.
Al pueblo no dejaron otro camino que realizar la protesta pública y exigir el cumplimiento de las obligaciones constitucionales, porque sus gobernantes olvidaron su quehacer para dar rienda suelta a sus ambiciones personales y de grupo en el poder.
Las consecuencias están a la vista. Una nave a la deriva, sin sustento en el discurso de los políticos que se van y como herencia un hoyo financiero que va más allá de los 180 mil millones de pesos.
La prensa nacional y las redes sociales acabaron por quitar a los veracruzanos la venda que tenían en sus ojos y la capacidad de asombro francamente fue rebasada, al grado de que la gente siempre está a la espera de lo peor. En la calle se pregunta qué puede haber de más, que pueda sorprenderla, nada es posible, el saqueo es descomunal y la afrenta cometida en los libros y documentos quedará plenamente identificada.
El diputado Sergio Hernández apunta que a partir del primero de diciembre se conocerá la verdad sobre el trabajo que desempeñó cada una de las áreas institucionales del gobierno estatal.
Seguramente, los saldos serán peores. En tanto en el grueso de la sociedad hay la esperanza de que un mañana diferente comience a suscribirse, porque la vida sigue y afortunadamente los relevos en los puestos públicos es la mejor medicina para los males sexenales en un país, que como lo califica con contundencia el presidente electo yanqui Donald Trump, es corrupto.
Lo demás queda a los tribunales y las fiscalías estatal y federal hacer su trabajo. Hay una banda que sustrajo y desvió los recursos públicos, luego entonces lo deseable es que las fauces de la ley los alcance, que devuelvan lo robado y se invierta en los proyectos que fueron cancelados durante seis años, aunque se insiste en que los males provocados por los políticos arrancaron para la entidad hace una docena de años.
El colmo sería que alguien creyera en las mentiras, que comenzaron a subrayarse con motivo de la rendición de cuentas que están haciendo los secretarios de despacho, con sus comparecencias ante la legislatura estatal, porque cierto, le ponen ruido, pero faltan los soportes irremediablemente. La peor administración pública en Veracruz, afortunadamente, está por cerrar este ominoso capítulo. Esto asegura la sociedad en la calle todos los días.

* SE CONFIRMA QUE EN EL PRI,
SEGUIRA MÁS DE LO MISMO

La maquinaria tricolor no cambiará, continuará con los mismos líderes pese a las exigencias de diversos grupos que militan en las filas de ese partido, y que consideraban que tras la derrota electoral tenían que abandonar sus cuadros de mando partidario.
Se niega la institución a dar crédito al mensaje de don Jesús Reyes Heroles, rendido hace poco más de un cuarto de siglo en las oficinas del PRI veracruzano, cuando le dice a sus dirigentes que “el PRI se renueva o muere”.
La desbandada que en las últimas tres décadas ha resentido el partido tricolor no ha sido suficiente para que el viejo régimen intente por una vez su “refundación”, exhortaba el cachorro de la revolución, Gustavo Carvajal Moreno.
El éxodo de socios priistas se llevó a cabo cuando el partido ya no pudo dar de más y hubo que traer candidatos al gobierno-estado, por caso, de personajes que jamás habían militado en sus filas, que adoptaron sus siglas cuando convino a sus personales aspiraciones políticas, pero el partido perdió el rumbo cerrando sus puertas a los obreros, a los jóvenes y los campesinos, los tres sectores de que lo nutriera precisamente en su fundación el señor Plutarco Elías Calles.
El cansancio llegó a los veracruzanos y aunque en diferentes regiones de la entidad alentó a una pluralidad cuatro o cinco décadas atrás, sus triunfos fueron incipientes. La maquinaria-agencia de colocaciones políticas se impuso y pudo culminar 87 años ejerciendo el poder, aunque las municipalidades no, porque dieron lugar de alguna manera a la alternancia con candidatos apadrinados por siglas diferentes a la tradicional.
Con el arribo al poder de la oposición al priismo tradicional, igual se habría anunciado que el partido oficial se acercaría a la gente, tema que olvidó en su vida octogenaria y que ese capítulo de la página nueva lo cerrará con un viejo lobo de las cuestiones político-partidarias, el ex de todas las carteras como tiene el sistema político aldeano, Felipe Amadeo Flores Espinosa.
Sin embargo, la familia tricolor ya no lo consiente, así que amaga con emigrar hacia alguna de las demás trincheras partidarias, porque a decir suyo, el cambio –si lo hay– no debe continuar con el mismo grupo que hay en la ubre presupuestaria, lo que para los estrategas y analistas coadyuvaría a confirmar la muerte de un partido que fue de masas, que lució fuerte, pero que perdió la brújula y termina su vida útil con el rechazo y condena de los propios militantes del ex partidazo.
Todos ellos gravemente lastimados en esta hora, con los políticos que olvidaron que Veracruz era primero, mucho antes que asestarle el golpe que coloca a esta gran provincia como la número uno del México de nuestros días, en rubros tan sensibles como son la pobreza, corrupción, impunidad y rezago social y material indescriptibles. Al tiempo.

* DE ESPERANZA, REUNIÓN DE
ALCALDES CON CLEMENTINA

De esperanza, calificaron los alcaldes su reunión sostenida con la secretaria de finanzas y planeación, Clementina Guerrero García, quienes concluyeron así una inédita batalla por los recursos financieros que les robaron, cuando el deber de la administración de gobierno estatal era entregárselos puntualmente cada mes.
La vida social en las municipalidades veracruzanas, si no en las 212, pero sí en una mayoría, su desarrollo prácticamente quedó suspendido de un hilo, porque la obra material se detuvo hace tiempo y las deudas comenzaron a incidir peligrosamente en la propia caminata institucional de los ayuntamientos, que cayeron irremediablemente en la tragedia.
En el último mes, una docena cuando menos de esas municipalidades prácticamente cerró las puertas de sus palacios porque sus ediles nada podían informar a sus gobernados acerca de la marcha y prestación de los servicios públicos elementales y el reclamo de sus vecinos a semejanza se hizo presente día con día.
Hasta allí, la lucha de los alcaldes es genuina y recibió la aprobación popular.
Sin embargo, cabe la presunción que no todos los ediles han sido honestos y que las cuentas a muchos de ellos no les salen, así que tuvieron que inventar algunas tretas para evitar que las auditorías reflejaran que su ejercicio quedara expuesto a la duda y el saqueo en películas de cortometraje.
Catemaco y Minatitlán acaban de sufrir las consecuencias de alcaldes no queridos por sus gobernados. Queman sus palacios municipales y desaparecen los archivos prácticamente en su totalidad, en donde se guardaban los secretos que se relacionan con las tantas aventuras sostenidas por sus alcaldes en materia de obras inconclusas, pagos sin cubrirse y otras cuitas en las cuales suelen incurrir servidores públicos.
En Catemaco, el pretexto para quemar palacio y robar la casa del alcalde Jorge González Azamar fue el secuestro exprés de un sacerdote muy querido para la sociedad del lugar y la región de Los Tuxtlas, pero los adversarios del edil, que lo ha sido ya antes dos veces, refieren que en realidad se trató de un montaje con vistas a salvar a una comuna, que enfrenta problemas –se asegura– con la desviación de fondos públicos y otros actos que enturbian radicalmente el buen gobierno, que sólo el alcalde puede aclarar.
Ojalá todo sea sólo un aspaviento invocado por los enemigos de los alcaldes de Minatitlán y Catemaco, con intenciones de desviar la atención de la verdadera problemática que enfrentan los dos municipios, porque si se confirman las criminales acciones en contra de la voluntad de sus respectivos pueblos, seguramente sus ediles podrían enfrentar una situación mucho más comprometida a efecto de que aclaren las dudas y deudas y desechar la idea de que en ambas municipalidades formaron parte de la rebelión de los alcaldes contra el gobierno estatal, pero quemando palacios y viviendas particulares para borrar, igualmente, un pasado que es presente ominoso de los alcaldes de Catemaco y Minatitlán.
Y es que para algunos malvados, no pocos ayuntamientos ahora, como en el pasado, han quedado en manos de verdaderos pilluelos, los cuales robaron y siguen robando a placer y convertidos en hombres de horca y cuchillo, valientes por el encargo que ostentan, también se dan a la tarea de saquear los recursos públicos y mentir a sus representados, claro, todo en la medida de sus capacidades presupuestarias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s