INSTALAN CÁMARAS, PERO EL PROBLEMA SIGUE


Por Raúl González Rivera
*

INSTALAN CÁMARAS, PERO
EL PROBLEMA SIGUE

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Están siendo instaladas cámaras en diversas zonas de la ciudad y que bueno, porque se trata de inhibir a los asaltantes, rateros y criminales.
Esto se apuntó cuando se hizo el anuncio con bombo y platillos, de que llegaría la gendarmería nacional, pero los robos a casas habitación se dispararon, solo que la autoridad municipal, no ve problemas familiares-objeta uno de sus flamantes regidores.
Hace doce años el general López Esquer, entonces director de seguridad pública alertaría a la ciudadanía de Xalapa, en el sentido de que había una ola creciente de bandas delincuenciales, 40 para ser más exactos y más tarde, el propio alcalde Américo Zúñiga confiaría en que no eran 40, sino 50 y quizá hasta 60 las bandas en cuestión.
Los rondines de policía se realizan las 24 horas del día en el lapso de los doce años últimos bajo el imperio y poder de los socios priistas. Inclusive, en zonas específicas, como son los más de 15 fraccionamientos de Las Ánimas, había dos retenes y la constante era que los cuerpos de seguridad pública, de alguna forma habían estrechado la vigilancia.
En los últimos cuatro meses, ya no se da tal inspección y vigilancia, lo que acrecienta las expectativas para que la delincuencia actúe hasta con cierta impunidad.
Ahora, se anuncia que se están instalando cámaras de televisión, no se sabe si únicamente en el corazón de la ciudad otrora de las flores, o en el resto de sus más de 400 colonias, con el fin de captar los momentos en que se produzca un ataque pandilleril, por caso.
Sin embargo, las verdaderas motivaciones para que la ola delincuencial baje sus tonalidades, no se atienden ni se atacan.
Se presume que integralmente, los gobiernos en cualquiera de sus jerarquías burocrática y política, tendrían que tratar de resolver este fenómeno que es generalizado y obedece a los escenarios de la pobreza, el analfabetismo, la falta de oportunidades laborales y de expectativas ausentes, para alcanzar su desarrollo, que les permita incorporarse al grueso de la sociedad y gozar de bienestar y ser felices.
Se anuncian prácticas duras para perseguir, acosar y culpa o encontrar responsables de una ola delincuencial en todos sus marcos de referencia, pero el humanismo, como táctica para comprender porque el mexicano se vuelve ratero, asesino y pelafustán, no se atienden.
Cuando Fidel Castro ascendió al poder en la vieja Habana, Cuba era un traspatio del vicio, el alcoholismo y la prostitución de los Estados Unidos de Norteamérica y entonces emprendería la proeza de transformar a los cubanos de ser un pueblo inculto, analfabeta, miserable en todas las condiciones sociales y materiales, en otro diferente y con diez millones de habitantes alfabetizados y consiguieron que absolutamente todos sus habitantes contaran con uno, dos, o tres títulos universitarios.
Necesariamente, los índices de la delincuencia, se redujeron sensiblemente en todos sus órdenes. La aspiración de alcanzar el sueño americano, lo tienen los caribeños en aras de carecer de satisfactores materiales, que supuestamente les han dicho que en la tierra del tío Sam van a obtener con solo estirar la mano. ¿Usted les cree?

* MOVIMIENTO CIUDADANO,
LA GRAN INCÓGNITA

Sin duda, el partido Movimiento Ciudadano goza de la simpatía y afecto de una fuerte corriente de veracruzanos, que en la pasada elección de junio, quedó muy atrás, pero sus votos fueron determinantes para que dicha maquinaria no cierre puertas y por consiguiente, sea un parteaguas entre las izquierdas y la derecha con ultraderecha, representada por los dos membretes partidarios más representativos.
Armando Méndez de la Luz, operó como un excelente candidato de MC a la gubernatura de Veracruz.
Su juicio a través del discurso sobre las cosas que a Veracruz afectan, fue objetivo, contundente y propositivo.
La gente estaba muy afectada, con la constante de la ola violenta, la inseguridad y el enriquecimiento que ya se sabía, estaba acumulando un selecto grupo de ex funcionarios públicos. Nadie lo ignoraba, porque la prensa local y nacional con mayor énfasis, narraba los sucesos, en que se veían envueltos ex cardenales, que mostraban abiertamente como se embolsaban cantidades industriales de billetes públicos, en sus bolsillos personales o sembraban en los pozos artesianos de agua, o las paredes de sus residencias particulares.
También Movimiento Ciudadano, mostró su rechazo a las prácticas de corrupción y ofrecería un gobierno, para la pronta recuperación de las tantas crisis en que se hundió a la nave veracruzana. Lo apuntaría Méndez de la Luz y lo avalaría el creador del partido MC Dante Delgado Rannauro, es decir, que el papel de MC en la campaña se llevó a cabo con un gran decoro político y la reciedumbre en el sentido de que sus cuadros de trabajo estarían plenamente conformados por hombres y mujeres con disposición para buscar la tranquilidad y el rescate de la entidad.
Sin embargo, conforme pasan los días, el velo misterioso que se bambolea en torno a MC; de cara a las futuras elecciones, llama poderosamente la atención de un electorado, más acostumbrado al ruido que produce el arribo de un proceso electoral, que por sus condiciones, Veracruz, lo avistará con pincitas. EL rezago que existe en las municipalidades veracruzanas, es muy preocupante. Alcaldes sin recursos ni expectativas de poder encontrar la ruta que les lleve a puerto seguro, está latente.
Lo saben Armando y Dante, como tampoco será un par de suicidas, ante la creciente ola de aceptación que tiene Morena y sus candidatos, lo cual les estaría haciendo sopesar la conveniencia de acudir al llamado consistente en sumarse a la izquierda que propone López Obrador, o bien seguirla jugando de manera independiente lo que a nadie parece que pudiera ser lo mejor, más aún porque MC declinará seguramente a siquiera irse al lado del PRI o la sigla albiazul.
Menos quizá, sería optar por sumarse a las huestes del PRD, que con Alejandra Barrales, bien podría estar firmando su finiquito en este escenario de las contiendas que realizan partidos políticos, dándose con todo, en que se ha convertido la arena pública en la aldea y cualquiera de los cuatro costados del resto.

* A CUÁL POPULISMO, SE
REFIERE OCHOA REZA

Se lamenta Enrique Ochoa Reza, del avance del populismo en Venezuela, pero también en México.
El discurso suena dogmático, propio de cualquiera de los pastores que aprovechan la tribuna de sus parroquias para arengar y convencer a sus escuchas de las bondades que les brindan las feligresías que difunden a los cuatro costados de nuestras ciudades y aldeas.
El dirigente nacional Enrique Ochoa Reza, olvida que el pueblo mexicano, se conforma de más de 60 millones de pobres, de los cuales dieciséis o diecisiete millones, son o pertenecen a los estratos más miserables que pueblan los contornos de nuestras entidades en el interior del país.
Si el populismo se ha de entender como la línea ideológica que se sustenta en la promesa baladí, bajo el embrujo del discurso que embelesa, pero no encuentra sustento, seguramente en la búsqueda histórica, va a encontrar que el priismo y su viejo régimen, se mantuvieron más de 80 años, haciendo precisamente una práctica con demagogia, en la que predominó el discurso bellamente dicho con escaso o nulo sustento.
Alguien podría negar que gracias a ese populismo, que invocaron por caso los ex presidentes Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo, el país se hundiera. Acaso el discurso con inclinaciones a asumir un régimen social-comunista, en franco reto entonces al tío Sam, provocara que México, fuera reprimido a través de las viejas y viciadas prácticas de imponer aranceles a los productos nacionales, que se importaban a la unión americana, con mezquinos incrementos.
José López Portillo, con un grito, advertiría desde Guadalajara, Jalisco, que “defenderé al peso como un perro”, y qué cree, la moneda mexicana, se desplomó.
Y que fue cuando Carlos Salinas de Gortari, ofertaría a sus gobernados, que se prepararan, para “administrar la riqueza”
Los más encumbrados demagogos nacionales, los ha contado en sus filas el viejo régimen y su dinosáurico partido. Aquel histórico discurso de Alfredo V. Bonfil, con motivo de la celebración de un seis de enero, fecha con que se conmemora la creación de la ley agraria de 1915, que en su parte medular, espetara textualmente: a “una voz de usted señor presidente, este país se incendia o se apacigua”. Obviamente no ocurrió ni una ni otra, pero se alertaba a los gringos, que si se insistía en amagar a LEA, la respuesta se la darían los mexicanos que conformaban el pueblo.
Personajes, que en diferentes sexenios lucieron espléndidos, forjando gobiernos populistas y a los cuales seguramente quisiera tapar con un dedo, el dirigente nacional del PRI, hoy por hoy, metido en la encrucijada de haberse inaugurado como tal con un discurso condenando a los gobernadores priistas corruptos, y es la hora, en que a todos cuantos se refirió ya son ex y los tentáculos del poder judicial, sigue sin poder alcanzarlos. Qué le parece.
Bien valdría la pena saber, a qué clase de populismo, del enorme universo en el cual se ha visto inmerso este país, trata de dirigir su cuestionamiento el también flotillero de taxis, el señor Enrique Ochoa Reza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s