SIGUEN LIBRES AUTORES DE LA MASACRE DE 1971


Por Raúl González Rivera
*

SIGUEN LIBRES AUTORES
DE LA MASACRE DE 1971

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Así como la matanza estudiantil de 1968 no se olvida, igual la masacre ocurrida el 10 de junio de 1971, exactamente hace 46 años, tampoco deja de recordar a los mexicanos que los autores, o uno en especial de esa gesta que la historia contemporánea registra, sigue vivo y en libertad.
Gracias a la intervención del abogado Juan Velázquez, al ex presidente Luis Echeverría Álvarez no le llegó la guadaña que lo habría puesto tras las rejas, acusado de cometer “crímenes de lesa humanidad”.
Para el caso de los genocidas y autores de crímenes de lesa humanidad, la cárcel –desde el punto de vista de la norma penal internacional– podría alcanzar una penalización a perpetuidad.
Lamentablemente, para la causa sobre todo de la clase estudiantil de los años sesenta y setenta, la justicia llegó tardíamente. Ambos delitos no los había en ninguna legislación nacional, ni la federal ni la concerniente a los estados del interior del país. Y México, por no haber sido registrado en los anales de los crímenes en semejantes condiciones en el ámbito internacional, quedaría fuera de toda pesquisa en este contexto.
Pero la deuda histórica quedó pendiente de ser saldada.
Durante el régimen de Vicente Fox, algunos de los líderes estudiantiles de los años setenta iniciaron un procedimiento judicial en contra de LEA, consiguiendo que inclusive el ex presidente tuviera que comparecer ante los agentes del ministerio público, para cantar su verdad, acerca de la doble matanza. Cuando ocurrió la masacre de Tlatelolco, Echeverría Álvarez operaba como secretario de Gobernación.
Y si bien el presidente Gustavo Díaz Ordaz saliera a la luz pública diciendo que él era el único responsable de los hechos ocurridos en la plaza de Tlatelolco, Echeverría había sido el brazo ejecutor de la doble acometida de barbarie, pues en 1971 ya había ascendido a ocupar la primera magistratura del país.
Hace 46 años se suscribió el halconazo, que a la postre condenarían grupos civiles de todo el mundoy que a México le diera la fea imagen de ser un país represor y sobre todo adversario de las libertades de opinión, de escribir y de actuación en la política, que cuestionara al régimen de la presidencia exacerbable.
Los mexicanos no desaprovecharon la oportunidad que le brindaba la alternancia en el poder, así que apenas iniciados los primeros meses de la actuación presidencial de Vicente Fox, acometieron acusando penalmente al ex presidente LEA de cometer “crímenes de lesa humanidad”, consiguiendo que fuera citado ante tribunales judiciales, pero sin conseguir una sentencia que lo condenara a pagar con cárcel sus delitos.
El penalista Juan Velázquez se haría cargo de su defensa, consiguiendo que le eximieran de tal sentencia, arguyendo que los delitos por los cuales se le quería mandar a prisión ya habían prescrito, desoyéndose la advertencia de que tratándose de semejantes atrocidades cometidas con abuso de poder y autoritarismo, precisamente no prescriben.
Sin embargo, el ex presidente Echeverría Álvarez jamás volvió a aparecer en público y cuando lo hizo, acudiendo a las instalaciones de la UNAM, de inmediato, identificado por los estudiantes, fue acosado, vilipendiado y obligado a salir huyendo, no sin antes sufrir las consecuencias en su humanidad de las piedras que muchos de los estudiantes lanzaron en contra de su propia humanidad.
Empero, el ex presidente, una vez que concluyó su periodo de mandatario, prácticamente optó por recluirse en su residencia particular de San Jerónimo, ya que en cada aparición suya en la calle, en foros o cualquiera participación en público, ha sido objeto y sigue siéndolo de la ola de adjetivos y reclamos estériles de los mexicanos que culpan a LEA, precisamente, de las dos matanzas estudiantiles, la del 68 y la del 71, respectivamente, pues esa página del libro alusivo a la violencia cometida por el estado en contra de los universitarios, continúa abierta.

* EVA CADENA, ESPERA AHORA
QUE LE PIDAN PERDÓN

Lo que son las cosas.
El genial escritor y abogado penalista Frank Kafka, tendría suficiente material para escribir su nueva novela.
O el propio Ripley tendría material suficiente para suscribir el suceso, en la página de “¡Aunque Ud. no lo crea!”.
Toda una trama fue encendida en torno a la ex diputada local Eva Cadena, con el fin perverso de exhibir como prototipo de la corrupción a Morena y su guía nacional Andrés Manuel López Obrador.
Afortunadamente el común de electores ni es menor de edad, ni está loco y menos es un tarado, así que sufragó en las pasadas elecciones como mejor convino a sus intereses partidarios y de vocación por tratar de ver un porvenir más promisorio.
Para un partido como Morena, el que haya obtenido 17 alcaldías municipales quiere decir que es mucho, pues dicho membrete por vez primera hace su aparición en una justa por los ayuntamientos locales. Y por otro lado, la alternancia o la pluralidad, como usted quiera, son mano en semejantes procesos porque, de otra suerte, no se entendería el juego de la política con base en un ejercicio democrático como es el que tiene ganado el sistema de partidos políticos, con todo y sus imperfecciones, se dice.
Pues bien, la diputada local Eva Cadena a estas alturas estaría exigiendo que todos sus detractores, muchos de ellos al grado de llevarla al patíbulo, deberían estarle solicitando su perdón, pues se equivocaron cuando la grabaron –si no fue montaje–, recibiendo un fajo de billetes, mismos que, a decir suyo, nada podía decir porque serían para pagar el rescate del delegado de Conafor, Martín Gelasio Castillo Calipa, quien permanece bajo secuestro desde el pasado mes de febrero de este año y sin que nadie sepa aún de su paradero.
Esta fue la escueta explicación que hizo Eva Cadena a quienes la cuestionaron, para dar el cerrojazo a un asunto que, visto así, pareciera entrar en el marco del claro entendimiento, pues no era dinero para López Obrador ni Morena, sino para cubrir un rescate.
Y hechas las aclaraciones de rigor, los detractores de doña Eva y por supuesto los terceros perjudicados, como fueron AMLO y Morena, tendrían que recibir inclusive las disculpas del dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, quien habría arremetido brutalmente para acusar de corrupción al partido y su dirigente nacional, metidos con calzador en un video que la propia Eva ha aclarado que andaba en una pesquisa para salvar la vida de un funcionario federal secuestrado, lo que hasta le podría reivindicar devolviéndole su curul de diputada por Morena y no de legisladora independiente, del que fue despojada cuando la hicieron trizas con la censura desmedida por parte de los socios priistas principalmente.
Esperemos.

* NIÑOS Y JÓVENES ADICTOS
EN LA ESCUELA Y LA CALLE

Lo ocurrido apenas hace una semana en torno al edificio de la Escuela Secundaria Técnica número Tres, es la punta del iceberg de un asunto que comienza a incidir debido al alto consumo de drogas estupefacientes, un fenómeno que lo sabe la conciencia nacional, pero no se atreve a combatir con todos los argumentos habidos y por haber en materia de la prevención.
Los muchachos, saliendo apenas de la niñez o la adolescencia –a la manera de los grupos porriles que alguna vez asentaron sus reales en la Universidad Veracruzana y que gracias al gobernador Agustín Acosta Lagunes fueron exterminados, siendo su rector el contador Carlos Manuel Aguirre Gutiérrez–, tomaron las calles del entorno del plantel y de inmediato iniciaron una guerra de huevos podridos con harina y destruyeron sus cuadernos de las clases a las que quizá muchos de ellos jamás asistieron ni leyeron.
Mucho se dijo que la valentía asumida por numerosos muchachos se debió al calor de las drogas que antes habrían consumido, porque del fenómeno de las adicciones todos lo saben, aunque no quieren reconocerlo.
Los papis de sus hijos, suelen negar que sus pilluelos sean adictos, y si lo confirman, se hacen los desentendidos, arguyendo que se trata de simples anécdotas o simplezas de chavos, a los cuales más tarde que temprano –argumentan los propios progenitores de esos pequeños monstruos–, que ya pasará y volverán por sus fueros a ser los niños buenos, como los recuerdan cuando fueron a recibir sus clases del kínder o los primeros años de la escuela primaria.
El extinto doctor Rafael Velasco Fernández, ex rector de la UV y especialista en materia de adicciones entre los jóvenes, contaba en su acervo una impresionante cantidad de casos, cuyos padres llegaban a tocar las puertas de su consultorio en las instalaciones del sector salud, y algunos más en su clínica particular, empero la preocupación de sus progenitores no era lo suficientemente real ni entregada como lo exigían las circunstancias. Tanto para atacar dichos males, como para entender y comunicarse con sus herederos.
Empero, por otro lado, no se necesita ser experto para saber que nuestras calles se encuentran bastante abarrotadas por los muchachos en edades menores a los 20 años y que ya caminan dando tumbos, iluminados y acelerados otros tantos, debido al consumo de alguna de las 15 variedades de drogas que, según cuentan especialistas de la policía, se pueden encontrar en el mercado.
Las facilidades con que consiguen los estupefacientes, igual, dejaron de causar algún asombro.
En estos y otros casos, que bien pudieran ejemplificar el avance de la drogadicción de menores, sobre todo, tiene sus raíces sin duda en el desmoronamiento de la familia como institución, la falta de solidez en los padres y madres de familia y la ausencia que les provoca la desatención en la escuela primaria y los planteles posteriores, hasta los universitarios. Ni duda.
La caída de los valores no la detiene nadie y las instituciones públicas están empeñadas en otras cosas, que nada tienen que ver con el desenvolvimiento humano de sus gobernados y los hijos de éstos. Al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s