Ieshú ben Panthero/Jesús, hijo de Pantero


Solidariamente para Gina Domínguez Colío, antigua amiga y compañera de la Facultad. 

Por Adolfo Roberto Pérez Valdés

El nuevo rostro de Cristo.

Por Adolfo Roberto Pérez Valdés, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

La imagen superior corresponde a la reconstrucción étnica forense del rostro de Ieshú/Jesús, realizada por Richard Neave, acreditado científico de la Universidad de Manchester por iniciativa de la British Broadcasting Corporation/BBC, Corporación Británica de Radiodifusión.

La versión histórica u oficial que conocemos de Ieshú o Jesús Cristo, es la construida desde el ejercicio del poder por los clérigos helénicos cristianos, asentados en Alejandría y Roma. Pero han transcurrido dos mil años desde la muerte de Ieshú, predicador sustituto de la Buena Nueva (Evangelio) y las circunstancias de su vida surgen de las indagaciones.

La predicación o divulgación de la Buena Nueva fue un desarrollo conceptual de la Ley y los Profetas o la llamada Biblia Hebrea, esta conceptualización se originó en las comunidades empobrecidas de Canaán, desarrollo contestatario fundado en contra de los linajes dinásticos y opresivos de los sacerdotes que regían en el Templo de Jerusalem, vinculados estrechamente al imperio romano y siglos antes con el imperio babilónico.

Ieshú sustituyó a Juan en la divulgación de la Revelación innovadora.

Sin embargo, así como el rostro de arriba puede resultar extraño al creyente cristiano, aún más extraño resultaría el origen biológico del Mesías-Cristo-Ungido, que argumentó Celso en el segundo siglo D. C. en su obra DISCURSO VERDADERO, y que descalificó Orígenes en su texto CONTRA CELSO, descalificación realizada después de casi setenta años de la publicación de la obra de Celso.

Aquellos clérigos helénicos cristianos de Alejandría y Roma impusieron su versión tras enconadas polémicas tanto con otros clérigos cristianos como con pensadores no cristianos. Dichas polémicas derivaron en la persecución y eliminación de los argumentos no afines.

Para los interesados en la obra de Celso se sugiere el siguiente enlace:

https://es.scribd.com/document/31981703/Celso-El-Discurso-Verdadero#download&from_embed

La significación o relevancia de la obra de Celso consiste, entre otras argumentaciones, en que afirma que Jesús fue engendrado tras el adulterio de una miserable campesina con un soldado romano llamado Pantero.

Lápidas romanas descubiertas en 1859 en Bingerbrück . Una de ellas corresponde a Pantero. Enlace en:

https://es.wikipedia.org/wiki/Pantero

Obviamente lo afirmado por Celso fue tildado de falso por Orígenes. Trabajos arqueológicos desarrollados en Europa dieron respaldo a lo argumentado por Celso, la imagen superior corresponde a esos hallazgos científicos. Pantero efectivamente existió, fue de origen hebreo y reclutado como soldado para la milicia romana.

La falsificación o versión histórica oficial acuñada por la intolerancia de los clérigos helénicos cristianos de Alejandría y Roma acerca de Jesús Cristo-Mesías-Ungido fue convertida en un dogma.

De todo esto, lo relevante es el conocimiento o revelación de la Buena Nueva de Juan y Jesús. Los logia o dichos de ambos predicadores cananeos, se vinculan con los antiguos cultos que prevalecieron en Canaán y cuyas raíces se remontan a las herencias egipcias, recuperadas por Tutmosis/Moisés de los textos sacerdotales patrimonio de los nomos o provincias de los Faraones.

La Buena Nueva o Evangelio se enraizaba en los cultos populares cananeos, que reñían conceptualmente con el culto del Templo de Jerusalem, este culto y su capital Jerusalem fueron imposiciones de las dinastías sacerdotales, asociadas al imperio babilónico que accedió a las peticiones de sus siervos hebreos ya educados en Babilonia. Una de esas peticiones fue la reconstrucción del Templo de Salomón.

Los sacerdotes del Templo rechazaron los cultos cananeos que permanecieron en su región natal, y que eran la raíz cultural de los que no fueron llevados a Babilonia tras la conquista imperial previa a la romana. Eran dos pueblos enfrentados pero de un mismo origen étnico. A pesar de todo esto, la Buena Nueva prevalece como un ideal y realidad que salva de la opresión y la servidumbre.

@adolfoperez58

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s