El sexenio del socavón


Por: Héctor Saldierna

Por Héctor Saldierna Martínez, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

El socavón en el libramiento de la ciudad de Cuernavaca, Morelos, donde murieron dos personas, podría ser el retrato de lo que ha sucedido a la presente administración federal. Este hundimiento de ocho metros, con las inherentes consecuencias, es resultado de una serie de anomalías y tropelías que se han presentado a lo largo del presente sexenio, sin que haya habido reparaciones a los daños.

Es evidente que la renuncia del secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, haya sido solicitada desde los más diversos sectores, producto de la negligencia en materia de obra pública. Incluso, esta obra fue inaugurada hace apenas tres meses  y ahí mismo, el propio Ruiz Esparza, había mencionado que se habían construido 10 kilómetros de drenaje para evitar problemas de inundación a los pobladores cercanos.

Sin embargo, en sus nuevas declaraciones desmintió que hayan hecho tal obra y que inclusive ello fue lo que provocó la erosión del Paso Express, por lo que se trata de una gravísima contradicción, que hasta el momento ha sido ignorada por las autoridades superiores.

Ahora habría que revisar las diversas obras y contratos que ha autorizado el secretario de Comunicaciones y Transportes, porque seguramente debe existirr una serie de omisiones o negligencias a lo largo y ancho de la república mexicana.

Está demostrado que ni siquiera la incapacidad o la colusión de intereses son aspectos básicos para que proceda a la renuncia de un funcionario, sobre todo a uno de este nivel que necesariamente está obligada la presidencia de la república a tomar decisiones.

LA LLEGADA DE DUARTE

Este lunes llega a la ciudad de México Javier Duarte de Ochoa, exgobernador de Veracruz y a quien se le considera uno de los grandes defraudadores del gobierno estatal, por lo que tendrá que enfrentar a la justicia y pagar todo lo que hizo en perjuicio de millones de veracruzanos, a los que representó casi seis años.

Dejó una entidad quebrada financieramente, sin esperanza, creo empresas fantasmas con lo que desvió miles de millones de pesos, al mismo tiempo que negaba pagos a diversas instancias públicas, como fue el caso de la Universidad Veracruzana, a la que todavía le adeudan miles de millones de pesos.

Sin duda, Veracruz vivió una pesadilla durante el mandato de Javier Duarte. Tal vez en su momento no hubo todas las voces denunciantes, pero la realidad es que siempre hubo voces valientes que hicieron frente a una administración que se caracterizó por su insaciable apetito.

El gobierno federal y la instancia jurídica tienen ante sí un deber legal y moral para que proceda la justicia con Javier Duarte. Los veracruzanos, de las más diversas maneras, están solicitando que haya devolución del dinero hurtado, tanto de Duarte como de sus cómplices.

Es verdaderamente triste lo que pasa en México. Ya los gobiernos se han convertido en una especie de cárteles que capitalizan su posición para defraudar a la población. Están interesados en cualquier situación, menos en lo que debería ser su verdadera misión: gobernar para la sociedad.

No existen programas de planeación, no hay reuniones que delineen las verdaderas problemáticas y se busquen soluciones. Al contrario, están más al pendiente de los contratos de obra pública y de qué manera van a beneficiar a sus familias dentro de un concepto de incontinencia permanente.

LA RENEGOCIACION DEL TLC

Hay la firme intención que haya renegociación del Tratado de Libre Comercio. Sin embargo hay malas noticias. Los actuales representantes del gobierno federal no poseen la capacidad ni el sentimiento de patriotismo para defender los intereses de México. En una negociación, cederían ante cualquier pretensión de los negociadores gringos. Solamente, como muestra el botón, que jamás escucharon la expresión de Trump en relación al tema del muro. A unos cuantos pasos y sólo escucharon murmullos. Uno dijo que no dijo nada y el otro que no escuchó. Así está el calibre de nuestros representantes.

Y hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s