60 Segundos: * CUITLÁHUAC NO VA PORQUE AHUED NO IRÁ


Por Raúl González Rivera
*

HÉROES, SÓLO PANCHO
VILLA Y EMILIANO ZAPATA

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Hoy más que nunca cobran carta de actualidad las palabras del general Emiliano Zapata, acuñadas en una frase que dice: “Más vale morir de pie, que toda una vida agachados”.
Sin duda, junto con el centauro del norte, Francisco Villa, el otro guerrillero, patriota y héroe de la revolución de 1910, lega a los mexicanos lo que históricamente somos a partir de aquel entonces.
No hay que buscarle más, el binomio suscribió las páginas más brillantes de inicios del siglo XX, con miras a darle a la sociedad azteca la libertad de decidir por quién inclinaría la balanza en aras de hacer de la nación una república independiente, soberana, hoy que poco se aborda este tema y meno se habla de la patria.
En los albores de la lucha armada que arrancó en 1910, con la aparición de los dos líderes rebeldes a la contienda por sacar de la presidencia primero al general Porfirio Díaz, acusado de ejercer como un dictador, de tener que enfrentar los amagos del imperio del norte por intervenir y saquear las riquezas nacionales y afirmar un gobierno encargado a un personaje distinto, lo que cambió el curso de la historia del país y el rumbo de los mexicanos.
En ese andar de la contienda que iniciaba sobre suelo azteca, la intervención de los guerrilleros Zapata y Villa tendría que ser determinante.
En este momento, en que la presencia del presidente Donald Trump resulta molesta para los diez millones de indocumentados mexicanos que habitan en ciudades estadunidenses, los nombres de Villa y Zapata vuelven a recorrer las calles polvorientas y las grandes ciudades equipadas urbanísticamente de este país, en aras de volver por sus fueros y devolverle a la gran nación mexicana su soberanía, independencia y gobierno elegido por sus propios connacionales de allá y de acá.
En Durango, tierra natal de Pancho Villa, el homenaje póstumo que le rinden sus paisanos es impresionante. Calles, avenidas y bulevares exhiben los monumentos al legendario general, Doroteo Arango, que es su nombre de origen, montado en su caballo, y desde entonces cuentan a manera de leyenda los habitantes de aquella entidad, que no ha habido otro héroe que lo asemeje, menos que lo rebase.
Y en el estado de Morelos y particularmente la ciudad de Cuernavaca, los habitantes del lugar no dejan de mencionar alguna de las cuitas en que transcurrió la vida del guerrillero Emiliano Zapata, quien a diferencia de Villa, sus orígenes tienen lugar en una familia integrada y adinerada, privilegios a los que habría de renunciar para encabezar la lucha de los hombres del campo, bajo el lema y proyecto de vida al servicio de los desheredados de todo, de conquistar y hacer real la sentencia de entregar la tierra a quien la trabajara.
Cuando el país se encuentra hundido en mil presagios y la ausencia de los grandes cancilleres de la alta diplomacia en las mesas de trabajo con y de cara a los gringos, están urgiendo, igual, los nombres de Villa y Zapata, vuelven a recorrer territorio nacional, porque de esta confrontación el país debe salir mejor librado, se presume, siempre y cuando el sentimiento patrio invada a los representantes de la nación, a semejanza de aquellos que forjaron precisamente la historia del presente y que se ha tenido a bien incorporar en sus páginas con letras de oro.

* RECLAMOS EN NUEVA YORK
POR TLATLAYA Y LOS 43

La desaparición forzada de los 43 estudiantes normalistas fue utilizada como bandera de los contras de AMLO del PRI, sobre todo para tratar de enturbiar su gira por los Estados Unidos de Norteamérica y captar el interés de los inmigrantes indocumentados, que realiza el dirigente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador.
El acto se dio en Nueva York y lo encabezó el progenitor de uno de los estudiantes desaparecidos, al hacer ondear las pancartas para protestar contra el genocidio cometido en Ayotzinapa, pero equivocadamente, porque aun ostentando una fotografía de AMLO y José Luis Abarca, el alcalde de Iguala, Guerrero, por aquellos días fatídicos.
Si bien el ex candidato presidencial suspendió su gira por Nueva York, no dejó de pedir a los manifestantes que lo hicieran de manera amplia, para ser escuchados por todos. El reclamo obviamente no era para AMLO, sino que sirvió éste de pretexto, con el fin de enturbiar la gira de apoyo a los ilegales mexicanos.
En esta gira pudo percatarse el político tabasqueño que los inmigrantes aztecas tienen que ser convencidos de las bondades que ofrece el país mexicano para su salvaguarda, porque no todos confían en las autoridades aztecas.
López Obrador había de llegar a Nueva York con dos fines: enviar un mensaje de solidaridad a los inmigrantes afectados por el moderno régimen estadounidense y de presentar ante la ONU una denuncia contra el gobierno de Donald Trump por violación a los derechos humanos.
Sin embargo, de entre la multitud que se arremolinó para escuchar el mensaje de AMLO, una persona se abrió paso para llegar hasta unos metros de distancia, sacó una pancarta en alusión a los asesinatos de Ayotzinapa y una gráfica en la que precisamente el alcalde de Iguala, José Luis Abarca –quien por cierto sigue preso en alguna cárcel del país acusado de estar implicado en la desaparición y posible ejecución de los jóvenes normalistas– aparece al lado del dirigente de Morena.
Obviamente, muchos de los que allí protestaron cometieron una grave equivocación, pero ya era tarde, pese a que fueron contra-atacados verbalmente al gritarles que el caso Ayotzinapa es con el gobierno priista, no con AMLO, pero ya era tarde, la gritería era ensordecedora, entonces el dirigente de Morena se decidió por cerrar la boca, no concluir su discurso.
Francisco Flores es el nombre y apellido de quien se acusó que se equivocó de escenario, pues el caso Ayotzinapa hay que reclamarlo al régimen federal de gobierno, no al líder de Morena, quien iba con otro fin a Nueva York, pero hubo que aguantar una protesta que se ha repetido mil veces, desde aquel mes de septiembre de hace ya casi dos años, a lo largo y ancho de este país.

* CUITLÁHUAC NO VA
PORQUE AHUED NO IRÁ

Cercanos al diputado federal Cuitláhuac García señalan que no va en ninguna fórmula para buscar la alcaldía del ayuntamiento de Xalapa, porque definitivamente se convencieron de que no irá en ninguna fórmula el rey del plástico Ricardo Ahued Bardahuil. Este personaje se recluyó en sus negocios particulares y, a decir de sus amigos personales, declinó a toda expectativa porque necesita estar al cien para realizar una campaña electoral y, a decir de sus cuates, el personaje declinó no de ahora sino de tiempo atrás porque una campaña más ya no le atrae.
Sin embargo, el otro empresario local, David Velasco Chedraui, no sólo dijo sí a una participación más en política electoral, sino que además aceptó renunciar al PRI y pasar a las filas de la alianza PAN-PRD, lo cual no es ninguna garantía, pero si la soberbia de los anfitriones locales de Morena lo permite, su abanderado repetirá el milagro que operó con Cuitláhuac, aunque hay quienes aseguran que platos de segunda mano a nadie gustan.
Inclusive, tan seguro están las trincheras de Morena, que la votación será abrumadora en su favor que, vea usted, el abanderado es un académico o investigador cuyo nombre es Hipólito Rodríguez, a quien nadie identifica todavía y tampoco la directiva estatal está convencida siquiera de que, sin realizar gira preelectoral, dicho personaje tenga asegurada la silla de mandatario municipal.
Por el lado del PRI hay la sensación de que sopla un aire gélido en sus oficinas principales de Moreno y Ruiz Cortines, pues todas las apuestas, que no las encuestas, porque éstas suelen fallar deplorablemente, giran en torno a los aspirantes del PRD-PAN y Morena, pero no reparan o son pocos los que suelen recapacitar en torno a la existencia de un desvencijado partido tricolor, condenado para perder los comicios de los próximos 35 años cuando menos.
Si bien es cierto que a las mayorías agradó a medias la detención de Flavino Ríos Alvarado, no es menos cierto que el impacto que cobró dicho evento no es el esperado ni tantito con una mayor expectación, sobre el caso de que todos hablan y que cada que corren los días, sugieren los malvados que podría que el prófugo, como el Gran Houdini, pudiera escapar sin sufrir un sólo rasguño, dejando a una larga fila de cómplices y socios de la banda dentro de las cuatro paredes que por ahora guardan ya a dos cardenales de la gobernación evidentemente local.
Porque vea usted que los líderes nacional y estatal priistas, Enrique Ochoa Reza y Renato Alarcón, han lanzado verdaderos alaridos porque se haya metido en chirona al ex gobernador interino, pero ya han dejado de insistir, pese a que cuando surgió el primero como amo nacional del ex partidazo, su postura era la de atrapar y encarcelar a los ex gobernadores corruptos, así lo dijo repetitivamente, pero en este momento ya no hay nada de ello, porque las elecciones municipales están en puerta.
Con lo cual, se dice igualmente, en apariencia hay un piso parejo, así que las alianzas y los partidos por sí solos, tendrán el tiempo suficiente para reflexionar sobre la aprobación de sus candidatos a las alcaldías municipales, pero en especial la de Xalapa, porque los dinosaurios despreciaron la posición, no obstante que en esta ocasión se dará seguramente la madre de todas las batallas municipales del siglo de estreno. Al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s