EL PUENTE DEL RÍO SAN JUAN


Por Mario Jesús Gaspar Cobarrubias

 

Fotografía de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Les comparto estas imágenes y la historia de uno de los puentes coloniales del camino real Veracruz-México por la ruta de Xalapa-Perote, que están más próximos a la ciudad de Veracruz. Y que pese a su bella arquitectura y memoria de los hechos ahí ocurridos, es prácticamente desconocido para el público. Así pues, el equipo formado por Ana Maria Andrade Rodríguez, Guillermo Avila Valladares y yo, Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, tratará de dar un poco de luz sobre este fragmento de nuestra historia como mexicanos.

No hay texto alternativo automático disponible.
El puente sobre el río San Juan, se encuentra aproximadamente a 550 metros al oeste de la localidad del Paso San Juan, a la que da nombre y que se localiza a 20 minutos por carretera de la ciudad de Veracruz. En el siglo XIX era cruzado por el camino real entre las ciudades de Veracruz y México, por la ruta de Xalapa y Perote. Actualmente, lo cruza la carretera libre o Federal 140, cuya elevación sobre el nivel original del camino, hace casi imperceptible a los conductores el darse cuenta de la presencia del puente colonial.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Se trata de un hermoso puente de 3 arcos, con una longitud de 60 metros, una anchura de 11 y una altura de 9.20. Fue construido sobre el caudaloso río San Juan, un afluente que desemboca 13 kilómetros al norte en el gran río La Antigua, donde en la confluencia de ambas corrientes se le conoce como Río Chico. Forma parte del sistema hidrográfico llamado Cuenca del río La Antigua, alimentado por afluentes que vienen desde Puebla.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Sobre el río, el gran arco de medio punto central mide 14.50 metros. El puente está alineado en eje este-oeste, el arco del extremo occidental con la base reforzada de la pilastra sobre el agua, por lo que es inaccesible a los caminantes. Este puente fue construido como parte de la modernización del camino real emprendido por la Junta de Gobierno de los comerciantes del Consulado de Veracruz, entre 1803 y 1812, como parte de las clausulas especificadas en su cédula real de fundación emitida el 17 de enero de 1795.
No hay texto alternativo automático disponible.
El arco del extremo oriental está basado en terreno alto, de 3 a 4 metros sobre la orilla. Asentado firmemente en un crestón de roca sólida. Excepto que se experimente una crecida enorme del río en época de lluvias y huracanes, permanece seco y es el único acceso al puente mismo. Pertenece a una familia de 11 puentes nuevos construidos con mampostería de piedra y piedras sillares, 4 reparados y hechos antes de 1800 y 3 de madera con un arco de 5 metros que ya no existen.
La imagen puede contener: 1 persona
No es un sitio turístico ni cómodo, se aconseja visitarlo en invierno, para evitar los insistentes mosquitos y zancudos. A la derecha, se puede bajar deslizándose por un terraplén de tierra. Por la izquierda, utilizando uno de los bajantes modernos construidos para facilitar el desagüe del puente. Cada uno de los 2 arcos de medio punto rebajado, situados en los extremos, mide 5.70 metros de anchura. El puente se comenzó a construir a partir de 1806, pero por atrasos causados por las catastróficas crecientes de ese año, sus cimientos se comenzaron a abrir hasta 1807. Se terminó en 1808.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Una característica arquitectónica distintiva de la familia de puentes levantdos por el Consulado de Veracruz y derivada de las desastrosas experiencias en el Puente del Rey durante las lluvias de 1806, es que los arranques están reforzados y protegidos por murallas en escarpa, a manera de escudo sólido contra el embate de las aguas. Esto se puede ver en los aun existentes de Puente Nacional, Paso Lagarto, Puente Jula y los 3 alineados en rampa antes del río San Juan. Así como el de 3 arcos en Plan del Río. Estaban amurallados también los desaparecidos puentes de Paso de Ovejas y Tolome.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Las dos pilastras del puente San Juan están reforzadas y protegidas por ambos lados, con enormes contrafuertes en punta de diamante y de 3 metros de altura. De esta forma, dispuestos como tajamares y espolones, protegen la obra de las empalizadas flotantes y cortan la corriente, dirigiéndola hacia los arcos. Estos puentes fueron construidos bajo la dirección del ingeniero Diego García Conde entre abril de 1803 y septiembre de 1810. El arquitecto José Antonio Rincón Calcáneo los terminó entre esa última fecha y mayo de 1812, en que se suspendieron los trabajos del camino real por los ataques insurgentes y la bancarrota económica del Consulado de Veracruz.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El interior del arco de tierra está cubierto por una capa de arena fina, bajo ella se vislumbra el piso empedrado. Se perciben refuerzos modernos a manera de banqueta, para mejorar el anclaje de la estructura en el crestón de la orilla. El puente y el camino adyacente fuero construidos por operarios libres especializados y los forzados bajo vigilancia, agrupados en el llamado Presidio de Paso San Juan. Entre 1803 y 1812 trabajaron en el camino real desde Perote hasta Vergara, un máximo de 4,000 trabajadores en 9 presidios, siendo 1.400 de ellos destinados a trabajos forzados para cumplir sus condenas por delitos diversos.

 

La imagen puede contener: 1 persona
El puente San Juan y sus hermanos entre Vergara y Perote fueron participantes en numerosos hechos de armas, cuando la insurgencia comenzó a manifestarse en estos territorios a partir de 1811. Tanto realistas como insurgentes lucharon arduamente por el control estratégico de los puentes y controlar el paso de los convoyes comerciales y batallones expedicionarios venidos desde España, entre la costa y el altiplano. Numerosos combates se dieron principalmente por los dos puentes de Plan del Río, el gran Puente del Rey, el del Zopilote y el del río San Juan
La imagen puede contener: 1 persona
Lo insurgentes de Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria, fortificaron estas posiciones con parapetos, cañones y fusilería. El 24 de julio de 1815, la división del brigadier Fernando Miyares y Mancebo -recién llegada a Nueva España el 18 de junio- desalojó a los insurgentes de Puente del Rey en su avance a Veracruz por el camino abierto por el Consulado de Veracruz por la ruta de Paso de Ovejas. El 28 llegaron al río San Juan, encontrándolo fortificado por los insurgentes, con parapetos apoyados en dos lagunas a ambos lados del puente

 

 

La imagen puede contener: 1 persona
Un parapeto grande y 6 menores con sus fuegos cruzando el camino real, eran la defensa insurgente. Miyares envío a sus zapadores por la izquierda abriendo un camino, mientras abría fuego intenso para cubrir sus ruidos. Pese al cruce fallido de una partida al hundirse su lancha, atacó decisivamente capturándoles 107 caballos, luego de frente y por la retaguardia tras avanzar 585 metros. Los rebeldes finalmente abandonaron los parapetos por temor a quedarse aislados, dejando la victoria en manos españolas. Una de las mencionadas lagunas se puede ver aún a la izquierda pasando el puente hacia los llanos de Santa Fe y Veracruz

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Durante la Primera Intervención Norteamericana en México (1846-1848), el Camino Real -ahora rebautizado como Camino Nacional- fue objeto de intensos combates por parte de las guerrillas del coronel Juan Clímaco Rebolledo. La finalidad era obstaculizar a los convoyes que desde Veracruz reabastecian al ejército de Winfield Scott en Puebla. Los puentes entre Santa Fe y Plan del Río fueron muy dañados e incluso volados con cargas de pólvora en 1848, cuando ya la paz estaba firmada. Para el 1 de agosto de 1847, el de San Juan estaba ya destruido, según el informe del mayor Lally, del 99o. Regimiento de Infantería estadounidense.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El puente San Juan fue reconstruido a partir de 1854 por el recién creado Ministerio de Fomento, Colonización, Industria y Comercio de la República Mexicana, al igual que las calzadas del Camino Nacional y el puente de Plan del Río volado en 1848. Huellas de estos cambios se pueden ver aún en las elevadas e irregulares barandas del puente. Terminado de construir en 1809, tiene una antigüedad de 206 años y sigue prestando servicio a la nación gracias a la excelencia de sus materiales, soberbia arquitectura y el regular mantenimiento.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s