Qué miedo le provoca López Obrador al PRI


Por Raúl González Rivera
*

QUÉ MIEDO LE PROVOCA
LÓPEZ OBRADOR AL PRI

El rostro parecía impenetrable, no hacía más que gesticulaciones, cuando se dio cuenta quizá de su error al ignorar quién gobierna o gobernaba la delegación Netzahualcóyotl, cuando quiso sorprender a la maestra Delfina Gómez pidiéndole que le pida a López Obrador que ya no haga campaña con ella en el Estado de México.
Quien lo solicitaba a la candidata gubernamental de Morena es el candidato priista Alfredo del Mazo, quien sin perder la compostura reviró igualmente al conductor del programa televisivo Carlos Loret de Mola, que tampoco irán más a Edomex los secretarios de despacho, ni el presidente nacional del PRI, ¿ni el presidente de la república?, volvió a cuestionar el comunicador, y el abanderado tricolor confirmaría que “tampoco el presidente de la república”.
Como se sabe, el Estado de México ha sido visitado las últimas semanas por más secretarios de despacho que todos los recorridos que aquéllos hayan llevado a cabo en el resto del país en el lapso de los casi cinco años de ejercer actividades el gobierno federal.
Este es el miedo que causa AMLO a sus opositores. Se trata del personaje que ha recorrido como nadie el total del territorio nacional en varias ocasiones. El priista Del Mazo quedó de una pieza, sin añadir algo, cuando la maestra Delfina Gómez le espetó textualmente que tal cosa no podía hacer porque sería coartarle las libertades que todo dirigente partidario tiene de andar por el país, donde y como quiera hacerlo.
Por supuesto que no suspenderá AMLO sus viajes a Edomex, todo lo contrario, el imán que trae consigo el dirigente nacional de Morena puede o está prendiendo la mecha sobre tierras mexiquenses.
Más aun, cuando el ex presidente Felipe Calderón, incurriendo en una vieja o sobada práctica de machismo a la mexicana, igual en su cuenta de Twitter haría mofa del nombre de Delfina, cayéndole inmediatamente impresionante metralla verbal, lo que le obligaría a retirar su mensaje. En el caso de la candidata panista Josefina Vázquez Mota, la contienda electoral incluye al matrimonio Calderón-Zavala.
En tanto las preferencias electorales sobre la tierra que ha servido para ejercer su imperio el grupo de Atlacomulco, las encabeza Morena, seguido muy de cerca por el PAN y en un último tramo va el viejo régimen a través de su partido el tricolor. En la retaguardia, aparece el PRD, luego el PT y un candidato independiente.
Sin embargo, los ánimos están bastante caldeados y se confirma el terror que les provoca a los socios priistas, sobre todo, el nombre de Andrés Manuel López Obrador, a quien sólo un inocente pediría que se retirara del recorrido electoral que hará la abanderada de Morena a la gubernatura más competida de cuantas se vayan a pelear en el curso de este año de 2017.
Alfredo del Mazo fue sincero al hacer su pedido, lo malo que en política, y más entre partidos políticos, su solicitud está fuera de tono. Como también es condenable, y allí sí pudieran estar incurriendo en ilícitos de orden electoral, que haya secretarios de estado haciendo el reparto de canastas con productos básicos, alardeando con la compra de votos como práctica a la cual no puede rehuir el sistema partidario que ahora se propone eternizarse en el disfrute del poder público. Esperemos.

* NO, NO ERA LA COSA NOSTRA,
SÓLO SALUDO DE EX ASOCIADOS

Hacía cuando menos doce años que no se veían los grupos de amigos dedicados al arte de hacer la política –se dice desde la antigüedad clásica griega–, que no en reunión de la Cosa Nostra veracruzana, ayer por la mañana en uno de los cafetines de las afueras del corazón de la ciudad.
A las puertas del cafetín lucía vestido de impecable color blanco, espejuelos oscuros, el personaje ampliamente identificado como el Negro Cruz, el abogado Antonio Benítez Lucho, actual delegado del IMSS Veracruz Norte; el doctor Juan Antonio Nemi Dib, ex secretario de salud en la entidad, y el ex big-leager veracruzano Ranulfo Márquez, acusado en 2013 de operar con programas de Sedesol durante comicios electorales en favor de los candidatos del PRI.
Los cuatro personajes corresponden laboralmente o están identificados con quehaceres políticos de hace cuando menos 18 y 24 años atrás.
Lamentablemente, la ola de los escándalos incluye a tres de ellos, pero los cuatro han tenido en sus manos responsabilidades de primer orden en la burocracia estatal.
Es cierto, que la memoria popular pronto los pasa al olvido. Los políticos se asemejan a los cantantes que ascienden a la loma de las preferencias entre la fanaticada, pero de igual forma se desploman cuando ya no reciben el aplauso de un público mucho más exigente.
Para quienes acudían al desayuno, por cierto muy nutrido, del recién reinaugurado restaurante en la Plaza Ánimas, pues también hace tiempo que los cafetines lucen desiertos porque no hay suficiente circulante o, sencillamente, el temor no anda en burro de enfrentar alguno de los enconos a que se ven sometidos los comederos públicos en otras partes del estado y el país, en nada atrajo la atención de los cuatro personajes, todos poderosos en diferentes tiempos, ahora rumiando seguramente por aquellos días de fiesta, glamour y de hacer política de día y de noche.
El Negro Cruz, según cuentan sus amigos, fue un rico empresario, amigo del ex gobernador Herrera Beltrán, con quien habría de colaborar en alguna área de gobierno hace dos sexenios.
Antonio Benítez Lucho fue diputado federal, auspició a grupos de productores cuando fue necesario y realizaba inclusive marchas de protesta que ganaron las principales calles de la ciudad otrora de las flores. Sigue como delegado del IMSS desde donde ha sabido atender a sus cuates y después a la audiencia, que es bastante nutrida en inmediaciones de la institución social más querida por sus derechohabientes.
El doctor Juan Antonio Nemi Dib arrancaría su carrera pública siendo coordinador de comunicación social en el cuatrienio de Dante Delgado Rannauro. Y después en los dos últimos sexenios incursionaría como titular de la antigua IPAX, pasaría por la desaparecida Fundación Colosio y en el último tramo, en el régimen Duartista, asumiría la secretaría de Salud, con la cual, igual, ganó la ola de dolores de cabeza que le acompañan desde que abandonó su cardenalato hasta la fecha.
Sobre Ranulfo Márquez, todos apostaban a que sería también uno de los huéspedes del reclusorio de Pacho Viejo, pero gracias a un amparo interpuesto con antelación, hasta donde se sabe, se defiende de las acusaciones, documentadas, se dice, que presentaron adversarios suyos ante las instancias del poder judicial, como responsable de permitir el reparto de bienes de consumo cotidiano y otros, en pleno proceso de elecciones hacia el año de 2013.
Igual, don Ranulfo ha sido funcionario público y dirigente estatal del PRI, aficionado al beisbol, quien cayó en la trampa cuando asumió la delegación federal de la Sedesol y sus enemigos políticos quisieron verlo metido en chirona, la que, como se dijo antes, de la que se salvó por un pelito y se presume que ahora, desde atrás de la barrera, defiende su inocencia en el juicio que se abrió en su oportunidad. Por cierto, desde la caída política de éste, son contadas las visitas que a Veracruz ha realizado la ex titular de la Sedesol federal, Rosario Robles Berlanga.
Empero, volviendo al inicio de este comentario, quienes quisieron ver en la reunión de dichos personajes y confundirla con una reunión de la Cosa Nostra veracruzana, quedaron con un palmo de narices. Los cuatro ilustres veracruzanos partieron del café con distintos rumbos, pero camino a la libertad.

* UN PROBLEMA, QUE POLÍTICOS
VEAN POR LA SALUD EN EL ISSSTE

Lamentablemente para la causa de los derechohabientes, pensionistas, jubilados y pacientes de los hospitales y clínicas del ISSSTE, cuando políticos asumen carteras, como es la de delegado estatal, sus resultados han sido poco menos que cuestionables.
La atención al dolor ajeno, la enfermedad del paciente y, por supuesto, el derecho de derechohabientes a ser recibidos y ser resueltas sus quejas y reclamaciones tanto en sus consultorios como en oficinas administrativas, pasan a un segundo y quizá último plano.
En Veracruz se ha dado de todo. Desde pelafustanes al poder de dirigir la delegación, como especialistas en la materia administrativa y las autoridades que quedan lejos de prestar un servicio a los demás de forma desinteresada, o con la convicción de que por medio está la salud de un ser humano.
El más grande temor de derechohabientes y cotizantes del ISSSTE, es que la dependencia sea asumida por pillines que se disfrazan de servidores públicos, con la mira única y exclusivamente de saciar apetitos personales o del grupo político al que le deben la chamba en mención.
En un país de todólogos –porque a los maestros se les exige su certificación y a los médicos ni se diga–, pero a los funcionarios públicos, nones, así que hoy son delegados de la ACNUR y ahora de la Sedatu, la Profeco y el SUNTU, que es lo mismo. Éstos y los legisladores, pueden ser cualquiera. Pero al país le han dado al traste con sus misiones de procurar el bienestar de la sociedad.
Con el rictus de la impresión, buena o mala, los derechohabientes del Issste recibieron la especie en el sentido de que hay nueva delegada. Se fue Renato Alarcón, quien de secretario particular de un ex alcalde pasó a la titularidad del ISSSTE y ahora, cómo la ve, despacha en la dirección del PRI estatal, qué tiene que ver una función administrativa con una grilla, bueno, pero esto sólo ocurre en un país de “oportunidades” como es el México que nos heredaron Doroteo Arango y Emiliano Zapata.
Toca su turno a la ex alcaldesa y ex diputada federal, porque la candidatura a legisladora local la perdió irremediablemente, Elizabeth Morales García, de cuya histórica entrevista rendida a este reportero, no queda más que el recuerdo, porque de aquellos propósitos de atender y servir a la ciudadanía xalapeña, todo queda reducido a polvo.
Llega la ex alcaldesa de Xalapa a una instancia donde lo más trascendente ha de ser ver por la salud de sus pacientes y las exigencias y reclamaciones de pensionistas y jubilados. Dependencia en la que lo mismo ha despachado un sátrapa, que los políticos abusivos, prepotentes y ratones.
En su discurso de apertura como delegada, dicha funcionario, o quienes elaboran sus boletines informativos, pretendieron arroparla con supuestos y rimbombantes hombres y mujeres dedicados a la chamba política, siendo que a la familia del ISSSTE nada de lo anterior importa ni dice algo tampoco.
Lo que a la gente en linderos de la institución mencionada, lo que trasciende, es saber si en efecto habrá hospitales y clínicas de primer nivel en la entidad, la tarea de los traslados de pacientes con enfermedades especializadas van a seguir siendo de Xalapa a Veracruz y luego –conforme a la gravedad del caso– a Puebla, y que sea la ciudad angelina vecina la que determine si son llevados a los nosocomios especializados de la ciudad de México.
Es el momento de dar cabida a nuevas construcciones y la generación de las plazas para el cuerpo de médicos cuyas especialidades son tan elementales en días como estos en la aldea, y que sólo yendo a la ciudad de México es como podrían ser atendidos en sus consultorios y quirófanos de intervenciones quirúrgicas. Al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s