El clima de las elecciones


por Celia Rosado Romero, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

por Celia Rosado Romero
Los acontecimientos en el panorama electoral tiene infinidad de caras, cada uno de los candidatos ha empeñado su palabra para ser los favorecedores en las urnas el 4 de junio, pero el enrarecimiento en las campañas nos muestran el verdadero rostro de los electores, hartos de promesas que ya ni siquiera quieren recibir lo que se les ofrece.
Tal aseveración es producto de una mira en la respuesta de los colonos de Las hortalizas cuando se les ofreció camisetas, sombrillas y lonas, sin ser aceptadas. Dos aristas, tiene el hecho. Una, que ya no quieren nada de los partidos. Dos, el hartazgo de que se les puede comprar su voto. O como diría otros, a lo mejor los otros les prometieron más.
Sin embargo, hasta el último proceso electoral nadie rechazaba nada y cumpliendo lo que señala el OPLE en su decálogo para el respeto al voto, de no ser condicionado, el votante con algún estímulo. Y si es que lo recibe no lo obliga a preferencia en la urna.
Tales consideraciones llevan a la reflexión.
La ciudadanía se ha concientizado de la necesidad de meditar por quien van a votar.
No es tan fácil engañar al elector, con dádivas.
No le importan quiénes serán los próximos alcaldes.
El votante tiene memoria.
Recuerdan el desastre económico que dejaron los últimos gobernantes.
Hartos de la partidocracia.
O simplemente, al electorado ya no le interesan las elecciones y se sumen al abstencionismo.
Lo que sí es la realidad es que nadie lleva la delantera en estas elecciones.
A todos los aspirantes para la alcaldía del puerto habrá de recomendarles que dar regalos, dinero o promesas de cumplir cómo cuando se les pide los infantes a los Reyes Magos, no es la mejor estrategia.
O también, basar su campaña en denostar al contrario, tampoco resulta. Es más, puede ser contraproducente, pues todos tienen “cola que les pisen”. El dime y diretes no lleva a nadie al buen camino del entendimiento para conocer al mejor de ellos.
A los estrategas políticos que les hablan al oído a sus postulados deben ser bastante ingeniosos para salvar los obstáculos que presenta esta elección.
Una contienda que se basa en mucho en los pasados ejercicios gubernamentales y en la necesidad de cambio.
Requiere un marketing político novedoso con personajes que olviden el glamur o lo populachero, uno provoca irritación y el otro sólo arranca risas.
Se hemos recapitular lo único que se desea es mejorar la calidad de vida. Los porteños, al igual que todos los mexicanos, su sueño anhelado es salir de la crisis económica y de la inseguridad.
Basta encargar una encuesta que es lo que pide la ciudadanía y seguramente sin equivocarnos son las dos condicionantes que prevalecen en el imaginario social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s