EL HAMBRE PUEDE ESPERAR


por MARÍA GUADALUPE RICO MARTÍNEZ

 

por María Guadalupe Rico Martínez, egresada de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (Desde Tampico, Tamaulipas)

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reafirmó en 2014 en Roma durante la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición el derecho de todas las personas a tener acceso a alimentos sanos y nutritivos, en consonancia con el derecho a una alimentación adecuada y a no padecer hambre.

Sin embargo, a partir de 2015, cada año aumenta  el hambre en el  mundo, 800 millones de personas  sufren subalimentación crónica, 60% de las personas que padecen ese flagelo viven en países afectados por conflictos bélicos o por fenómenos agudizados por el cambio climático.

Un Estado presenta vulnerabilidad alimentaria cuando el 25% de los productos que consume provienen del exterior, y México está en un 60% de importación de alimentos.  La mayor parte controlada por 20 grandes trasnacionales cuyo objetivo va más allá de proporcionar productos saludables, etiquetan con notas aparentemente confiables bajo el auspicio de las autoridades sanitarias o encontrando un resquicio en las leyes.

La mala alimentación, los “productos son conocidos” excesos de grasa, sal, azúcar, o en fin “comida chatarra”.  Ciudadanos trabajadores con residencia alejada de su centro de labores, en general, familias con poco tiempo destinado a la preparación de los alimentos y a su consumo. De ahí se asocian algunas enfermedades; puede disminuir la respuesta del sistema inmunológico, alterar el desarrollo físico y mental e incrementar la vulnerabilidad a enfermedades como obesidad, desnutrición, diabetes, etc.

Los líderes del G 20 reunidos en Hamburgo intentaron este fin de semana conjurar el riesgo de una guerra comercial de efectos devastadores, quién vende y quién compra más, bajo qué condiciones. El tema de la hambruna estuvo lejos de sus verdaderos intereses. Por cada día agrupado en Alemania, murieron en el mundo 25 mil personas con problemas relacionados a la ausencia de comida.

Casi a la par, paradójicamente los estadistas cenaban en opulencia, FAO declaró hambruna en Sudán del Sur, informó: más de 20 millones de personas están a punto de morir, la Geopolítica del hambre ilumina además a Somalia, Nigeria y Yemen. Pero, ¡eso no importa!, que continúen muriendo de hambre.

CONTAMINACIÓN.-Las víctimas ecuatorianas que demandan por 9,500 millones de dólares a la petrolera Chevron por daño medioambiental buscan “globalizar” la lucha social de la Amazonía ecuatoriana, para que la petrolera no quede impune.

lupitarico@hotmail.com

http://verdeclaronoticias.blogspot.mx/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s