¿De qué sirvió detener a Duarte?


Por: Héctor Saldierna

Por Héctor Saldierna Martínez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Lo que parecía una noticia extraordinaria en torno a la detención de Javier Duarte, se convirtió en cuestión de poco tiempo, de una profunda decepción. Se espera que no haya el castigo que se merece una persona que está considerada la de mayor desprestigio en el ámbito político por la simple razón de los intrincados intereses existentes.

No existe la posibilidad real que se le consigne en base al enorme quebranto que hizo a la entidad veracruzana y a los saqueos cometidos en contra del erario público, además de las empresas fantasmas que generó.

Y el argumento está fundamentado en el comportamiento de las autoridades federales, porque hasta se llega a presumir que la PGR no estaba todavía en la ruta de su detención, sino que fue una respuesta de la policía guatemalteca.

Por lo pronto, siguen las especulaciones, las dudas y todo tipo de argumentaciones en donde se presume que el ahora detenido fugado no cubrirá ni la mínima parte de lo hurtado. Y también saltan las dudas en relación a su extradición.

Más bien, se presume, la detención a estas alturas se advierte como un objetivo de carácter electoral a fin de lavar un poco la cara tan desaseada del Revolucionario Institucional.

Esta acción de parte de la justicia también se encuentra asociada con la captura del también exgobernador Tomás Yarrington, siendo el propósito buscar una mejor posición del PRI ante las próximas elecciones.

La verdad es que tal estrategia no se observa tan efectiva ante la falta de credibilidad y la ausencia de valores de parte del octogenario partido político.

Sí es cierto que ambos exgobernadores representan la máxima representación del saqueo y de la impunidad hasta el momento. Su grave aportación ha sido de devastadoras consecuencias para el país al hurtar sin misericordia el erario público, además de contribuir a acelerar el deterioro económico del país.

CAMBIO NECESARIO

México necesita un cambio de sus políticas económicas en virtud que el modelo actual se encuentra completamente agotado. Sí se continúa en ese mismo ritmo de acción, el país entrará a una fase de peligro extremo. Cada día se incrementa el número de pobres en México y ante la política antinmigrante de Trump, que era una manera de paliar la problemática de la falta de empleo en México, ahora tenderá a incrementarse la masa de pobres en la nación. Las consecuencias se observan imprevisibles.

Y hasta la próxima.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s