Presencia juvenil


Por Celia Rosado Romero, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

por Celia Rosado Romero

 

El desinterés de la juventud en los procesos electorales es de considerar, por la cantidad de potenciales votos que podrían marcar la diferencia en las elecciones del 4 de junio y posiblemente en la próxima votación a nivel nacional, para elegir al sucesor de Enrique Peña Nieto.
Durante el sexenio de Vicente Fox se sentaron bases para la creación de una política de juventud, pero no se generaron mecanismos para el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve).
No se diera seguimiento a las líneas de acciones propuestas por ese entonces por los grupos de asociaciones civiles preocupadas por las acciones que podrían fructificar en mejoras de inclusión de ese sector poblacional.
Es más, haciendo historia se recordarán las manifestaciones de estudiantes exigiendo ser escuchados y podemos no estar de acuerdo con sus mensajes o sus métodos pero de que se hicieron presentes no se puede ignorar.
Según el Índice Nacional de Participación Juvenil INPJ en su estudio del 2015-2016 del organismo Jóvenes en Movimiento Asociación Civil, señala puntualmente que la base de la cual está partiendo la juventud es poco fértil, sobre todo en política pues enfrenta éste sector, dos fenómenos bastante preocupantes.
Uno, las tasas de abstencionismo de los jóvenes supera el 40 por ciento en las elecciones federales y son aún mayores en las elecciones locales (INE, 2014).
Dos, la falta de oportunidades que tuvieron los jóvenes para ocupar cargos de elección pública.
Sí consideramos la primera primicia, el trabajo será fomentar el voto del joven, dado que más de la mitad de ellos no están involucrados en los procesos democráticos, lo que ha limitado la representatividad de sus interés en las diferentes agendas de las estrategias políticas, a nivel nacional, estatal y local.
En las estadísticas del mencionado estudio señala que la Cámara de Diputados hay 24 diputados jóvenes, mientras en la anterior Legislatura eran 26.Además de reducirse la cantidad, el porcentaje de jóvenes, 5 por ciento, es bajo (Ollin, 2016).
Las recientes investigaciones a nivel global están preocupadas por la situación que representa el fenómeno, sin embargo, ahora está empezando a tener la presencia que requiere ante la demanda de los jóvenes a ser tomados en cuenta.
Los organismos internaciones implementan cada vez más eventos, estrategias y políticas públicas enfocadas a este grupo poblacional. El enfoque es de manera trasversal como un asunto de desarrollo, más que como una estrategia de asistencia grupos vulnerables, en función de toma de decisiones.
Bajo tal espectro, la medida del gobierno federal en este sexenio apoyando a jóvenes para gobernar entidades federativas, ejemplo Veracruz, no fue la más acertada. Los resultados los tenemos a la vista. Gobernadores acusados de diversos delitos son noticia de primera plana en los medios nacionales de comunicación.
Pero, se debe ser honesto en el juicio; también se puede afirmar que los viejos políticos no han dado tampoco buenos resultados. El estancamiento económico del país es resultado del ejercicio de poder de infinidad de políticos y líderes cuya edad rebasa los 50 años, es decir al umbral de la tercera edad.
Por tanto.
 En el ámbito político y ejercicio de la ciudadanía en los gobiernos municipales y aún en los partidos políticos su participación es escasa o nula.
 Desconocen la estructura gubernamental de sus municipios o sus funciones.
 Pocos o casi ninguno conoce las actividades que desarrollan los regidores de sus ciudades, no se acercan a ellos para exigirles cumplan sus obligaciones.
 Aceptan las decisiones que se toman en los Cabildos sin cuestionarlas.
Escribir sobre el sector juvenil en este momento de elecciones municipales obliga a puntualizar un suceso.
Vale la pena reflexionar de un caso que se presenta en el estado de Veracruz.
En el municipio de Boca del Río, una joven estudiante de 22 años, conformó una planilla con el 90 por ciento de jóvenes, para contender por la alcaldía el 4 de junio. Es una de las féminas que aspirar a ser alcaldesa. Además, la más joven de todos los candidatos de los 212 municipios. Compite con otros seis aspirantes a buscar la preferencia de los lugareños.
Cuando se le ha preguntado por qué abandera un partido poco conocido en el electorado y de poco tiempo conformado afirma: se me invito, está abierto a las nuevas ideas y a la participación de jóvenes generaciones que desean recuperar el concepto del quehacer político, el que busca el bien común en un marco de inclusión, tolerancia y respeto al Estado de derecho.
Indira Zavariz Andrade de familia boqueña, habrá que asumir la responsabilidad de darles voz a los jóvenes en ese ayuntamiento.
Sobre todo, ser parte de una nueva sociedad justa y libre.
Dejar atrás lo apolítico y apático.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s