60 Segundo: Con un gobierno distinto, la reforma educativa valió


Por Raúl González Rivera
*

CON UN GOBIERNO DISTINTO,
LA REFORMA EDUCATIVA VALIÓ

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Tras el anuncio de Aurelio Nuño Mayer, secretario de la SEP, en el sentido de que con la reforma educativa la apertura de cursos ya probados por los organismos destinados a completar sus programas, habrá de entrar en operación allá por el mes de agosto del año 2018, antes no.
Se tenían que acabar los cotos de poder que los sindicatos magisteriales ostentaban –dijo–, como era la venta de plazas y la herencia de padres a hijos, hermanos, socios y cuñados, lo que provocó un irremediable rezago en la estructura, que hasta los años 80 rindió excelentes frutos en el ámbito escolar.
Cuestionada la reforma como siempre ha sido a lo largo del sexenio de gobierno federal, los actores políticos que no son precisamente dependientes del gobierno federal o estatal, sugieren que en 2018, si asciende a la gobernación del país un presidente distante del PRI, y podría decirse que también del PAN, la reforma irremediablemente se caería.
Nuño Mayer sostiene que la reforma en el rubro educativo está por culminar con la edición de los nuevos textos de estudio y la capacitación de los maestros, pero reconoce que un nuevo gobierno, que no coincida con el régimen de turno, sí podría echar abajo lo realizado en materia educativa.
Por otro lado, haber roto con el imperio del poder que ejercían los sindicatos en el sistema educativo, se constituye en un avance, que ojalá no se repitiera.
Lo cierto es que con la aplicación de esta reforma se puso un freno a los sindicatos y particularmente a muchos de sus nefastos líderes, ya que en su momento de inmenso poderío se repartieron plazas en granel, vendieron otras y, de esta forma, dieron al traste con un sistema educativo que había sido exitoso, pero igualmente estaba bastante maleado.
La reubicación de cientos de miles de beneficiarios de esos sindicatos que forman parte de los ejércitos de supuestos docentes en las escuelas secundarias y de bachilleres, donde no imparten una sola cátedra, pero sí quieren continuar en el abrevadero presupuestario, tienen que soportar estar sentados toda una mañana o tarde en los planteles hacia donde fueron radicados.
Este es un fenómeno que preocupa a los directivos de las escuelas forzadas a ser anfitrionas de esto escuadrones de “profesores”, que nunca han estado frente a un pizarrón y menos utilizado un gis, porque de lo contrario deberían abandonar las aulas y dejar que otros hagan su papel.
Todavía se recuerda aquí en Veracruz, cómo hubo secretarios de educación que abrieron las puertas a los sindicatos de maestros y de inmediato se surtieron con el reparto de plazas, al grado de que hay familias completas de diez o doce miembros, que cada uno goza de contar con una o dos plazas, no permitiendo que los auténticos docentes asumieran un ejercicio protagónico desde el aula, lo que igual coadyuvó al abandono del renglón y el retraso de muchas generaciones de niños y jóvenes, que daba igual que asistieran o no a sus clases.
Empero, si arriba un gobierno diferente al régimen priista al poder central, júrelo usted que la reforma educativa se cae. Al tiempo.

* ¿Y DÓNDE ESTÁN LOS
DIPUTADOS FEDERALES?

La cuenta se pierde para el grueso de los veracruzanos, pero son 16 los diputados federales, por lo menos, que dicen representar a Veracruz y no aparecen por ningún lado.
La gente en sus distritos electorales se pregunta qué hace su diputado ante la cámara federal del Congreso de la Unión, porque desde que vino en campaña, cosa que lleva más de un año de haberse realizado como acto protocolario, nadie los ha vuelto a ver, entrevistar, presentarles sus dudas y exigentes necesidades sociales, que son muchas.
En un spot hecho difundir a través de la televisión, inclusive siete de esos padres conscriptos se habrían de comprometer a volver a sus distritos, presentarse como legisladores de cara a sus representados y confirmarles que estarían para servirles desde lo más alto de la tribuna legislativa en este país.
Lo cierto es que a Jorge Carvallo muchos quisieran que viniera para demandarle el cumplimiento de promesas de campaña y compromisos que dejara de cuando cobró como funcionario del gobierno estatal.
Adolfo Mota Hernández sigue sin visitar a sus paisanos de Apazapan, en donde dicen que tampoco en campaña estuvo a saber cuáles son sus letales problemas, como es el vivir bajo el acoso de un poderoso consorcio cementero que les robó el aire que respiran, el agua que beben y la seguridad de que ahora padecen, gracia a la aparición de delincuentes y asaltantes callejeros.
A Noemí Guzmán Lagunes, en Xico dejaron de verla desde que cobrara como alcaldesa de su tierra natal Teocelo. Y así con el resto de representantes legislativos federales, de cuyas campañas dejan mucho que decir y desear, porque comprometieron lo suficiente, como para doblar a los opositores al viejo régimen y depositaran su sufragio en favor de las fórmulas que, inclusive, no dejan de tener cuentas pendientes que saldar con los veracruzanos.
A estas alturas, el trabajo legislativo debe gozar de una especial trascendencia, pues los distintos distritos electorales incluyen municipalidades y poblados que son parte del fatídico porcentaje de pobreza que arrastra en su contexto estatal el estado más rico, pero igual más depauperado del país.
Confirma el Coneval que seis de cada diez veracruzanos son o están viviendo en la extrema pobreza, lo cual lleva a presumir que el fracaso de los programas institucionales, no sólo se han atragantado con los recursos monetarios, sino que sus actores principales, los que dirigen su marcha, están fallando irremediablemente.
En tanto, los diputados federales, que debieran en buena medida estar a la expectativa de que sus numeritos salgan lo mejor posible librados, no es así, dando lugar a una exigente necesidad de su presencia, pero aquéllos prefieren pasársela comiendo palomitas, sobándose el lomo y elevando la barriga en sus confortables despachos de padres conscriptos nacionales.
La cámara de turno del Congreso, promete ser la más desprestigiada de continuar así rehuyendo a su compromiso de servir a los que votaron por ellos, en su oportunidad.
Es de saberse que los 16 padres conscriptos que forman la legión, buena para nada, pero que pertenece con todos y cada uno de sus viejos testaferros salidos de las trincheras del partido ex aplanadora.

* EL 88 ANIVERSARIO DEL PRI,
PARECÍA FIESTA DE UNA PANDILLA

Uno de los siete sabios de la política mexicana de todos los tiempos, Porfirio Muñoz Ledo, definió que el 88 aniversario del Partido Revolucionario Institucional “parecía la fiesta de una pandilla”.
Esta es una parte de la interesante entrevista publicada en el periódico La Jornada, que escribió Roberto Garduño y cuyas líneas todas con un impacto brutal en la conciencia pública y crítica del país, porque resultaron de una entrevista con el ex senador y ex constitucionalista de la ciudad de México, Porfirio Muñoz Ledo, quien entre otras cosas dijo textualmente que “al PRI le han renacido sus genes más autoritarios. Le ha vuelto el ADN bravucón”.
A una pregunta del reportero de La Jornada, en el sentido de que si ¿comienzan los coletazos, a la vuelta del 2018?, Muñoz Ledo, ex embajador en Washington y países europeos de Occidente, puntualizó con sorna: “Yo no sé si sea dinosaurio, a lo mejor cocodrilo, o resulta una lagartija gritona, aullante”.
Enseguida dijo que el PRI está en una pérdida de credibilidad tremenda, y no tiene siquiera quinceañera, no tienen candidato, la caballada está falca.
En otro orden de ideas, el politólogo apuntó que se acabaron los pactos por México al interior y comenzaron los pactos con Trump en el exterior. En 30 años se ha dado una enorme desigualdad en México. Fue producto de un pacto de la élite mexicana con los Estados Unidos, que instrumentó obviamente Carlos Salinas de Gortari. Lo que no quieren es que Trump quite privilegios a la clase dirigente de México, y que siga el flujo de inversión extrajera.
Confirma que se avistan signos ominosos durante los meses por venir, un gobierno de mano dura, como ha ocurrido en América Latina, en donde sí están preparando un cambio de régimen político; van hacia un gobierno de mano dura y a entregarse al gobierno de los Estados Unidos.
Aquí es donde la izquierda puede ganar de esto, porque va a haber una reacción muy importante de la sociedad. Enseguida precisa que no hay que menospreciar a los “partidos pequeños”, por ejemplo, el PAN, que quieren luchar en favor de la Constitución, porque ellos también se ven amenazados.
Lo anterior responde a que los panistas no están en el proyecto, no los han incluido en el proyecto de entendimiento con los Estados Unidos. Creo que se acabó la época de los pactos con los poderes fácticos. Expresó el ex dirigente nacional del PRI y del PRD, autor de medio centenar de obras escritas sobre el sistema político mexicano, la democracia y la izquierda nacional.
A propósito, Muñoz Ledo no deja de advertir que bien podría estar próxima la terminación del PRIAN, pues el ex partido aplanadora considera que ya necesita de otros partidos. Hasta aquí una parte de la entrevista que concedió a La Jornada, uno de los pocos personajes que conoce por dentro y por fuera al monstruo precisamente de la política a la mexicana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s