Abriendo Brecha: Alerta mundial


trumpPor: Héctor Saldierna

Por Héctor Saldierna  Martínez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la  Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Héctor Saldierna Martínez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Llegó Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, y con ello la inquietud y la zozobra se ha adueñado de un gran número de naciones. México, que es su patio trasero, como despectivamente se suele decir, podría tener los efectos más perniciosos de su política agresiva e imperialista.

Sin embargo hay quienes piensan que cuando llegue a la silla presidencial entonces tendrá que seguir con el mismo statu quo, porque los dominantes del mundo es un grupo de capitalistas que tienen una ruta muy definida y que el presidente de cualquier país es tan sólo un gerente al servicio de sus innobles intereses.

Sin embargo, Trump ha mandado ya varios anuncios, siendo el primero que deportará a cerca de 3 millones de indocumentados mexicanos y las aduanas fronterizas van a tener una dinámica sin precedente porque de hecho todos los días hay deportaciones, pero no en las cifras de locura que pretende hacer el presidente electo de los Estados Unidos.

Hay tal vez algunas similitudes de este personaje con las políticas de Adolfo Hitler, quien llegó al poder en Alemania en 1933 y cuyo discurso tenía un gran contenido de odio racial y que al poco tiempo lo concretó. Empezó con la creación de los campos de concentración, con los que apresaba a toda aquella persona que no coincidía con sus intereses.

Llegó el año 1938  cuando se produce la Noche de los Cristales Rotos, que fue una redada aparentemente manejada por la población y que implicó el ataque a los negocios judíos y la quema de libros de autores de origen judío. Fue una acción perpetrada por el ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, que la maquilló como una acción popular.

Luego vino la invasión de la Renania y posteriormente el inicio de la Segunda Guerra Mundial al entrar en conflicto con la frontera polaca. Junto con la gran guerra, paralelamente implicó el sacrificio de 6 millones de judíos, cobijada por la doctrina de odio desde Mein Kampf, obra y filosofía de Hitler.

Trump ya ha disparado una serie de amenazas y su discurso es muy agresivo. Incluso ha anunciado que el Tratado de Libre Comercio con México y el Canadá podría ser eliminado o, tal vez, reformado. Incluso, el mismo Acuerdo Transpacífico, que se cocinaba entre varios países, incluido México, el mismo Obama pidió suspender el cabildeo, con lo que se presume que ya quedó sepultado el plan comercial.

Desde la perspectiva de algunos analistas, la suspensión del TLC no sería positiva y perjudicaría a México, debido a los fuertes negocios que se hacen entre ambos países. Es verdad en muchos casos. Sin embargo habría también que analizar que México no es el gran beneficiario del TLC, sí bien es verdad que se reciben grandes cantidades económicas, pero hay rubros en donde ha habido grandísimos rezagos.

El principal efecto negativo del TLC tiene que ver con el agro y desde la década de los 90, que es cuando se inicia el TLC, se ha descuidado en gran medida el apoyo hacia los campesinos y agricultores mexicanos al grado que somos un país con déficit alimentario.

Estamos en una posición de importar alimentos, principalmente maíz y frijol que en teoría eran de los principales cultivos que se tenían y que además se exportaban. Luego del TLC muchos negocios nacionales se fueron a pique. Habría que hacer una reflexión muy simple: cuando vamos a un centro comercial, la mayor parte de los locales tienen nombres en inglés y, aunque en apariencia no es significativo, representa lo más emblemático que hemos perdido: identidad y liderazgo, en gran parte gracias a ese tratado que beneficia principalmente a los Estados Unidos.

Y resulta hasta incongruente que ante la posibilidad de salir del atolladero o de esa trampa, surgen las voces de funcionarios y de algunos dirigentes de organismos empresariales desgarrándose las vestiduras para que no se cancele tal tratado comercial. No cabe duda que los peores enemigos a veces no son los extraños, sino entre nosotros mismos.

Otro ejemplo de esta naturaleza lo constituye el Acuerdo Transpacífico que en su parte más horrenda se encuentra la posibilidad que los campos sean tratados con semillas trasgénicas, que es precisamente una de las premisas que dicta este acuerdo en donde participan naciones de diversos continentes.

Por lo pronto, Obama ha señalado que se suspende el cabildeo y ahora será Trump que la analice. Parece ser que no está de acuerdo. Habría que aprovechar estas decisiones para que México no entre a un mercado en donde se pondrían en riesgo un gran número de empresas pequeñas y medianas.

Y hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s