LA TORRE DEL TELÉGRAFO ÓPTICO EN CORRAL FALSO…


 

Reportaje de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias

Fotografía de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Les comparto estas imágenes y la crónica de nuestra última expedición de exploración y estudio históricos del camino real Veracruz-México por la ruta de Xalapa-Perote, del lunes 16 de febrero de 2015. Esta vez, el equipo conformado por don Victor Hernandez, Guillermo Avila Valladares, Luis Villanueva y yo, Mario Jesús Gaspar Cobarruvias, visitó la antigua torre de Corral Falso, sitio histórico relacionado con Xalapa y Veracruz a través de la telecomunicación óptica de la primera mitad del siglo XIX.

La imagen puede contener: 1 persona
Rumbo a Corral Falso, pasamos a Conejos a saludar a nuestros amigos de la familia Ríos, quienes nos comparten historias, experiencias y nos muestran la transcripción del documento colonial que menciona la fundación del pueblo de San José Acazónica -importante en la historia del municipio de Paso de Ovejas- el 4 de febrero de 1802.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Aquí les compartimos este documento transcrito, redactado en 1802 por el licenciado Antonio Andrés López de Santa Anna y Pérez de Acal, notario y subdelegado de la Provincia de la Antigua en Veracruz, quien fuera padre del famoso presidente Antonio López de Santa Anna, nacido el 21 de febrero de 1794 en Xalapa.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
La transcripción fue realizada por el doctor en historia Juan Ortiz Escamilla, actual director del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales y uno de los mayores conocedores de la historia de Veracruz en el siglo XIX. Tuve el gusto de conocerlo y charlar con él en diciembre de 2013, durante el seminario de LA GUERRA EN LA HISTORIA DE VERACRUZ, además de estudiar varias de sus obras.
No hay texto alternativo automático disponible.
Salimos a las 8:15 AM de Veracruz y con nuestra visita en Conejos, llegamos a Corral Falso, una localidad del municipio de Emiliano Zapata, distante 71 kilómetros al noroeste de Veracruz y 19 de Xalapa. hacia el mediodía. El clima estaba soleado y despejado en Veracruz, pero al ir ascendiendo y casi salir de la llamada Tierra Caliente, se torna parcialmente nublado y frío. Dejamos nuestro vehículo y avanzamos por difusos caminos de terracería, tupidos de maleza más alta que un hombre, hasta divisar nuestro destino a las 12:49 PM.

 

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El sitio que buscamos se halla cerca del borde de la profunda barranca de EL PORTEZUELO. Esta última palabra en la antigua toponimia española, hace referencia a un accidente orográfico, es decir, un territorio que tiene un lado en pendiente montañosa y el otro en llanuras escalonadas. Un portezuelo es concretamente un paso estrecho entre dos montañas.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Aproximadamente a 1.30 Kilómetros de distancia y 843 msnm al norte de nuestra posición, en el fondo de la barranca de El Portezuelo divisamos con los binoculares y el zoom de las cámaras, una hermosa cascada sobre un afluente o el mismo río ACTOPAN, palabra que significa “En tierra fértil”. Este torrente se halla a 0.85 kilómetros al sur de Ejido Los Ojuelos.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Nuestro objeto de estudio es una antigua torre militar construida en algún momento entre 1815 y 1826. Gracias al trabajo de los investigadores independientes José Emilio Vázquez, Carmen y William Boone Canovas, Emilio Borque, Sergio Vargas en 2011, complementado con el mío propio entre 2011 y 2015, se conoce la historia del “Telefre”. Nombre popular dado al sistema de telegrafía óptica que se quiso implantar en la Nueva España durante la Guerra de Independencia (1810-1821), para comunicar las ciudades de Xalapa y Veracruz por medio de semáforos de brazos mecánicos en lo alto de torres situadas en cerros o terrenos altos, a lo largo de 100 kilómetros del camino real Veracruz-México.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El telégrafo óptico de brazos mecánicos comenzó en 1792 en Francia, inventado por Claude Chappe, para comunicar las ciudades de Paris y Lille con 15 torres a lo largo de 120 kilómetros, transmitiendo despachos militares. Esta primera tecnología de telecomunicación de gran alcance, llegó a España en 1799, con la línea Madrid-Cádiz y en 1805 ya funcionaba el de la Bahía de Cádiz, con el modelo perfeccionados por el teniente general de ingenieros don Francisco Hurtado. Fue propuesto sin éxito en octubre de 1811 por el teniente de fragata Bonifacio de Tosta y Sánchez Montaño, al virrey Francisco Javier Venegas, ya iniciada la Guerra de Independencia en Nueva España. 

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El siguiente virrey, Félix María Calleja del Rey, que gobernó entre 1813 y 1816, retomó el proyecto para complementar el Camino Militar (camino real bajo escolta y fortificaciones). En 1815 llegó el brigadier venezolano Fernando Miyares y Mancebo con la consigna de establecerlo, además de construir una línea telegráfica de 10 torres militares desde el Cerro Macuiltépetl, Los Pajaritos, Corral Falso, Cerro Gordo, fortín de Ordenes Militares, la Cuesta de la Calera, Cerro de la Concepción, fortín de La Antigua, la Loma Criolla hasta llegar a la fortaleza de San Juan de Ulúa. Bajo Miyares y de Tosta, entre 1815 y 1820 solo se hicieron obras entre Xalapa y Plan del Río (34.9 de 100 kilómetros).

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Por fuera, la torre está rodeada por una espesa masa de arbustos con filosos cornizuelos (Acacia cornigera) y uñas de gato (Uncaria tomentosa), además de nopales espinosos. Por dentro está llena de basura y árbustos. Tras un breve desayuno con tacos de carnitas compradas en Tejería, Luis Villanueva examina la estructura buscado puntos de apoyo, don Victor Hernandez contempla la cascada y después nos cubre fotográficamente, Guillermo Avila Valladares reconoce el terreno alrededor y yo despejo a machete la pared frontal y el interior, para poder hacer el levantamiento arquitectónico y fotográfico a plenitud. Hacia las 2:06 PM ya estamos listos para las mediciones

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Pese a su lejanía en un punto remoto y no precisamente de fácil acceso en la llanura de Corral Falso, la pared interna de la antigua torre muestra señales de anteriores visitas, con rayones de alusiones sexuales sobre el revestimiento. Es la misma detestable costumbre que tanto ha afeado el fortín de Plan del Río y que parece estar muy extendida entre los jóvenes del Estado de Veracruz

 

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
La torre de telegrafía óptica de Corral Falso muestra un 40% de destrucción en sus 4 paredes, pero lo que sobrevive nos permite darnos una idea bastante precisa de su diseño arquitectónico. Se trata claramente de un edificio de dos cuerpos (sótano y piso), de planta cuadrada irregular con los muros ligeramente escarpados y un perímetro de aproximadamente 14.56 metros. Con brújula y GPS establezco que está alineada en eje sureste-noreste a unos 8.51 kilómetros lineales de la torre del Cerro Gordo, por la cual era conocido como Cerro del Telégrafo después de la década de 1820

 

No hay texto alternativo automático disponible.
La pared del lado noreste es la mayor, con 3.84 metros de largo, las dos laterales tienen una diferencia de 2 centímetros y la frontal, por donde entramos, mide 3.62. El método constructivo es el mismo que se ve en la torre de Cerro Gordo y el fortín de Plan del Río: sólida mampostería rústica de piedra caliza colocada en forma irregular y pegada con mortero de cal y arena, con los muros recubiertos con aplanados. Quedan aún vestigios de los revestimientos. Fue construida con materiales que abundan en la zona, próxima al camino real Veracruz-México

 

La imagen puede contener: 1 persona
Hacia las 2:48 PM terminamos las mediciones de la parte interna y todos sus componentes. Localizamos la entrada en el segundo nivel del lado noreste de la torre, opuesto a la llanura de Corral Falso por donde llegamos. Este tipo de entrada era común en las torres de telegrafía óptica europea, cuyos lineamientos técnicos siguieron las del Telefre: disponían de puente levadizo/escaleras para acceder, cerrándose en caso de ataque. El telégrafo óptico español era solo para uso del rey y necesidades militares. Al igual que en el fortín de Ordenes Militares, dispone bajo el puente, de una gran ventana abocinada cuadrada para ventilación e iluminación del nivel inferior.

 

 

La imagen puede contener: 1 persona
Dispone de dos aberturas circulares de 16.3 centímetros de diámetro en cada pared y muy elevadas. Sirven como respiraderos y para complementar la dotación de luz y aire en el nivel inferior, que debió utilizarse como bodega e incluso como polvorín, para la corta guarnición. El escaso espacio interior apenas permite libertad de movimiento para 4 hombres altos en cada nivel. Según el plan del Camino Militar diseñado por el virrey Calleja en 1813, la guarnición más cercana estaría en Cerro Gordo con 75 infantes y 25 jinetes dependientes del comandante de Xalapa.
No hay texto alternativo automático disponible.
En los flancos de la torre y a mitad del segundo nivel, se aprecian unas aberturas en forma poligonal de buzón, un elemento arquitectónico militar muy inusual pero que aparece también en la torre de Los Pajaritos, ubicada cerca del cuartel de El Encero, antes de su remodelación. Esta es el “telefre” aun existente más parecido al de Corral Falso. Son demasiado estrechas y pequeñas para disparar armas largas de fuego, pero son excelentes para ventilación, iluminación lateral y en un momento dado arrojar granadas a un enemigo que aprovechase el punto ciego de la defensa de la torre, al pegarse a los muros.
No hay texto alternativo automático disponible.
En la pared norte tiene una abertura con derrame pronunciado hacia abajo, cuya finalidad es arrojar granadas o explosivos pequeños hacia abajo. Las buzoneras y este conducto son elementos de la Defensa Poligonal propuesta por el marqués Marc-René de Montalembert (1714-1800) para devolver a la torre su papel como centro de la defensa que poseía en la Edad Media (476-1453) y que fue ocupado por el baluarte poligonal con baterías de cañones en las plataformas. Una torre bien auto-defendida requiere menos soldados, armas y es más rápida de construir y económica de mantener. Por estas razones, el brigadier Miyares, escogió este diseño para las casamatas del Camino Militar.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Estando en lo alto tranmitiéndome los datos, el maestro Luis Villanueva localiza los desagües que posee la torre en el vértice de sus flancos. Están diseñados para no interferir con las buzoneras. Aunque el índice pluviométrico de agua de lluvia en Corral Falso no es tan alto como en Puente Nacional, La Antigua o Veracruz, la torre debe contar con este elemento indispensable para evitar su desgaste y derrumbe.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El muro sur cuenta con dos muy bien conservadas troneras abocinadas para fuego de fusilería, de aproximadamente 80 centímetros de alto. Posiblemente la casi destruida cara sureste poseía 1 o 2. La defensa de la torre por sí sola era muy escasa, dado el corto número de defensores que podía alojar, por lo que el virrey Juan Ruíz de Apodaca, sucesor de Calleja decidió en 1816 que las pequeñas casamatas dejadas por Miyares tuviesen alrededor parapetos de tierra con buen espesor y estacadas en punta. La guarnición promediaría en 2 oficiales, 30 hombres alojados en un barracón y 1 a 2 pequeños cañones capaces de arrojar balas de a 6 libras de peso.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Salimos ahora al exterior, ahora Guillermo Avila Valladares y yo hacemos la medición del perímetro. Los muros poseen 50 centímetros de espesor y miden los laterales 4.60 metros de largo y los frontales 4.75. Luis Villanueva calcula matemáticamente la altura de la torre, dando una cifra de 6.72 metros, que bien puede elevarse hasta 7 metros. La pared sur es la mejor conservada y apreciamos la claramente la defensa central de las troneras con los conductos para granadas en los costados. En los bordes del techo no se aprecian almenas, merlones, ladroneras ni cañoneras como el fortín de Ordenes Militares.

 

La imagen puede contener: 1 persona
Una muralla de piedras amontanadas de 1.20 metros de alto y 92 centímetros de espesor, cierra el terreno dejando en medio a la torre telegráfica y terminando hasta el borde que lleva a la barranca de El Portezuelo. El Viejo camino real de Plan del Río a Cerro Gordo hacía una gran curva adentrándose en Corral Falso, donde en 1815 existía una pequeña venta habitada para servicio de los viajeros, luego se unía con el camino Nuevo abierto por el Consulado de Veracruz entre 1803 y 1812, que era una calzada ancha y cómoda para carruajes entre el Puente del Rey y Corral Falso, a testimonio del brigadier Miyares en junio de 1815.

 

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Don Victor Hernandez y yo cruzamos la muralla para examinar el frente de la torre donde está la entrada. Un gran árbol ha crecido en esta parte y sus raíces han crecido hacia arriba sujetando la estructura y aprovechando los respiraderos circulares. Dada la enormidad del árbol, la masa de arbustos y las pocas horas de luz que tenemos, renunciamos a limpiar esta parte, podemos hacerlo en un segundo viaje y mejor equipados. Desde la planicie más allá de la muralla en dirección a Actopan y Chicuasen, la torre y su masa de mampostería de pidra pasan desapercibidas por la capa vegetal que les oculta.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El capitán inglés George Francis Lyon, regresando de la Ciudad de México a Veracruz, menciona el 7 de noviembre de 1826 su paso por la ranchería de Corral Falso “..donde se encuentra un edificio que parece un puesto de señales”. Escrito en su interesante obra RESIDENCIA EN MÉXICO, 1826: DIARIO DE UNA GIRA CON ESTANCIA EN LA REPÚBLICA DE MÉXICO publicada en 1828. Su transcripción en español, puede consultarse también en el Tomo III de la colección 100 VIAJEROS EN VERACRUZ, CRÓNICA Y RELATOS.

 

No hay texto alternativo automático disponible.
La gran masa de arbustos con púas se concentra únicamente en el área de la torre, porque alejándonos un poco, percibimos grandes terrenos limpios y frescos. Esto nos hace recordar que entre diciembre de 1861 y febrero de 1862, Corral Falso fue sede de un enorme campamento fortificado con un semicírculo de fortificaciones con reductos, barricadas y trincheras artillados con más de 40 cañones traídos de San Juan de Ulúa y los baluartes de Veracruz. Aquí se asentaron más de 3.500 oficiales y soldados de la 1a. División del Ejército de Oriente, para repeler la invasión de la Triple Alianza (España, Inglaterra y Francia) que había ocupado Veracruz el 17 de diciembre de 1861.

 

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
El campamento fortificado de Corral Falso se hizo en previsión de que los ejércitos extranjeros avanzaran por el camino nacional de Xalapa hacia la capital. Pero tras conocerse las disposiciones establecidas en los Tratados preliminares de La Soledad y que avanzarían por el camino de Córdoba y Orizaba, fue abandonado por órden del general Pedro Hinojosa, ministro de guerra y marina, con gran disgusto de los generales a cargo. También en Corral Falso es donde se aconsejaba a Santa Anna presentar batalla a los norteamericanos en abril de 1847, en lugar del Cerro Gordo, para aprovechar la superioridad numérica de la caballería mexicana y dar mejor maniobra a la infantería en terreno plano. — con Victor Hernandez y Luis Villanueva.

 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Antes de retirarnos de la antigua torre de Corral Falso, obsequio a cada uno de mis fieles amigos expedicionarios, en celebración tardía del Día del Amor y la Amistad en que no pudimos reunirnos, una moneda de 10 centavos de hace 69 años para que aumenten sus colecciones. Pues somos estudiosos de la ciencia de la Numismática. Una moneda como esta, llamada “Calendario Azteca” de 1946, en buen estado puede valer 60 pesos mexicanos. Nueva y sin circular hasta 1000. Fueron hechas de cuproníquel (aleación de cobre, níquel y elementos sólidos como hierro y manganeso), miden 23.5 mm, pesan 5.5 gramos y se acuñaron con 8 fechas: 1936, 1937, 1938, 1939, 1940, 1942, 1945 y 1946. 

 

No hay texto alternativo automático disponible.
Hacia las 4:00 PM nos retiramos de la torre para regresar a Veracruz. Por la emoción de visitar este vestigio de la historia de las telecomunicaciones (yo lo visité antes el 28 de septiembre de 2011), olvidamos cargar suficiente agua y ahora pagamos las consecuencias. Queremos pasar a Tolome a cenar pollo con nuestro buen amigo Francisco Castillo Molina, quien siempre nos recibe. Mientras recordamos que el brigadier Miyares hizo construir 4 brazos mecánicos para montarlos en las torres y fortines del Camino Militar, que junto con sus diccionarios y tablas estarían a cargo del teniente coronel Manuel Joaquín Rincón y Calcáneo (1784-1849). —

 

La imagen puede contener: 2 personas
Paramos en Paso de Ovejas por líquidos, no encontramos a “Panchito” en Tolome y ni donde comer pollo, así que recalamos en las afueras de Puente Jula por unos tacos al pastor y de bistec, a orillas del que fuera el camino real. La pésima situación financiera primero retardó los proyectos de Fernando Miyares (quien murió en 1816) y Bonifacio de Tosta, construyéndose difícilmente algunas torres. Luego la aparente paz lograda por los realistas con economía en bancarrota, comercio, haciendas y ranchos devastados por la guerra, llevó a la suspensión definitiva del proyecto de telegrafía óptica.

 

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo
Con el hambre que tenemos por la dura caminata por la llanura pedregosa de Corral Falso, los tacos nos saben a gloria en el fresco atardecer del lunes de Carnaval 2015. El 31 de agosto de 1816, cuando aún se contemplaba establecer los telégrafos ópticos, el recién instaurado virrey Juan Ruíz de Apodaca, ordenó que hasta su entrada en funcionamiento, se utilizara un sistema de comunicación y alerta por cañonazos entre los fortines establecidos desde El Encero hasta Veracruz. Dos disparos seguidos fuera del horario establecido, eran la señal de que uno de ellos requería pronto auxilio.

 

 

 

La imagen puede contener: 1 persona
Disfrutamos la cena con mucha alegría, pues el viaje fue un éxito y traemos no solo nuevas vivencias, sino datos para aportar a la historia de Veracruz y a su conocimiento por parte de nuestros compatriotas y amigos en otros países. Finalizamos mencionando que Estados Unidos estableció la primera línea de telegrafía óptica en América en 1804, uniendo la isla Martha’s Vineyard con la ciudad de Boston, a lo largo de 104 kilómetros. La de Veracruz pudo ser la segunda, pero después de 1821, los gobiernos del México independiente tampoco mostraron interés en proseguir lo ya realizado. NOS DESPEDIMOS, QUE TENGAN TODOS USTEDES MUY FELIZ NOCHE. —
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s