Al Bat: Envían apoyo a René Chávez


fotos• Sigue la campaña de No Fumar en las áreas de butacas del ES; falta se haga efectiva esa medida en los estadios de Culiacán, Mexicali, Mazatlán y Los Mochis.

Por Jesús Alberto Rubio.

 Jesús Alberto Rubio Salazar, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (desde Hermosillo, Sonora)
Jesús Alberto Rubio Salazar, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (desde Hermosillo, Sonora)

 

Verá qué cosa:

En medio del gran entusiasmo, me encontré en el ES a Ernesto Munro y su nieto Alan y como siempre, muy grato saludo. Incluso, me pedía le depositara un apoyo que deseaba enviarle a René Chávez, por lo que mejor le pedí que él lo hiciera, proporcionándole el número de cuenta de Banamex – 4766840410473891– (a nombre de Genaro Camarero Cruz), lo cual ya hizo esta mañana.

Qué bien.

Debe usted saber que Munro Palacio fue un gran prospecto del pitcheo mexicano que en 1970 llegó a los Sultanes de Monterrey donde tuvo marca de 2-1, 3.33 de ERA y 30 abanicados.

Todo iba muy bien, pero una lesión le sacó de circulación:

Tuvo una lesión en el manguito rotador de su hombro derecho (el de lanzar), en una época en que todavía no existía la cirugía para repararlo, por lo que se vio obligado a retirarse de los diamantes cuando apenas tenía 21 años de edad.

De Neto, ya escribí un día lo siguiente:

En aquella temporada de la LMB, el orgullo de Puerto Peñasco, tuvo con Sultanes de mánagers a Vinicio García y luego a Rodolfo “Mulo” Alvarado.

Como novato, le tocó lanzar en un staff que encabezaban José Ramón López, Luis Peñalver, Carlos Sánchez, Alfonso Cisneros, Alvarado y James Horsford.

En aquel equipo, Héctor Espino seguía siendo la ley del tolete (ese año bateó .354) y a su lado figuraban tipos como Elpidio Osuna, Rigoberto Mena, Oliverio Sparks, Lorenzo “Carbonero” López, José Manuel Ortiz y Juan de Dios Villarreal.

Vinicio García estuvo como mánager-jugador antes de pasar esa misma campaña a los Tigres de México.

Si recordamos, al término de aquella campaña, Espino pasaría a los Alijadores de Tampico junto con Rigoberto Mena y el cátcher Juan de Dios Villarreal, a cambio de Ángel Macías, Salvador Sánchez, Hernán Montero, Raúl Montoya y Juan Martínez.

No se olvida que a la siguiente temporada, en la jornada inaugural del 17 de marzo, Héctor Espino pegó jonrón como cuarto bat de los Alijadores, pero no todo quedó ahí: al siguiente día ¡dio dos más ante el pitcheo de Horsford…!

Usted dirá.

Antes de llegar a la LMB, Ernesto Munro lanzó con Torreón (1968) Y Puerto México (1969) a nivel Doble A, así como con los Tiburones de Puerto Peñasco en la primera Liga Norte de Sonora.

MIGUEL ÁNGEL URQUIJO:

El 3 de abril de 2014, el colega Miguel Ángel Urquijo publicó una entrevista que le hizo, de la cual retomo –comparto—la parte correspondiente a su incursión en el deporte rey:

“En Puerto Peñasco empecé a jugar en las ligas pequeñas, juveniles; fui pitcher y primera base, pero profesionalmente ya jugué como lanzador.

Una ocasión que salimos a jugar a Caborca, el equipo de esa ciudad participaba en los entrenamientos previos a la temporada de la Liga Norte de Sonora.

Ahí me vio el dueño del equipo, Roberto Reynoso, gustándole la forma en que lancé y fue a hablar con mi papá para ver si yo podía jugar y al siguiente año fue que ya milité con ese equipo (1967). Fue mi debut profesional.

Tenía alrededor de 18 o 19 años; luego jugué en Torreón, Coahuila, en Liga Central Doble A, después, en el 1969, en la Norte de México y finalmente con Sultanes de Monterrey, estuve la temporada de 1970.

Lamentablemente jugando en invierno me lesioné el brazo, en esa época no había las operaciones que ahora hay, lo único que hacían era inyectar cortisona en las articulaciones, pero no me funcionó y tuve que retirarme.

Esa vez que me lastimé, jugué con una liga que se llamaba Invernal del Bajío, con un Valle de Santiago, Guanajuato, ahí veían acción novatos que aspiraban jugar en la LMP:

Aquí en Mexicana del Pacífico me firmaron los Naranjeros de Hermosillo, pero ya no alcancé a jugar con ellos.

Ya regresando del beisbol me involucré en los negocios y dejé el deporte como pitcher y como profesional, pero yo seguí jugando muchos años en Puerto Peñasco a nivel de Primera Fuerza y como primera base. Ya no podía lanzar y jugaba como primera base, pero luego ya me dediqué a las empresas”.

POR HÉCTOR BARRIOS FERNÁNDEZ

El batazo que se escuchó alrededor del mundo. Después de ir atrás de sus rivales del otro extremo de la ciudad Brooklyn, a 13 ½ juegos de distancia, el 11 de agosto de 1951, los Gigantes de New York, sensacionalmente alcanzaron a los Dodgers, forzando a un play off de tres juegos.

Columna completa en: http://beisbolredes.blogspot.mx/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s