EL IDEAL, QUE FUERA UN PATRIOTA EN 2018


Por Raúl González Rivera
*

EL IDEAL, QUE FUERA
UN PATRIOTA EN 2018

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Los últimos patriotas se dieron en el periodo de la Reforma y don Benito Juárez sería el último en ofrecer su vida si fuera necesario para acabar con aquella época de los constantes cambios de gobierno, precisamente porque no apareció el patriota que encabezara los destinos del país.
Un patriota, como lo pide el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, tendría que ser un mexicano de cualidades excepcionales, difícil de encontrar, pero necesariamente un hombre de carne y hueso, como todos.
Un patriota tiene que obedecer a contar con un personaje inmensamente rico culturalmente, que conozca la historia y la geografía de este país, que ame y sienta correr por sus venas la indignación cuando el poderoso Tío Sam manda a volar a once millones de indocumentados aztecas, a los cuales acusa de ser asesinos, violadores y narcotraficantes.
Un patriota tendría que ser alguien inclusive seguro de ofrendar su propia existencia, si con ella el país asumiera un rol distinto de auténtico cambio a una vida democrática, plural, de respeto al país y a los mexicanos de los cuatro costados del anchuroso territorio nacional.
Un patriota demanda el mexicano ejemplar, que seguramente es el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, un personaje vivo, congruente con el tiempo que le toca vivir y heredero de una de las facetas de la historia y su autor, que más han prestigiado al país en los últimos cien años, como fue el periodo en que su padre, el general Lázaro Cárdenas, gobernó y bien para el pueblo azteca.
Claro que sería prácticamente imposible que el país se amaneciera en el próximo año de 2018 con la novedad que de entre los mexicanos hay el patriota que, ajeno a todas las tentaciones que al grueso de los políticos empequeñece por sus perversas ambiciones, condición que generaliza o deriva en mandatarios cortos, ambiciosos, a los que en un primer plano el dinero, el tráfico de influencias y la mísera mira hacia el porvenir, afirman gobiernos y a un país en una bancarrota permanente.
Si bien es cierto que los bienes y servicios materiales son sustanciales para la exitosa marcha de un pueblo, no es menos verdadero que la categoría de un gobernante comienza por su acervo intelectual, su vocación de servicio, sin esperar nada a cambio, que se rasgue las vestiduras, porque a su país siguen acompañándole la pobreza, la miseria intelectual y cultural, lo que hace de la gran familia azteca igualmente un conglomerado sin alientos ni las menores aspiraciones que no sean las de contar con una media sobrevivencia.
Mexicanos patriotas, como Pancho Villa y Emiliano Zapata, después de Juárez, los Lerdo de Tejada y seguramente otros tantos que ofrendaron sus vidas a cambio de que le fuera bien a este país.
Porque hace tiempo que sólo se lee que gobernantes van y vienen y dejan una secuela de odios y rencores, amén de los beneficios y privilegios con que se retiran aquéllos y sus bandas con fortunas personales en millones de pesos, negocios de fábula, concesiones y más raterías, amén, por supuesto, de haber impreso en sus tiempos constitucionales un discurso falaz, engañoso y mentiroso.

* PODRÍAN DARSE GRAVES
CONTRADICCIONES EN LA CÁMARA

Si se confirma que por un lado corren a más de cien empleados, aduciendo que el presupuesto no alcanza, pero hay los legisladores que devengan más de doscientos mil pesos y perciben además otros tantos miles en privilegios, dietas y viáticos, se podría darse un estado de verdadera contradicción en el seno de la cámara local de padres conscriptos.
Son varias las voces salidas del recinto legislativo que chocan con la supuesta disposición de diputados para hacer la justicia y rendir los mejores frutos al grueso de la sociedad veracruzana.
Este sentir y cantar ha sido prácticamente desde que asumieron sus curules los señores diputados, lo cual sea o no cierto merece la atención de alguno de los órganos de fiscalización interior del poder legislativo y que la opinión pública debe conocer de manera amplia y efectiva. La cámara de diputados no es un negocio de unos cuantos. Es el recinto de donde han de emitirse las leyes que rigen la vida de los veracruzanos y, por otro lado, tiene a su cargo la gestión social.
Un día Cinthya Lobato reclamó a su propia fracción de legisladores albiazules, porque a ella regatean las partidas presupuestarias, privilegiando a otros de su misma filiación.
Y hasta allí podría entenderse que el pleito hacia los interiores del recinto legislativo no sólo se registren rondas de debates y se conformen nuevas leyes y algo más, como son las que ajustan a chaleco y petición de parte, sino que, además, los dimes y diretes y pleitos están por explorar otros caminos tortuosos en linderos que otros no lo creerían, a no ser que trascienden extramuros.
Empero, en ese tenor, no se han podido contener los apetitos voraces de ingenuos o maliciosos que ahora cobran como diputados y para poder hacerse de partidas más abultadas han anunciado el cese de un centenar cuando menos de empleados, de los incorporados en la plantilla de burócratas de confianza.
Obviamente, en este agrupamiento los mejor asalariados y que en algunos ejemplos han cumplido diez, quince y veinte años de ejercicio laboral, también son de los mejor calificados para el trabajo que realizan en mentideros donde no pueden darse las improvisaciones.
Más aun, el líder Amado Cruz Malpica acusa que mientras se corre a 64 trabajadores que ningún daño causaban a la legislatura, un buen número de diputados locales presiona para hacerse de millonarias sumas para su propio provecho, bajo la argucia de que dichos recursos los necesitan para hacer de su función un trabajo de servicio al resto de la sociedad.
Por cierto, en esta enconada a semejanza de las que realizaban los diputados del régimen duartista al pueblo veracruzano, los diputados abanderados con los colores de Morena permanecen ajenos y distantes a cualquier involucramiento que más tarde se vaya a prestar para la sospecha.
Lo peor, que los diputados ni siquiera saben de cuánto es el monto del presupuesto que maneja el poder legislativo, cómo es que van a saber cuál es la realidad que viven casi ocho millones de veracruzanos. Al tiempo.

* SI LINO KORRODI NO FUERA
CON AMLO, NADA OCURRIRÍA

Si Lino Korrodi Cruz dijera que va con el PAN y con cualquiera otro, pero no con Andrés Manuel López Obrador, seguramente no se generaría el chismarajo que lleva una semana en páginas de los periódicos y las redes sociales, lo cual entraña un verdadero peligro para la oposición a Morena, pues al personaje aludido le adjudican condiciones de Superman suficientes como para hacer de nueva cuenta un candidato ganador en las elecciones de 2018.
Ninguna otra personalidad había despertado tal corriente de opiniones como el empresario, que mil veces ha dicho que va con AMLO, pero sin que sus servicios hayan sido alquilados, como es el hecho de forrar las alforjas del partido Morena y que ese recurso vaya a ser invertido en la campaña del 2018 a favor del partido mencionado.
Qué terror les provoca a los políticos que militan en otras trincheras, el hecho de que Korrodi haya dicho que ahora no va con el PAN y que ha mostrado sus respetos a AMLO y éste lo ha aceptado en el cuerpo de asesores, no más.
La secretaria general de Morena, Yeidckol Polevnsky, ha reiterado que de ninguna manera Korrodi hará nada para conseguir dinero y darles a la campaña de Morena.
En efecto, Korrodi integró al cuerpo de empresarios que se cayeron con sus bolsas millonarias y pudieron cubrir los gastos de la campaña presidencial de Vicente Fox. Como se recuerda, el genial empresario y vendedor de la Coca Cola, Vicente FOX, carente de condiciones que lo caracterizaran como un agente intelectual, fue apoyado por las prácticas empresariales de Korrodi y ganó la presidencia, habiendo empleado una campaña populista, cargada de chistes y las inocentadas también de un candidato que rompía con los viejos moldes de los socios priistas y el empuje de López Obrador, al cual Fox y Korrodi harían ver como un peligro para el país, cosa más infantil. Además el hartazgo social había socavado evidentemente la confianza pública y de millones de mexicanos.
Es un hecho que si Korrodi hubiera anunciado que irá con Margarita Zavala o Ricardo Anaya, nada pasaría ni alteraría un centímetro el tamaño de los apuntamientos elevados a propósito de la reaparición de este personaje. Inclusive, AMLO ya salió al paso aclarando que el arribo de Korrodi no tiene nada de raro, que todo mundo puede equivocarse y que no hay nada que temer. Inclusive, los políticos de izquierda confían en que su dirigente nacional no se equivoque.
Tampoco una campaña la hace un sólo hombre, el acierto con que se condujo Korrodi transcurrió gracias al ambiente de disgusto colectivo que corría por todos los rincones del país en el año 2000 y a que la población confiaba en un candidato, el panista Fox, que anunciaba el cambio que decepcionó porque nunca llegó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s