EL ARTE, LA MATERIALIZACIÓN DE LA FE


  • Por: Jorge A. González
  • Texto de Sala. Casa Principal. 8/DIC/16
  • Exposición Tercera Muestra Plástica de Arte Sacro.
por Jorge Alberto González, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
por Jorge Alberto González, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Versa el dicho popular que “la fe mueve montaña”, pero a través de los siglos también ha movido el pensamiento, las manos y el pincel de innumerables artistas que han quedado como referentes de una época y un movimiento creativo durante la Edad Media en Europa, denominado Arte Sacro.

Históricamente el ser humano ha sido un hombre de fe, desde la cosmogonía prehispánica en nuestro país hasta poner su destino en manos de las más conocidas, extrañas y diversas religiones que en la actualidad se predican con gran vehemencia.
La concepción del arte como producto y mercado que surge a partir de cualquier religión pude entenderse como arte religioso, pero si pasamos de esa denominación a la veneración del objeto y partir de un contexto espiritual, estaremos hablando de arte sacro en toda extensión de la palabra.
Sin duda alguna nuestro país se ha reconocido a través de los años como una Nación que se identifica ampliamente por su fe, tan es así que el extinto papa Juan Pablo Segundo -el más influyente líder del Vaticano- ideó una frase para sus seguidores católicos en nuestras tierras: “México siempre fiel”.
La grandeza de la fe del mexicano es tan fuerte, que pudo fundar y arraigar su propia figura, muy independiente de las formalizadas por el catolicismo, nos referimos a La Virgen de Guadalupe. Se trata pues de la representación de la Virgen María (madre de Jesús) en una iconografía muy propia y con rasgos mestizos que la hacen única.
La figura más venerada de incomparable culto en México, que tiene su origen en las faldas del Cerro del Tepeyac en la ciudad de México y que se mantiene viva gracias a la tradición oral del católico, convoca y reúne hoy a 14 artistas porteño.
Desde la tesitura de la plástica local, la Virgen de Guadalupe tiene un potencial creativo tan grande como sus propios feligreses, concebida por los creadores sí como una figura de culto pero también como un punto de partida para la creación ilimitada.
Cada uno de los artistas respeta la simbología y la significación de La Morena del Tepeyac, pero la importancia de esta “Tercera Muestra Plática Arte Sacro. Nuestra Guadalupana” radica en el redescubrimiento de nuevos trazos, planos, colores, contrastes, sombras, luces, líneas, puntos, formas y pinceladas que pasan de la iconografía tradicional a las nuevas propuestas plásticas.
Te invitamos a un interesante recorrido por esta galería en la que podemos dejar de manifiesto que “el arte no tiene religión, la religión eligió al arte” como la materialización de aquello que el hombre necesita para direccionar su suerte.
Y es que el arte y la religión -sobre todo la católica- tienen importantes coincidencias más allá de creer o no en una figura de culto; estriba en que no se puede comprender, disfrutar o rechazar lo que no se puede ver, tocar y sentir.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s