EL PUEBLO DE VERACRUZ LA ANTIGUA NO FUE FUNDADO EN 1519 Y NO CUMPLIRÁ 500 AÑOS EN 2019


por Mario Jesús Gaspar Cobarruvias.

Texto y fotografía  de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

A 17 años de haberse iniciado el actual siglo, el mexicano Estado de Veracruz atraviesa un periodo prolongado de escándalos debido a los altos niveles de corrupción e impunidad en sus autoridades y organismos democráticos. El desvío de recursos públicos, compra-venta de votos, asesinatos, gasto electoral colosal, redes de prestanombres, gobernadores ladrones, etc., son parte de los males que aquejan a la población y el aspecto histórico, en relación a sus orígenes, no es la excepción.

El municipio veracruzano promueve eventos y publicidad sobre unos 498 años de la ciudad, próxima a cumplir 500 en 2019. No obstante los nombres implicados en esto, se trata de la promoción de una mentira histórica cuyos orígenes hay que buscarlos en el presidencialismo de la década de 1960, cuando la historia se utiliza para justificar el régimen partidista, simplificando hechos y glorificando personajes, batallas y poblaciones. Dos generaciones han crecido con la idea simplista de que la Villa Rica de la Vera Cruz, fundada sólo en papel para un campamento militar provisional que no se sabe donde exactamente donde estuvo ubicado, es la misma ciudad conocida actualmente como Veracruz.

Si bien se ha avanzado enormemente en investigación histórica durante los últimos 26 años, de nada ha servido ante la reticencia de las autoridades, académicos, responsables de difundir la cultura y grupos de ciudadanos con fuertes intereses particulares, empeñados en perpetuar una falsedad que los documentos históricos del Archivo General de la Nación demuestran: la actual ciudad de Veracruz y su cabildo fueron fundada en 1600 y no por orden de Hernán Cortés, fallecido en 1547, sino del virrey don Gaspar de Zuñiga Aceveado y Velasco, conde de Monterrey; por lo que la Nueva Veracruz -que tal es su nombre original- solo tiene 417 años de antigüedad.

El manejo y gasto de recursos públicos sobre esta falacia que abusa de la buena fé de los veracruzanos y que se está fraguando a sabiendas de que carecen de un estudio histórico que sustente los 500 años, es un síntoma de hasta donde ha decaído la honradez y los valores morales, antaño tan respetados y enseñados por padres y abuelos de los actuales habitantes. El festejo y las prebendas por encima de la veracidad y la honestidad respecto a sus orígenes, se ha vuelto moneda corriente desde que, a partir de 1992, las ciudades americanas se dedicaron a festejar sus fundaciones -la mayor parte con sencilla honradez y sin falsas pretensiones de ser primeras en algo a nivel continental- sin tratar de cuadrar la historia a fin de beneficiarse con la llegada de recursos financieros estatales, federales e incluso internacionales.

Documentos de reales cédulas y provisiones consultados en el Archivo General de la Nación en la ciudad de México y en el Archivo General de Indias en la ciudad de Sevilla, España, revelan que Veracruz no solo no es la primera ciudad y ayuntamiento del continente ni de tierra firme, que no es la primera en recibir escudo de armas, que no sólo no va a cumplir 500 años de fundación, sino que es preciso reescribir su historia en forma objetiva, no glorificada, con tienes humanos, no épicos, La ciudad puede ser gloriosa y épica por derecho propio sin necesidad de seguir falsificando su historia para atraer al turismo o encumbrar intereses económicos que, se ha demostrado repetidamente, no piensan en el bien de los ciudadanos.

No solo la ciudad de Veracruz padece de este problema, también existe en el vecino municipio de La Antigua, donde a 20 minutos de la primera, se localiza un pueblo de menos de 2.000 habitantes a orillas del río conocido como Huitzilapan en el siglo XVI. La población moderna creció a partir de un núcleo de cuatro cuadras que constituía el barrio español, situado en un valle con declive hacia el río, rodeado de enormes médanos de arena donde se situaban los indígenas al abrigo de los vientos del norte y las inundaciones anuales del Huitzilapan. Este lugar, que llegó a tener 200 vecinos españoles en 1580, año de su máximo esplendor, es conocido hoy solo como La Antigua, pero en el siglo XVI, tenia categoría de ciudad y era llamada Veracruz.

El problema de exagerar las fechas distorsionando su propia historia, en Veracruz se da por las autoridades mal asesoradas y por grupos de ciudadanos a veces bien y a veces peor enterados de su propio devenir, pero que siguen la tendencia ya mencionada heredada del siglo pasado, En La Antigua, el problema se va promovido porque siendo un sitio de fuerte presencia turística, los encargados de guiar a los grupos de visitantes insisten en contar que el pueblo fue fundado en 1519 y que en 2019 van a celebrar 500 años. Las autoridades correspondientes han tratado de solucionar esto, sin éxito, pues la obstinación persiste.

No obstante, en este caso es mucho más sencillo arrojar luz sobre la cuestión, para no engañar al público visitante con versiones deformadas, que incluso ya se ven reflejadas en libros, videos y contenidos en internet y redes sociales.

Sintetizando, se sabe que el 18 de febrero de 1519 zarpa del cabo de San Antón en la isla de Cuba, una armada española compuesta por 11 naves, cerca de 600 hombres entre soldados y tripulación, 200 nativos esclavos, 16 caballos, 14 cañones y muchas municiones, al mando del conquistador extremeño Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano y guiada por el piloto mayor Antón de Alaminos.

Hacia el 24 de abril desembarcaron en las playas de Chalchicueycan en los arenales frente a los islotes de Tecpan Tlayácac (San Juan de Ulúa) y Chalchiuhuitlapazco (Sacrificios), construyendo un precario campamento de chozas. Tras contactar con los mexicas enviados por el tlatoani mexica Moctezuma Xocoyotzin y el envío de obsequios que aumentan su ambición, posteriormente ya no les arribarán alimentos, como parte de una estrategia para obligarlos a reembarcar. Ante el ofrecimiento por parte de Xicomecoatl, cacique de Cempoala, de reabastecer su tropa, pues sus suministros se estpan agotando y temiendo una abierta rebelión de los partidarios del gobernador de Cuba, Diego de Velazquez, Cortés envía la flota a la bahía frente a Quiahuiztlan y con el ejército de tierra emprende el viaje hasta Cempoala en el mes de junio, tras abastecerse precariamente enviando a sus soldados a la zona de Cotaxtla. Siendo su ruta, la del primer ejército europeo transitando por las tierras de la futura Nueva España en un viaje de larga duración.

Antes de partir, entre el 20 y el 25 de mayo se realiza una maniobra ilegal que excede las ordenes originales dadas por velázquez, y se funda únicamente sobre el papel el cabildo de una villa (no una ciudad) llamada Villa Rica de la Vera Cruz, nombrando así a Alonso Hernández de Portocarrero (por el partido cortesiano) y a Francisco de Montejo (por los partidarios del gobernador) como alcaldes ordinarios. Para los puestos de regidores fueron elegidos Pedro de Alvarado, Alonso de Ávila, Alonso de Grado y Cristóbal de Olid. Este acto fue diseñado para unir a las dos facciones y liberar a Cortés de la autoridad de Diego de Velázquez. dejándolo como capitán general de la expedición militar y alcalde mayor de la nueva población.

Entre el 1 y el 5 de junio, los españoles avanzaron hasta reunirse nuevamente con su flota, guiados por sus nuevos aliados totonacos,

En la noche del 1 de junio, tras la primera jornada, llegan al río Huitzilapan o “de los colibríes” y lo cruzan en canoas de madera. Ingresan al pequeño poblado indígena de Huitzilapan (en náhuatl significa “Río de los colibríes”). En 1519, Huitzilapan constituía la frontera sur del territorio llamado Totonacapan y estaba subordinado al señorío de Cempoala. Los españoles entran a un templo tomando dos libros indígenas que se remitieron a España y que se han conservado con los nombres de Códice Vindobonesis y Códice Nuttall. Pasaron la noche en el pueblo, del cual han huido los habitantes y al día siguiente prosiguieron hacia Cempoala,

Bernal Díaz del Castillo narra este episodio en su obra HISTORIA VERDADERA DE LA CONQUISTA DE LA NUEVA ESPAÑA, donde defiende el mérito de los sufridos soldados como los auténticos conquistadores de estas tierras, lejos de la imagen heroica y divinamente providencial que el capellán Francisco López de Gómara hiciese de Cortés, en su CRÓNICA DE LA CONQUISTA DE NUEVA ESPAÑA:

“Ya todas las cosas puestas en este estado, acordamos de nos ir al pueblo, que estaba en la fortaleza, ya otra vez por mí memorado, que se dice Quiavistlan, y que los nvíos se fuesen al Peñol y Puerto, que estaba enfrente de aquel pueblo obra de una legua dél. E yendo costa á costa, acuérdome que se mató un gran pescado, que le echó la mar en la costa en seco, y llegamos á un rio, donde está poblada ahora la Vera-Cruz, y venia algo hondo, y con unas canoas quebradas lo pasamos, yo á nado, y en balsas; y de aquella parte del rio estaban unos pueblos sujetos á otro gran pueblo que se decia Sempoala, donde eran naturales los cinco Indios de los bezotes de oro que he dicho, que viniéron por mensageros á Cortés, que les llamamos Lopelucios en el Real, y hallamos las casas de ídolos, y sacrificadores, y sangre derramada, y enciensos con que sahumaban, y otras cosas de ídolos, y de piedras con que sacrificaban, y plumas de papagayos, y muchos libros de su papel, cosidos á dobleces, como á manera de paños de Castilla, y no hallamos Indios ningunos, porque se habian ya huido, que como no habían visto hombres como nosotros, ni caballos, tuvieron temor, y allí aquella noche no hubo que cenar. Caminamos la tierra adentro hacia el Poniente, y dexamos la costa, y no sabiamos el camino, y topamos unos buenos prados que llaman habanas, y estaban paciendo unos venados, y corrió Pedro de Alvarado con su yegua alazana tras un venado, y le dió una lanzada, y herido se metió por un monte que no se pudo haber.”

Es precisamente este paso de Cortés por el pueblo de Huitzilapan el que cumplirá 500 años de haberse efectuado y no tuvo consecuencias permanentes, pues el extremeño no ordenó la fundación de un segundo poblado español ni tenia necesidad de hacerlo. Apenas diez antes había nacido la Villa Rica de la Vera Cruz y no tenía aun existencia física con edificios, pues el campamento donde hizo el acto registrado por el notario real Diego Godoy, había sido ya abandonado. Fue simplemente el cruce militar por uno de tantos pueblos que se conocerían en 1519.

El 2 de junio la expedición llegó a Oceolapan, el 3 arribó a Cempoala siendo recibida por los cempoaltecas. El 4 acampan en un pueblo cerca de Quiahuiztlan, siendo reaprovisionados por gente de Cempoala. El 5 finalmente se reunieron con las naves en las primeras horas del día.

En los días siguientes se refuerza la alianza con Cempoala y otras poblacions sometidas a los mexicanos y se construye materialmente la Villa Rica de la Vera Cruz del puerto de Archidona, a 200 metros del mar, constituida por una pequeña
fortaleza, iglesia, plaza y atarazanas (arsenal). En la fortaleza, que nunca fue terminada, quedaron los soldados menos aptos al mando de Juan Escalante, el alguacil mayor del cabildo, se castigó una rebelión de los amigos de Velazquez, se dejaron al través los barcos, los dos alcaldes ordinarios partieron a España para gestionar el reconocimiento real de lo hecho por Cortés y su gente, transportando oro y cartas. Finalmente, el 16 de agosto, partió la gran expedición hispano-totonaca rumbo hacia Tenochtitlán, pasando por Xallapan, Xicochimalco, Tlaxcala, Cholula y otras poblaciones importantes.

Como es bien conocido, debido a que la bahía no protegía debidamente a las naves de los embates de los furiosos vientos del norte que azotan la costa semiárida varios meses del año, las perdidas en tripulaciones, equipos y cargamentos, entre otros factores importantes, provocaron que la Villa Rica de la Vera Cruz cambiase su ubicación, de los llanos frente a Quiahuiztlán a las orillas del río Huitzilapan, en el valle rodeado de médanos que habían conocido a su paso en 1519.

Situada a casi 5 kilómetros de la desembocadura del río, la nueva población estaría protegida de los ataques de la piratería, cada vez más abundante en las costas hispanoamericanas. La flota amarraría en San Juan de Ulúa, cuyo muelle se hizo en 1524 y mediante barcas de 60 toneladas se enviarían los cargamentos hasta la barra del Huitzilapan, donde un enorme banco de arena (alfaque) impedía el acceso a grandes barcos y el bajo fondo arenoso propiciaba que quedasen embarrancados. Pequeñas barcas de fondo plano transportarían los efectos por el centro de las aguas hasta los embarcaderos y de ahí a la Casa de Contratación, donde su almacenaje duraría hasta que fuesen enviados tierra adentro por el naciente camino real de México a Veracruz.

En 1524 el territorio mesoamericano bajo dominio español ya era conocido como Nueva España, abarcando con seguridad desde la Ciudad de México hasta el mar, pasando por los actuales estados de Puebla y Veracruz. Estaba gobernado por una capitanía general, cuyo primer titular fue el propio Hernán Cortés y luego brevemente, Cristóbal de Tapia, del 13 de agosto al 24 de diciembre de 1521. Después, del 24 de diciembre de 1521 hasta el 12 de octubre de 1524, Cortés ya en calidad de marqués del Valle de Oaxaca. De la última fecha al 29 de diciembre de 1524, gobernó un consejo de regentes integrado por Alonso de Zuazo, Alonso de Estrada y Rodrigo de Albornoz, ya que Cortés había partido a Las Hibueras (Honduras) para enfrentar la rebelión de Cristóbal de Olid, acusado de tener tratos con el gobernador Diego de Velázquez.

En 1524 se agregaron al consejo de regentes el factor Gonzalo de Salazar y el veedor Pedro Almíndez Chirino. Tras diversos y lamentables sucesos en lucha por el poder, terminó imponiéndose Salazar, quien fue capitán general junto con Almíndez entre el l 20 de abril de 1525 y el 29 de enero de 1526. hasta el 24 junio de 1526 gobernaron Estrada y Albornoz.

Durante la gestión de Salazar, en diciembre de 1525, es cuando se hace el despoblamiento de la Villa Rica de la Vera Cruz, aprobado anteriormente por Cortés. Con menos de 100 habitantes, se hizo el traslado a lo largo de varios años, pues era raro que una población española con años de asentamiento y sin razones urgentes, quedase totalmente desierta en un solo viaje. Durante la de Estrada y Albornoz en 1526, es cuando se funda el nuevo asentamiento a orillas del río que comienza a ser llamado de las Canoas o Veracruz.

El 15 de diciembre de 1525, Albornoz escribió al rey Carlos informándole del traslado desde la costa:

“En esta Nueva España, Cesárea Majestad, no ha habido muy buena disposición de puertos para los navíos que a ella vienen, y agora la Villa Rica de la Vera Cruz se muda seis leguas de donde estaba, junto a un río que dicen de Canoas, que es el mismo términos suyo hacia la villa de Medellín, porque el puerto de San Juan (de Ulúa) donde agora vienen los navíos, suben un brazo de mar a este sitio, donde agora se pasa la dicha villa, y otro al de Medellín; y éste está más cerca para desembarcar la ropa de los navíos, dos leguas que el de Medellín; y así se podrán desembarcar más a placer las mercaderías que de aquí (en) adelante vienen y sin tanta costa.”

Por su parte, Fray José de Acosta señala lo siguiente:

“Y se pobló mas abaxo a la vera de un río [Huitzilapán], e Medellín [por] ser enferma e grande trabaxo para llevar las mercaderías, se deshizo en el tiempo que gobernó el tesorero Estrada e se pasaron los vezinos a la villa Rica e hizo una ciudad de doscientos vezinos que se llama la ciudad de la Vera Cruz.”

El pueblo se fue conociendo gradualmente como Veracruz y en 1527 recibió su Título de Ciudad, reconociendo la corona su autonomía municipal. Siendo heredera de la primera Villa Rica de la Vera Cruz por traslado completo de habitantes y cabildo, por la continuidad de este último era la primera ciudad de la Nueva España, aunque en importancia política fuese superada por la Ciudad de México, sede del poder de los capitanes generales y desde 1535, de la autoridad virreinal.

En 1597 la descarga de la flota, que se gestionaba de la década de 1560, y los oficiales con las cajas reales de la Casa de Contratación, por orden del rey Felipe II se trasladaron a las Ventas de Buitrón frente a San Juan de Ulúa, que ya perfilaba como fortaleza y puerto artillado desde 1570. En 1599, comenzó a emigrar la mayor parte de la población española, en medio de la resistencia de las autoridades y los informes enviados anteriormente al nuevo rey Felipe III desaconsejando tal acción por sus innumerables inconvenientes. Finalmente, en 1600 se funda en Buitrón la Nueva Veracruz, que el 28 de marzo recibió su Título de Ciudad, funcionando con un nuevo cabildo. El 6 de mayo de 1608 el virrey don Luis de Velasco y Castilla, marqués de Salinas del Río Pisuerga, dispuso la demarcación del territorio para las dos ciudades, Veracruz y Nueva Veracruz, Finalmente, en 1609 ambas entidades comienzan sus destinos en forma independiente. La Veracruz se verá eclipsada y estancada en su crecimiento urbano y en el siglo XVIII, pese a ser una alcaldía mayor, era considerada como un “pueblo con título de ciudad”. Para la Guerra de Independencia (1810-1821) tenia décadas de ser conocida por su apelativo de La Antigua.

Por estas razones, al igual que su ciudad hija, la Nueva Veracruz, su fecha de fundación llama a ubicar el sitio que le otorgó su devenir histórico y a reconocerlo honestamente:

1. Fundada entre 1525 y 1526, no puede ser considerada la primera ciudad del continente americano, pues este sitio le corresponde a Santo Domingo, heredera de La Isabela fundada en 1594 y que recibió su título de ciudad en 1508.

2. Tampoco puede ser la primera ciudad, ayuntamiento o cabildo de la América Continental, pues aunque heredera de la población y el cabildo fundado en 1519 por Cortés, Desde 1510 ya funcionaba el de Santa María de La Antigua del Darién, que recibió título de ciudad en 1515 y fue despoblada gradualmente entre 1521 y 1526. Su población y cabildo emigraron a Panamá fundada el 15 de agosto de 1519 y que recibió su título de ciudad en 1521, dos años antes que la Villa Rica de la Vera Cruz.

3. Veracruz La Antigua es el primer cabildo de la Nueva España, no por su fecha de fundación, sino por ser continuación del que funcionaba en la original Villa Rica de la Vera Cruz.

4. Por las mismas razones, cumpliría 500 años de fundación como pueblo español en algún momento a partir de diciembre de 2025, mientras se logra precisar con mayor exactitud la fecha. En 2027 podría festejar 500 años de poseer título de ciudad, aunque en la actualidad no lo ostente ni ejerza bajo el régimen municipal republicano, que en 1925 trasladó sus poderes como cabecera municipal a San Francisco de las Peñas, hoy Ciudad Cardel, dejándola limitada a la condición de una congregación más del municipio de La Antigua.

5. El nombre del pueblo actual debería ser oficialmente Veracruz La Antigua, como era conocido en el siglo XVII, sin menoscabo a su historial y calidad como ciudad precursora de la Nueva Veracruz, hoy solo Veracruz.

Por razones obvias de fecha de fundación y emisión de su título de ciudad, a la actual ciudad de Veracruz no le corresponde festejar 500 años de fundación en 2019. Puede festejar la llegada de Cortés y la fundación jurídica del primer cabildo de la Nueva España, que tampoco es el suyo actualmente. El nombre rimbombante de Primer Cabildo de la América Septentrional tampoco le corresponde, pues por su desarrollo histórico podría reclamarlo y adjudícarselo -con ciertas reservas- Veracruz La Antigua.

No se trata de fomentar una guerra entre ciudades, municipios o instituciones, ni de exhibibir un ya superado interés localista, sino de otorgar a cada parte lo justo y lo que les corresponde, si en 2019 se otorgarán recursos estatales, federales e internacionales, que debieran ser repartidos equitativamente con la participación de los municipios hermanos de Actopan, en cuya costa descansan las ruinas de la Villa Rica de la Vera Cruz fundada en 1519, La Antigua y Veracruz.

En todo caso, el conocimiento detallado de la historia de las ciudades en Hispanoamérica, debe conducir a que los gobiernos inviertan en forma justa y aspirando a la veracidad histórica, por difícil que sea obtenerla. Medios, decisión y personas capaces no faltan actualmente.

Nada obliga a los ciudadanos a autocrearse intereses y grandes expectativas, basándose en la creación de fraudes a costa de la confianza y buena fé de sus congéneres, excepto la codicia desmedida, el afán de hacer el negocio mayor de una vida, dos plagas político-sociales de las que tanto se queja el mexicano actualmente.

Problemas que obligan a reflexionar que nadie, persona o institución, saldrá honrado ante el juicio de la historia y las futuras generaciones, actuando como el “Javier Duarte Ochoa de la fundación de Veracruz”.

BIBLIOGRAFÍA:

Ruíz Gordillo, Javier Omar. LA ANTIGUA VERACRUZ. 1a. Edición, Gobierno del Estado de Veracruz de Ignacio de La Llave y Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Veracruz, 2014.

Trens Marentes, Manuel. Bartolomé, HISTORIA DE VERACRUZ, TOMO II, LA DOMINACIÓN ESPAÑOLA 1519-1808. Reeditada. Secretaría de Educación y Cultura, Gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa-Enríquez, Ver. México, 1992.

Órtiz Escamilla, Juan. Coord. EL VERACRUZ DE HERNÁN CORTÉS. Colección Veracruz Siglo XXI. Gobierno del Estado de Veracruz/ Secretaría de Educación del Estado de Veracruz/ Universidad Veracruzana, 2015.

León Guerrero, María Monserrat. EL SEGUNDO VIAJE COLOMBINO. Tesis de doctorado en historia, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Valladolid, España, 2000.

Lucena Salmoral, Manuel. VASCO NÚÑEZ DE BALBOA, DESCUBRIDOR DE LA MAR DEL SUR. Biblioteca Iberoamericana, REI Una obra para conmemorar los 500 años del Descubrimiento de América, el encuentro de dos culturas, 1a. Edición, México, 1991.

Hernández Tellez, José. AMBIENTE Y METEOROLOGÍA EN LA ANTIGUA Y NUEVA VERACRUZ. VOLUMEN I, HIDROMETEOROS E INFORME AMBIENTAL. HUITZILAPAN DEL SIGLO XVI.

FUENTES ELECTRÓNICAS:

FUNDACIÓN DE LA CIUDAD DE LA NUEVA VERACRUZ EN 1600. L.C.C. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, E-Facico, 19 de septiembre de 2016:
https://efacico.wordpress.com/…/fundacion-de-la-ciudad-de-…/

HISTORIA DE LOS LANCEROS DE VERACRUZ Y SU CUARTEL EN LA ANTIGUA, Facebook.com/Notes, L.C.C. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, Jueves 5 de mayo de 2016: https://www.facebook.com/notes/mario-jesús-gaspar-cobarruvias/historia-de-los-lanceros-de-veracruz-y-su-cuartel-en-la-antigua/10153652385855975

LA CASA DE LA CONTRATACIÓN EN EL ALCÁZAR DE
SEVILLA (1503-1717), Ramón María Serrera: http://institucional.us.es/revistas/rasbl/36/art_7.pdf

ALCALÁ DE HENARES. ORDENANZAS PARA INSTITUIR UNA CASA DE CONTRATACIÓN EN SEVILLA, PARA LAS INDIAS, LAS ISLAS CANARIAS Y EL ÁFRICA ATLÁNTICA, Manuel Casado Arboniés. Universidad de Alcalá de Henares:
http://www3.uah.es/cisneros/carpeta/images/pdfs/256.pdf

LA CASA DE CONTRATACIÓN DE SEVILLA (1503-1790) Y EL PREMERCANTILISMO, Hispanidad.Info:http://www.hispanidad.info/contratahisp.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s