60 Segundos: ¿Y EL PARTIDO VERDE A QUIÉN REPRESENTA?


Por Raúl González Rivera
*

¿Y EL PARTIDO VERDE
A QUIÉN REPRESENTA?

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Una pregunta que se bambolea en el ambiente es saber a ciencia cierta el Partido Verde Ecologista de México a quién representa, ¿vale la pena que exista?, es otra interrogante que se hacen los mexicanos de todos los rumbos, porque, que se sepa, sólo aparece cuando vienen procesos electorales y opta por lo fácil, pegándose a las ubres del partido tricolor, a nadie más.
Supuestamente el PVEM, con los González Martínez, primero padre y luego el hijo, por espacio de dos décadas les ha servido extraordinariamente para ostentar cargos públicos y realizar negocios privados con millonarios dividendos; y tampoco nadie recuerda que dicho membrete haya participado en una contienda electoral por sí solo, siempre tiene que pegarse como sanguijuela al partido del viejo régimen.
En esta ocasión no será la excepción, ya difunde el Verde lo que se propone en próximos tiempos, lo que lleva igualmente a presumir entre la sociedad civil, si realmente son necesarios tantos membretes partidarios, si no son competitivos ni la gente los sigue, busca o se registra como sus militantes.
El Verde tuvo una desafortunada intervención cuando retiró del escenario de la recreación familiar los animales de origen salvaje –se dice– que operaban extraordinariamente en la fiesta del circo.
Si bien es cierto que algunos de los 500 circos que trabajaban en el país, consiguieron el amparo de la justicia federal para seguir presentando sus espectáculos con especies del reino animal, como son los tigres, leones, chimpancés, elefantes, jirafas y gorilas, una mayoría hubo que cerrar puertas dejando a la deriva y en su total extermino a alrededor de cinco mil animales, de los cuales muchos fueron depositados a un futuro sin destino en las zonas selváticas del estado de Hidalgo y otros.
Obviamente, un circo sin animales salvajes, pero controlados por sus amos, igual comenzó por cerrar sus puertas definitivamente. Una mayoría ya no opera y dejó a cientos de miles de menores sin conocer una especie animal, más que a través de las estampillas, porque tampoco se exhiben en las cintas fílmicas.
No vale ninguna justificación, cuando en el circo dichas especies sobrevivían en condiciones mejores que las que tienen en el abandono.
Por otro lado, se presume que el Verde debería estar viendo más por los fenómenos que inciden en la contaminación del ambiente y que tantas enfermedades y padecimientos está propiciando entre la gente, sin que a la postre se tenga la certidumbre de qué hacer para poder evitarlo. Son tantos los agentes que envenenan el aire que se respira y el agua que se bebe, que la interrogante siempre ha quedado pendiente del mismito aire nauseabundo, porque el común tiene que confrontar serios retos que le impone el deterioro del entorno en el cual habita una mayoría aplastante.
Sin embargo, el PVEM nada de esto ha ventilado en su agenda –se dice– de trabajo en tanto no hay elecciones, porque una vez que reaparece en el escenario, asegura por conducto de sus voceros que ha sido un partido que siempre está atento a los temas que tienen que ver con la salud pública, una mentira del tamaño del sol, como es el hecho de que si quiere seguir sobreviviendo tiene que pegarse al PRI, no más.

* APARTADOS MACETA SIGUEN
VIGENTES EN LA CIUDAD

El operativo de las grúas los realiza la dirección de tránsito en los espacios y zonas donde es fácil obtener el producto de una multa, pero de ninguna manera está realizándose en el resto de la otrora Atenas veracruzana, donde los apartados “maceta” o los cacharros llevan años inclusive y nadie absolutamente hace algo para retirarlos.
La imagen citadina y el orgullo de Xalapa quedan cortos, cuando los inconscientes dejan sus unidades automotores, colocan pedruscos o botes y escobas, para apartar un área para el aparcamiento de su unidad vehicular, no por un día, sino por semanas, meses y años.
En la calle de Migue Negrete, casi esquina con Emilio Carranza, sus vecinos han reportado insistentemente en oficinas de tránsito estatal y el despacho del regidor que dice encargarse de las cuestiones viales, en el sentido de que algún influyente conductor dejó una vieja camioneta aparcada, sin que en los últimos treses meses haya llevado a cabo su retiro.
Todo lo contrario, la unidad se avejenta por el abandono, sus neumáticos han sido desinflados y el estorbo afecta la visibilidad del resto de la comunidad, amén de que se concentran los mosquitos debido a las condiciones que les permiten hacer sus nidos, depositar sus huevecillos y dar lugar a nuevas generaciones de potenciales contagios como son los del chikungunya y el zika.
Es evidente que los inspectores del sector salud no puedan darse abasto con el combate a los mosquitos bajo estas condiciones, pero a decir verdad, son decenas de aparcamientos maceta en nuestras calles, nomás con el raro vicio de que los propietarios de unidades vehiculares hacen caso omiso del potencial daño que causan a terceros, amén de ignorarse muchas veces si esas unidades pertenecen a alguna banda de delincuentes, se prestó alguna para realizar un ataque, intervino en una colisión o transporta productos nocivos para la salud pública.
Un nuevo SOS lanzan los vecinos de la colonia María Esther, pues no es uno sino numerosos los vehículos aparcados con el sello de haber sido abandonados, que como la unidad citada, una camioneta cerrada, sobre la arteria, sirviendo para que se acumulen basuras, lodo y se aniden mosquitos, sin ninguna consideración ni respeto para quienes habitan en el entorno de esta unidad, cuyo conductor no habita en linderos de las colonias colindantes a la María Esther, pues nadie más lo ha vuelto a ver que ronde o llegue hasta su vehículo y lo encienda y lo lleve a su domicilio, porque el que ocupa lo hace arbitrariamente.
Ya arribó al lugar un motociclista de tránsito, acompañado de un elemento de la policía estatal, también conduciendo su propia unidad motorizada, supieron de este vehículo, dijeron que lo reportarían a sus superiores y que ellos ordenarían lo conducente, pues bien puede tratarse de un vehículo comprometido con alguna conducta ilícita. En tanto, los vecinos de la zona mencionada, esperan.

* SE LLAMA XÓCHITL Y ES
INMENSAMENTE PODEROSA

En oficinas locales del ISSSTE hay una trabajadora, empleada o servidora pública, que por sí sola se gana las palmas y el reconocimiento de sus colegas y por supuesto de quien la haya ascendido a la ventanilla de atención al público, la principal, pero siempre con el sello de la arbitrariedad, el exceso de autoridad y el abuso.
En fecha del homenaje que se rinde a la mujer, la secretaria Xóchitl estaba siendo señalada como una persona poderosa en las oficinas del ISSSTE, lo cual fue confirmado, pese a la queja que interpusieron cuando menos dos derechohabientes, que los inmediatos superiores de la burócrata federal se concretara simplemente a callar, ver los toros desde atrás de la barrera, pero en ningún momento dio cuenta exacta de sus actos ante sus titulares.
Xóchitl es o tiene un inmenso poder en las entrañas burocráticas del organismo paraestatal. Se cuenta que ha confrontado serios retos y desafíos, como es el hecho de cargar sobre sus espaldas una montaña de sucesos que a cualquiera otro lo habrían puesto de patitas en la calle, se dice, o colocado en manos de las instancias que hacia el interior de la institución se cuenta que imparten justicia y dan la razón a quien la tiene. Obviamente, en el caso aludido, se insiste en que los líderes sindicales, igual, pueden estarle prestando inmerecidamente una absoluta protección.
Lo cierto es que un viejo docente, procedente del puerto de Veracruz, que debido al exceso de burocracia en trámites y gestiones, tuvo que venir a las oficinas centrales, pero no encontró al jefe que le habían advertido con el cual tendría que entrevistarse, corrió la mala suerte de que pudiera haber desmayado, virtud a los males cardiacos y otros achaques, al cual en lugar de prestarle atención la secretaria Xóchitl, ésta se encargó de vituperarlo, pues ésta malinterpretó y seguramente supuso que el maestro aquel estaba afectado por alguna droga.
No sólo eso, sino que arremetió en contra de la doctora que habría acudido inmediatamente para atenderlo, tomarle la presión, colocarle el termómetro bajo el brazo y escuchar en voz baja los síntomas que seguramente apenas si podían mantener en pie al docente ofendido por la secretaria Xóchitl.
Empero, eso no fue todo, igual mostró su soberbia con los demás solicitantes de trámites, a los cuales con un estricto tono de generala sin ejército, reveló un feroz carácter, con una singular carga de frustración, odio y rencor, buscando de entre la audiencia –que era numerosa a esa hora del día del último viernes–, no quien se la hiciera, sino quien se la pagara.
Cinco empleados entrevistados coincidieron en la fortaleza de que se acompaña la secretaria Xóchitl, porque allí sigue, inamovible, en aras, se dijo, de que es también una de las protegidas del señor Góngora Gutiérrez, el moderno encargado de la delegación estatal del ISSSTE. Seguramente, empoderada como está la secretaria Xóchitl, tiene para ejercer su cargo otros doscientos años, se dice. Esperemos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s