60 Segundos: ARAUCARIAS SURGIÓ COMO RESIDENCIAL, NO COMERCIAL


bloqueo-vecinos-araucarias-xalapaPor Raúl González Rivera
*

ARAUCARIAS SURGIÓ COMO
RESIDENCIAL, NO COMERCIAL

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana
Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Corrían los años del sexenio que encabezó don Rafael Hernández Ochoa, cuando INDECO, instituto dedicado a la construcción de viviendas, tuvo la magistral idea, que se convirtió en proyecto, consistente en edificar el fraccionamiento popular Ánimas, que incluiría precisamente a todo lo largo la avenida Araucarias y a sus costados la zona habitacional con que se oxigenaría un tanto la vida de los xalapeños.
El proyecto corrió a cargo del extinto arquitecto Ricardo Arenas Leetch, y un puñado de profesionales entre los que destacan arquitectos, ingenieros civiles, antropólogos y urbanistas.
Es sin duda el proyecto más sólido para abatir la escasez de viviendas después del Fraccionamiento Veracruz, los cuales incluyen la infraestructura de rigor consistente en que haya suficiente agua potable, drenajes funcionando al cien y concreto hidráulico sobre sus arterias.
En el caso concreto de la avenida Araucarias, se habría determinado que sería eminentemente habitacional, no comercial. Y así se respetó su proyecto en los años iniciales. Posteriormente surgió una impresionante ola de aperturas, consistentes en que las viviendas fueron convertidas en establecimientos comerciales, dando fin al viejo propósito de mantener a dicha zona aislada precisamente del flujo de vendedores y compradores, sobre todo, porque no hay aparcamientos vehiculares, lo único que atraviesa es la rúa mencionada anteriormente.
Inclusive, un grupo de vecinos, que fueron a radicarse en dicha zona lo hicieron presumiendo que contarían con un área privilegiada, en donde el aire y el escenario serían permanentemente limpios y que, por caso, el fraccionamiento “Indeco Popular Ánimas” seguiría ostentando, como parte de esa panorámica, la reserva territorial boscosa, que ahora ajenos tratan de echar abajo.
Se cuenta que un grupo de empresarios hará inversiones respetables en la zona que conforma la avenida Araucarias, consistentes sobre todo en la apertura de más comercios, no industrias ni nada que se le parezca, a lo cual decenas de vecinos, quienes allí habitan desde la creación del mismo fraccionamiento, no están de acuerdo y contra los cuales se ha orquestado una andanada de ataques, lo cual llevará a que se someta a debate y denuncia un proyecto que, además, pretende edificar un hospital en medio de las moradas de xalapeños auténticos.
Dicho fraccionamiento, que fuera habitacional en un pasado todavía reciente, se ubica en la entrada a los conjuntos residenciales de Las Ánimas, razón de peso para presumir sus habitantes en que pronto se convertirá en una zona de alto riesgo, tanto por la constante de vehículos que circulan por la única arteria que es Araucarias, y el acecho de los malandrines que a últimas fechas vienen acosando a no pocos de los comerciantes del momento.
Empero, lo más trascendente, es que un proyecto que surgiera para fincar espacios aireados y sin agentes contaminantes, hoy día ha sido convertido en todo lo contrario, no obstante que fueron planeados y plasmados sus objetivos en los textos surgidos a instancias del aparato gubernamental y sancionados por los legisladores locales de aquellos días.

* EL PROBLEMA ES
DE CREDIBILIDAD

El aparato presidencial ha tratado de contener la constante de rechazos y condenas a las alzas en los carburantes con el anuncio de alicientes que tal vez se pongan en marcha, pero que la gente simplemente no les cree ni confía.
Llegó el momento en que la palabra de funcionarios públicos goza o padece de toda ausencia de credibilidad, así que la ciudadanía los oye, pero no escucha, lo que transforma en un rictus de desconfianza mayúscula y que las redes sociales sean aprovechadas para difundir cientos de mensajes, muchos verdades, pero otros tantos engañosos.
La crisis que vive el país tiene que ver con los gasolinazos y las alzas indiscriminadas en buen número de los productos básicos, en tanto comienza a llegar el mensaje con que se tratará de detener el avance de esos incrementos, que a la sazón dejan en el escenario el sabor de la amarga derrota en un pueblo que hace mucho se mantiene bajo los signos del hartazgo y la desconfianza hacia todo y contra todos.
Este país se incendia o apacigua, dijo el secretario de la CNC, Alfredo V. Bonfil, en el sexenio que representó el presidente Luis Echeverría Álvarez, ante los amagos imperialistas del país del norte, consistentes en querer intervenir en la vida interior del país, y de cara a todos esos gestos pro-yanquis, el sector campesino ofrecía su respaldo incondicional al mandatario de turno para llevar a cabo la defensa de la patria, si era necesario.
Por fortuna la sangre no llegó al río y México, por aquellos días, seguía siendo el país que de manera unipersonal decidía a quién no y a quién sí enviaba sus exportaciones, que eran lo suficientemente fuertes como para satisfacer la demanda de los mexicanos en el interior y de saciar los apetitos voraces de las garras venidas del extranjero y particularmente del coloso vecino del norte.
Al común de mexicanos, en estos momentos, comienza a unir la amenaza de no contar con los insumos alimenticios de primera necesidad y los carburantes, sustanciales para movilizar sus unidades automotrices por territorio nacional, empero, a diferencia de los años post-revolucionarios y la época presidencial de LEA, hoy el discurso, la palabra y el mensaje de los políticos deja de tener o cobrar el impacto que se quisiera, en aras de ir a la defensa de la patria azteca. No, el rechazo es a las políticas nacionales, puestas en vigor por el régimen de turno.
El régimen no niega ni afirma que habrá más incrementos en las gasolinas, empero Morena, el partido de izquierda más confiable para la sociedad azteca, acaba de informar que vendrán más incrementos en los mencionados carburantes, que no se limitarán en los próximos meses como se cree, lo que habrá de deteriorar radicalmente el modo de vida material de poco más de cien millones de connacionales, lo que evidencia, sin duda, una de las peores crisis y el pueblo, sin mayor conocimiento, igual, habrá de hacer sentir su desconfianza en los hombres públicos, porque simple y llanamente incumplieron con tantas promesas en el sentido de garantizarles la vida buena de que carecen.

* MARCHA ATRÁS A DESIGNACIÓN
DE FELIPE AMADEO FLORES

Apenas tenía tres meses máximo que el dirigente nacional del PRI había designado a Felipe Amadeo Flores Espinosa para otro periodo como presidente estatal del ex partidazo, lo que hizo chillar de furia a cuando menos cuatro aspirantes a sucederlo en el cargo partidario.
El nombramiento del moderno jerarca del partido quedó en la expectativa, porque es la hora (once de la noche de ayer) en que se ignoraba quién sería el elegido, sobre todo porque el partido carece de figurones; personajes identificados con la cultura, la academia, ni soñarlo, y grillos con alguna altura, tampoco.
En la columna dominical de Entrelíneas se habría advertido la necesidad de un dirigente priista pero cercano a la gente, no a las diversas mafias que se proponen pegar el asalto al partido, con vistas a maquinar lo que serían sus personales y perversas ambiciones.
El priismo veracruzano está de capa caída desde hace poco más de doce años.
La catapulta para ocupar puestos de elección popular está bastante desgastada.
Cuando menos tiene 30 años que no renueva cuadros y de los dinosáuricos personajes, lamentablemente sus trincheras nada quieren saber.
La conseja de Carlos Brito Gómez, Manuel Ramos Gurrión, un Ignacio González Rebolledo, bien haría a un priismo desmantelado. El joven Sandro Gómez ha alertado de los tránsfugas del partido como agentes del mal, que fueron socios priistas mientras succionaban alguna nómina oficial, pero con la derrota electoral que ahora cargan como pesado fardo, ocurrida el pasado 5 de junio del año 2016, la desbandada de socios amaga con continuar en los meses por venir.
Intelectual, política y socialmente, no hay a la vista el elemento que cuente con las condiciones que el momento reclama, para hacer del PRI un partido de nueva cuenta competitivo, de vanguardia, y que borre la amarga experiencia que le dejan alrededor de 59 funcionarios que militaban en el partido tricolor, pero que en sólo una docena de años amasaron fortunas personales de fábula, a los cuales los tentáculos de las instancias fiscalizadoras y sancionadoras siguen sin poder alcanzar.
Consecuencia obvia, es la imposibilidad de elegir con alguna facilidad al moderno guía político del ex partidazo y los que bien podrían conducir a dicha nave con talento, autocrítica y servicio a la comunidad, se cuenta que no quieren saber nada del maltratado instituto tricolor.
Empero, alguien debe tomar el toro por los cuernos, los de un partido que lo tuvo todo y si perdió y se hundió y le persigue la condena de mandarlo al ostracismo, la culpa no es de nadie más, que de los propios depredadores políticos que prefirieron acabar con sus naves tricolores, mucho antes que servir a sus militantes y el resto del pueblo desencantado de Veracruz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s