60 Segundos: * SENTADITOS, SE VEN MEJOR, LES SUGIEREN A BURÓCRATAS


spPor Raúl González Rivera
*

HAMBRE, POBREZA Y
DESEMPLEO, DETONANTES

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Lo que no se quiere ver es que detrás de una gran movilización social, como es la que se está registrando nacionalmente, tiene sus parámetros más inmediatos en la hambruna que se resiente en las grandes mayorías, la pobreza que se bambolea sobre todo en los sectores más vulnerables y los que también perciben los mínimos salariales, así como el desempleo, constituyen los detonantes de la crisis en este momento.
Las voces de quienes desde la trinchera oficial se proponen justificar las terribles alzas en gasolinas, lamentablemente para su causa, no convencen a nadie del grueso de una población con el hastío brotándoles por todos los poros de sus humanidades.
Gracias a la celeridad con que las comunicaciones e imágenes se difunden, se da cuenta a la sociedad de lo que está sucediendo lo mismo en Querétaro que en Cancún o en el puerto de Veracruz, en donde el saqueo de establecimientos comerciales no encuentra paralelo y en los que se aprecia que la gente, sin ningún respeto a la investidura de los elementos policiacos –que más parecieran resguardar la fuga de los que roban en masa las tiendas más sofisticadas de este país–, sacian su apetito, voracidad o perversas intenciones.
Empero, las raíces de este ataque a los supermercados de la firma Chedraui, sobre todo, tiene un significado con diferentes puntos de partida, y que por encima de toda especulación, se demuestra que las cosas no andan bien en el aparato de gobierno, que el desencanto hacia sus tantos programas y promesas, el rechazo popular es la respuesta que sale al paso de la población, que sin más armas que su fuerza y sus ansias de venganza, se mete a un centro comercial para robar.
Rostro, este último, que a los ojos del resto del mundo y particularmente del poderoso país del Tío Sam, le da la oportunidad igualmente al presidente electo Donald Trump, para confirmar de una vez por todas que en sus apreciaciones y calificativos que endereza sobre los mexicanos, no se equivoca.
Esta clara demostración de fuerza bruta para causar daños, no es lo deseable que se quisiera. A la distancia, el ejemplo que impone una práctica similar, como ocurre en Venezuela, a nadie más se le desea. El robo por hambre, no constituye un delito, sin duda, pero igual, evidencia que el rechazo y cansancio social ha llegado a tal límite de cara a sus gobernantes, que lo menos que están exigiendo éstos es un cambio, pero ya, auténtico, justo, en el que se involucren todos los entes que la hacen de gobernados.
Y en consecuencia, a todo desencanto de la sociedad, no puede presumirse más que la condena en contra de los políticos, que siguen sin entender, a ciencia cierta, cuál es la razón que les motivó a obtener el uso del poder. Y que definitivamente, no es el servicio a los demás, el origen, razón y sustento del estado, como la fórmula que habría de brindarle a sus habitantes la paz social, la seguridad y la certidumbre en la práctica cotidiana del bienestar en todos sus sentidos. Al tiempo.

* LOS CAMPESINOS DEJAN EL
CAMPO Y BUSCARÁN ALCALDÍAS

Aquella frase de zapatero a tus zapatos, ya no se la creen ni siquiera los propios campesinos.
Ahora, en franca competición por la conquista de candidaturas, refieren que buscarán a Felipe Amadeo y le harán saber que los agricultores y ganaderos más humildes o pobres, también quieren hacerla como alcaldes municipales.
No temen que en medio de su ignorancia, analfabetismo y carencia de atributos eminentemente políticos, como es el manejo de un discurso con sustento, los hombres del agro puedan quedar varados en la lomita de las responsabilidades, sin poder hacer un lanzamiento más –parafraseando al rey de los deportes, el beisbol–, porque ahora se lanzarán a la aventura de cazar huesos políticos que roer.
Hacen el recuento en el sentido de que desde que Emiliano Zapata juró que la tierra sería para quienes la trabajaran, los hombres del agro, manos callosas y curtidas por el sol y el agua de lluvia, no se expondrían a sufrir el escarnio de una sociedad soberbia y grotesca, que en cien años –los últimos poco o nada les han podido ofrecer–, igual pueden hacerla de mandatarios municipales presumiendo que entre sus filas hay entes honestos y de convicciones.
El sector agrario, como el obrero, fueron pilares vertebrales de la maquinaria burocrática en que se constituyó el viejo régimen a través de su uni-partido, el PRI. Por supuesto que a la hora buena, consistente en nominar candidatos a los cargos públicos, no iban campesinos ni obreros. El carácter selectivo en las trincheras del priismo, portaba cartas credenciales de tal suerte que los ahijados del partido en el poder, no eran precisamente ni campesinos ni obreros.
Y si se daban algunos casos que ejemplificaran un ejercicio plural y democrático hacia adentro de las trincheras priistas, se elegía a los aspirantes nylon, o a los campesinos de banqueta y banquete.
Los veracruzanos recuerdan que el último senador campesino fue el ingeniero agrónomo Mario Hernández Posadas y que si alguno fue elegido para ocupar una alcaldía, tendría que haber ejercido en La Perla o en Huayacocotla, sendas municipalidades, por donde inclusive los católicos más adictos a su religiosidad, dudan que por allí haya pasado alguna vez Jesucristo.
Sin embargo, hay los osados que ahora buscarán a Amadeo con la intención de que éste apadrine a los precandidatos a ocupar candidaturas a las alcaldías, muchas de ellas metidas en territorio eminentemente rural, pero que por ser gobernadas por ajenos a dichos trozos de tierra veracruzanos, incurren en afirmar su olvido, rezago social y nulo avance material.
Lo anterior, en aras de conquistar espacios, los futuros abanderados del viejo régimen a través de su partido favorito, el tricolor, que sin dejar lugar a dudas, con la seguridad que el caso exhibe, en la próxima jornada político electoral, enfrentará a la madre de todas las batallas políticas, debido al decaimiento brutal y casi total del mismo, ante su escasa visión y expectativas para llevar a los mexicanos con rumbo a puerto seguro.

* SENTADITOS, SE VEN MEJOR,
LES SUGIEREN A BURÓCRATAS

Temiendo lo peor, que es que los corran sin pagarles una liquidación, varios miles de burócratas al servicio del estado, que dicen ser inocentes de todo atraco cometido por sus anteriores jefes, permanecen sentados, sin hacer algo y tampoco poder expresar nada, porque los servidores públicos de estreno les han pedido que deben saber callar, responder cuando se los pidan y continuar a la espera de la última decisión sobre su permanencia o no en las dependencias de gobierno estatal.
Como es sabido, ante el arribo de un nuevo régimen, igual se alborotan las instancias que dependen de sus despachos oficiales, porque el acoso que van a tener que enfrentar los burócratas es que después de que rindan con pormenores lo que saben sus delicadas o no de sus funciones, deberán estar alertas a su despido o su ratificación o cambio como tales.
En las últimas semanas del anterior mes de diciembre del año 2016 y lo que va del presente mes de enero, el terror inclusive se pinta en los rostros de no pocos de los empleados que aseguran ser honestos, que nada tuvieron que ver con el affaire cometido brutalmente con las finanzas públicas por ex funcionarios públicos, a los cuales se sigue sin saber su paradero y mucho menos que hayan aclarado el porqué de sus cuantiosas fortunas personales.
En efecto, hay una legión de trabajadores, con título universitario, y que gracias a su talento y disponibilidad fueron elegidos para atender las delicadas cargas de trabajo que les depositaron no en el anterior sexenio, sino en dos y tres administraciones públicas atrás. Su capacidad está fuera de toda duda, pero les han dicho los modernos jerarcas que deberán saber esperar a una toma de decisión sobre sus casos.
Empero, hay una mayoría bajo tales condiciones, que espera su inevitable despido, para lo cual de manera similar, centenares se aprestan a presentar sus demandas laborales, con las cuales obtener una liquidación conforme a normas de derecho laboral o, en su defecto, verse restituidos en las responsabilidades que muchos de ellos vienen atendiendo no de ahora, sino de hace dos, tres y hasta cinco sexenios.
Sarita, una contadora del sector salud, se lamenta de su posible suerte, en el sentido de verse sin un lugar de ocupación laboral, porque en estos tiempos y en un país como es el mexicano, lo menos que importa es la capacidad, el talento y la preparación, y si a ello le suma usted la edad, para miles será menos que imposible encontrar un nuevo empleo.
Otros más, de plano, refieren que en esas condiciones y con exigencias y necesidades familiares que atender, no se descarta que inclusive muchos de los ex empleados de gobierno pasen a filas de la delincuencia, en alguno de sus órdenes y espacios, que les podrían ofrecer.
Terrible escenario, bajo un sistema de vida público injusto, como es el mexicano, en cualquiera de sus puntos en la geografía nacional. Al tie

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s