EL TELÉGRAFO ÓPTICO DE SAN JUAN DE ULÚA


por Mario Jesús Gaspar Cobarruvias
Fotografía de Mario Jesús Gaspar Cobarrubias, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

La necesidad de comunicación entre las diferentes grandes civilizaciones que han habitado el planeta, ha producido sistemas de telecomunicación muy diversos, desde señales de luz, sonidos de tambores, humaredas, etc. Hasta finalizar en banderas, brazos mecánicos, radio y microondas en los últimos tres siglos.

En el año de 1340 la marina del reino de Castilla adoptó la telegrafía de señales mediante gallardetes de diferentes colores que comunicaban órdenes y noticias codificados a las naves que luchaban contra el reino de Aragón. A partir del siglo XVI, el Océano Atlántico deja de ser una ruta privada de una minoría para abrirse legalmente a todo el que quisiera cruzarlo. De esta forma se ve surcado por numerosos navíos de distintas nacionalidades que vienen a aumentar los posibles accidentes y riesgos de imprevistas invasiones.
Uno de ellos en potencia era el desconcierto que había con la insignia que enarbolaban los barcos. La experiencia habida en el siglo XVIII de que varios buques españoles fueron hundidos porque a larga distancia se habían confundido las enseñas con las de otras naciones, hizo que el 28 de mayo de 1785 13 se ordenara adoptar la bandera bicolor con el escudo de Carlos III, y en la marina mercante los mismos colores aunque sin escudo.
Se venían ensayando distintos sistemas para este fin, como el instaurado en 1730 por el almirante Marqués de la Victoria. Fue hasta 1818 cuando se unificó el código empleado en la marina española.

Banderas de señales ilustradas en “Diseño de 14 gallardetes de señales, para tiempo de guerra. San Juan de Ulúa”, posiblemente del año 1815 (Fuente: Archivo General de Indias)
Con objeto de impedir también la desorientación al acercarse a las costas en malos tiempos y a veces a la perversidad humana, capaz de provocar naufragios alterando indicaciones, a fin de cobrar el insensato derecho de naufragio, consistente en apoderarse legalmente de los bienes que pudiesen ser salvados. Esta práctica, que acarreó numerosas pérdidas de vidas humanas, fue limitada y se procuró suprimir la causa: el naufragio. Así, se instalaron nuevos faros en una y otra orilla del Atlántico, inaugurándose en 1804 en la fortaleza de San Juan de Ulúa, el faro de San José, primero de la América española y financiado por el Consulado de Veracruz.

Claude Chappe, inventor del telégrafo óptico en 1792, en un grabado de H. Rousseau (Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Claude_Chappe)
Desde que el francés Claude Chappe (1763-1805) hiciera operar el primer telégrafo óptico en 1792 en Europa, inaugurando la era de las telecomunicaciones, se hicieron intentos en el continente americano. A principios del siglo XIX los Estados Unidos ya contaban con el suyo en la costa oriental y en 1815, con la llegada de la expedición del brigadier Fernando Miyares y Mancebo a Veracruz, se intentó materializar la aplicación de esta tecnología en plena Guerra de Independencia (1810-1821), utilizando telégrafos de brazos mecánicos montados en torres y fortines del Camino Militar establecido por Miyares.
No obstante, los esfuerzos de éste y del capitán Bonifacio de Tosta no prosperaron debido a la ruinosa economía en que habían quedado tanto el Consulado de Veracruz como el propio gobierno virreinal tras la destrucción de las calzadas del camino, puentes, haciendas, rancherías, cosechas e ingenios de caña de azúcar por ambos bandos. Como testigos de este intento infructuoso de aplicar la telegrafía óptica en la Nueva España, quedan actualmente cuatro torres, siendo la más conocida la ubicada en lo alto del Cerro del Telégrafo o mejor conocido como el Cerro Gordo.
SEÑALES EN EL PERIODO VIRREINAL

Restos de la torre en lo alto del Cerro Gordo o Cerro del Telégrafo, un intento infructuoso de aplicar la telegrafía óptica en la Nueva España, julio 18 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)
Mientras tanto, se continúo operando la telecomunicación entre la ciudad de Veracruz y su fortaleza marina de San Juan de Ulúa, mediante un sistema de señales por gallardetes, banderolas o cornetas y banderas; complementando la eficaz operación del faro:
1. Un gallardete o gallardetón es una bandera con la forma de un triángulo isósceles, cuyo origen es una bandera cuadra que en el lado opuesto a la vaina termina en punta.
2. La banderola o corneta es una bandera de forma rectangular con batiente acabado en dos puntas. Se combinaban con banderas normales para formar señales complejas.
Un documento de autor anónimo, que está depositado en el Archivo General Indias con el título DISEÑO DE 14 GALLARDETES DE SEÑALES, PARA TIEMPO DE GUERRA. SAN JUAN DE ULÚA, de probable redacción en el año de 1815, explica uno de estos sistemas de señales con 14 combinaciones:
1. 4 gallardetes simples o solitarios:
a) AZUL: bergantín, goleta o balandra mercante.
b) ROJO: fragata o polacra mercante (un jabeque con velas cuadradas en los palos mayor y trinquete).
c) BLANCA: correo marítimo.
d) FRANJAS AZULES CON BLANCO CENTRAL: navío de guerra.
2. 4 gallardetes dobles:
a) AZUL SUPERIOR Y ROJO INFERIOR: fragata de guerra.
b) AZUL SUPERIOR Y BLANCO INFERIOR: bergantín, goleta o balandra de guerra.
c) AZUL SUPERIOR Y FRANJAS AZULES CON BLANCO CENTRAL INFERIOR: buque sospechoso.
d) ROJO SUPERIOR Y BLANCO INFERIOR: convoy particular.
3. Combinaciones de gallardete y bandera:
a) GALLARDETE AZUL Y BANDERA BLANCA: convoy escoltado de buques de guerra.
b) GALLARDETE BLANCO SUPERIOR CON CORNETA ROJA INFERIOR: convoy sospechoso.
c) CORNETA BLANCA CON CRUZ AZUL: socorro de tropas que piden del castillo.
d) BANDERA BLANCA CON CRUZ DE SAN ANDRÉS ROJA: socorro que piden de víveres.
4. 2 banderas para alertar a la guarnición y artillería:
a) BANDERA CON CUADROS ROJIBLANCOS: embarcaciones sospechosas por barlovento.
b) BANDERA BLANCA CON ESCUDO BORBÓNICO DORADO: embarcaciones sospechosas por sotavento.
El texto agrega además prevenciones para su uso:
“Que los 14 gallardetes anotados son para señales reservadas en tiempos de guerra y han de ponerse en un asta del Caballero alto para corresponder con la seña de inteligencia.”
SEÑALES EN EL MÉXICO INDEPENDIENTE
Consumada la independencia política de la Nueva España y hacia 1850, el historiador Miguel Lerdo de Tejada (1812-1861) en su obra APUNTES HISTÓRICOS DE LA HEROICA CIUDAD DE VERACRUZ publicada en 1858, describe un sistema de banderas utilizadas durante el periodo de paz posterior a la Primera Intervención Norteamericana (1846-1848) para comunicarse a manera de telegrafía óptica.
“Sobre el baluarte de San Crispin, se encuentra el caballero alto, que se compone de dos piezas, una sobre otra, las cuales están destinadas para almacenes de pólvora, y sobre ellas hay una barraca de madera que sirve de mirador para el vigía que se ocupa en observar continuamente el horizonte y anunciar los buques que aparecen en él.
La altura de esta última pieza en que reside el vigía, es de 90 pies sobre el nivel del mar. Al extremo izquierdo del caballero alto, frente a la ciudad de Veracruz, hay una asta-bandera donde se enarbola el pabellón nacional; al otro extremo, y frente también a la misma plaza, hay otra asta-bandera más pequeña, atravesada por una verga en forma de cruz, en la que se izan las banderas que sirven para anunciar los buques que se presentan a la vista.
Con el objeto de dar en la presente obra una noticia exacta del mecanismo de aquel telégrafo, además de la litografía que acompaña este capítulo con la vista del castillo, tomada desde el muelle de Veracruz, y las diez banderas que sirven para toda sus combinaciones, he agregado al fin de él una explicación que demuestra el modo sencillo con que la fortaleza anuncia sin demora a la ciudad, no solamente el número, la nacionalidad y demás circunstancias particulares de los buques que se presentan a la vista, sino también la clase de cargamentos que conducen y aún las casas a que vienen consignados.”

Retrato de Miguel Lerdo de Tejada Corral y Bustillos, historiador y ministro de Hacienda y Crédito Público de México, autor de “Apuntes Históricos de la Heroica Ciudad de Vera-Cruz” (Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Lerdo_de_Tejada#/media/File:Miguel_Lerdo_de_Tejada.jpg)
Terminada en 1782 por el ingeniero Miguel del Corral, tras sufrir los bombardeos de 1838 y 1847 y aumentada su defensa con la Batería del Glacis en 1844, la fortaleza de San Juan de Ulúa, frente a la ciudad de Veracruz, en 1850 se hallaba en el estado lamentable que describe Lerdo de Tejada:
“Aislado como lo está aquel fuerte en medio de las aguas del mar, y sufriendo continuamente en la parte baja de sus muros y de sus obras de fortificación los embates de las olas agitadas, particularmente durante la estación de los nortes, es evidente que para conservarlo siempre en buen estado, se hacía indispensable el ejecutar periódicamente algunas recomposiciones, porque de lo contrario el mismo movimiento de las aguas había de ir socavándolo por sus cimientos. Esto es precisamente lo que ha sucedido, y el abandono con que se ha visto aquella ruina progresiva, ha hecho que, aumentándose cada año siempre más y más, haya llegado a un grado que no sea ya posible su completa reparación, porque lo enorme de la suma que esta exige, y la escasez de recursos en que ordinariamente se halla el tesoro de la República, no dejan esperar que su gobierno piense jamás, o al menos por muchos, años en hacer tal desembolso para un objeto que por otra parte no considera útil ni conveniente.
En comprobación de esta verdad, quiero copiar aquí textualmente lo que asienta el señor Ministro de la Guerra en la Memoria que presentó a las Cámaras el mes de enero del año próximo pasado, al hablar de dicha fortaleza, para que se vea que lejos de haber probabilidades de que se intente su reparación, la hay más bien de que más tarde se proceda a su desarme y abandono.
El castillo de San Juan de Ulúa, dice, se halla en un estado ruinoso a tal grado, que ni con un millón de pesos se podrá reparar. Los cañones que hoy tiene están destruidos la mayor parte de sus montajes, y su reposición es costosísima.
Para cubrir convenientemente esta fortaleza, se necesitan dos mil hombres, que costarán más de cuatrocientos mil pesos anuales. Este inmenso caudal, si se invirtiera, sería únicamente para conservar un lujo vano, pues que no teniendo esperanza la República de ser potencia marítima, caería siempre San Juan de Ulúa en manos de cualquiera otra que lo fuera,siempre que nos hiciera la guerra.
Sabios generales españoles opinaron por el desarme de San Juan de Ulúa, y hoy más que nunca hay motivo para creer que no defiende a la nación y mucho menos a Veracruz. Los franceses, y después los americanos, nos hicieron patente esta “verdad: los primeros se hicieron fácilmente del castillo, y los segundos tomaron a Veracruz sin que aquél se los impidiera.
Y pues que la experiencia nos ofrece todos los datos para decidir esta cuestión, se presentará al Congreso la correspondiente iniciativa para que resuelva si se destruye esa fortaleza que no nos protege, y que para ponerla en estado regular exigiría el gasto de un millón y medio de pesos, y el de cuatrocientos mil anuales para sostener su guarnición.
Aunque en general se halla todo aquel edificio en un estado de completo deterioro, los puntos en que este es más notable son, el baluarte de San Pedro, la cortina que une a éste con el de San Crispin, frente a Veracruz, la contra guardia de la batería de Guadalupe y el flanco de la de San Miguel, los cuales están ya bastante socavados y en parte desplomados. Algunos de los algibes están del todo inservibles, porque filtrando en ellos las aguas del mar, por medio de aquellas excavaciones, se hallan inutilzados completamente.
De las habitaciones, almacenes y demás piezas interiores, hay muchas de ellas que tienen sus pisos y aún sus techos enteramente arruinados, en cuyo caso se halla también la capilla, que por muchos años ha permanecido cerrada, sin hacerse de ella uso alguno. Ultimamente he visto en varios periódicos de Veracruz, que se piensa ahora en reparar esta capilla, y en verdad que no deja de tener algo de epigramático tal pensamiento en estos momentos, pues cuando ha demostrado ya una triste experencia que la guarnición de aquella fortaleza, ya sea en el evento de ser atacado por fuerzas navales, o en el de que los enemigos se apoderen de la ciudad y la dejen aislada en el mar, no puede hacer otra cosa que rendirse, después de una defensa más o menos heroica, parece que se ha creído justo el que sus defensores tengan en ella al menos un lugar preparado expresamente para dirigir sus ardientes plegarias al Supremo Creador de la naturaleza, y endulzar así con los gratos consuelos que presta nuestra sagrada religión los infortunios que en tales casos les aguardan.”

Banderas de señales utilizadas hacia 1850 por el telégrafo optico de San Juan de Ulúa (Fuente: “Apuntes históricos de la Heroica Ciudad de Vera-Cruz” de Miguel Lerdo de Tejada)
No obstante, con sus 132 piezas de artillería -20 de las cuáles disparaban proyectiles de 84 y 68 libras de peso- San Juan de Ulúa aun constituía un serio vigilante de la actividad portuaria y comercial de la ciudad de Veracruz. Desde 1804 prestaba un invaluable servicio a la navegación marítima manteniendo activa la luz del faro de San José y hacia 1850, operando también el telégrafo óptico ya mencionado y al que Lerdo de Tejada dedica en su obra todo un apartado referente a su funcionamiento y códigos de comunicación:
“EXPLICACIÓN DE LAS BANDERAS QUE SE ENARBOLAN EN EL CABALLERO ALTO DE LA FORTALEZA DE SAN JUAN DE ULÚA, PARA INDICAR LAS CIRCUNSTANCIAS PARTICULARES DE LOS BUQUES QUE SE PRESENTAN A LA VISTA.”
Mirando de la plaza de Veracruz el telégrafo de Ulúa, el peñol del Sur, es decir, el que queda a la derecha del espectador, representa la unidad; la punta del palo o tope, la decena; y el peñol del Norte o el que queda a mano izquierda, la centena.”
El sistema era complejo:
“Desde que aparece una embarcación hasta que entra en el puerto, o fondea en alguna parte de la costa, o islas, se hacen las siguientes señales: 1», vela a la vista, su clase de aparejo, si es de guerra o mercante, su nación, y si la seña de los consignatarios es conocida, se pondrá, el número que tenga el nombre de dichos señores, su procedencia y los días de navegación que precisamente se señalarán después de la procedencia, y antes de hacer la señal del cargamento del modo que sigue: la bandera número 1 en el peñol del Sur, o a la derecha del que mira en la plaza, vale por uno, se comprenderá que indica un día de navegación: el número 1 al tope y el 2 en el peñol del Sur, vale por doce días; el número 2 al tope y el 1 en el peñol del Sur, vale por veintiún días. En la anterior combinación telegráfica que había, desde el número 268 se decía 31 a 35, de 36 a 40 y así para adelante hasta ciento y más días, no pudiéndose poner el número fijo de días que traía cada buque, lo que se puede hacer con esta combinación; con otra ventaja más, que teniendo el espectador de memoria el número de cada bandera, fácilmente y sin ver el plan conocerá el número de días por las banderas que se enarbolen en el telégrafo, con la diferencia de un día más o menos cuando traigan 11, 22, 33 ó 44 días de navegación, por no ser posible poner este número.”

La flecha indica la posición del asta del telégrafo óptico en el “Plano de la fortaleza de San Juan de Ulúa” trazado por el Cuerpo Nacional de Ingenieros en 1850 (Fuente: Mapoteca Orozco y Berra)
Pero podía dar más de 500 combinaciones para diversas situaciones y necesidades:
“OBSERVACIONES SOBRE LOS BUQUES QUE SE PRESENTAN A LA VISTA.
El 0 y 1 de los gallardetes al tope, es vapor a la vista.
0 Buque a la vista. 1 Balandra o buque de palo. 2 Místico. 3 Pailebot. 4 Goleta. 5. Bergatin Goleta. 6 Bergantín o Polacra. 7 Barca o bergantín de palo macho. 8 Corbeta o fragata. 9 Navio. 10 Escuadra de cinco a diez velas. 12 Idem de diez a quince id. 13 Idem de quince a veinte id. 14 Idem de veinte a treinta id. 15 Ha desaparecido de la vista uno de los buques señalados. 16 Han desaparecido dos de los buques señalados o que estaban a la vista. 17 Han desaparecido tres de los buques señalados o que estaban a la vista. 18 Han desaparecido cuatro. 19 Han desaparecido cinco. 20 Han desaparecido seis. 21 Un buque a la vista que hace por el puerto. 23 Dos buques que hacen por el puerto. 24 Tres idem. 25 Cuatro idem. 26 Cinco idem. 27 Seis idem. 28 Siete idem. 29 Ocho idem. 30 Nueve o más buques que hacen por el puerto. 31 Uno de los buques que están a la vista no hace por el puerto. 32 Dos que no hacen por el puerto. 34 Tres que no hacen por el puerto. 35 Cuatro que no hacen por el puerto. 36 Cinco idem. 37 Seis idem. 38 Siete idem. 39 Ocho idem. 40 Nueve o más buques que no hacen por el puerto. 45 De los buques que están a la vista hay uno de guerra. 46 Hay dos idem. 47 Hay tres idem. 48 Hay cuatro idem. 49 Hay cinco idem. 50 De los buques que están a la vista uno es mercante. 51 Dos son mercantes. 52 Tres son mercantes. 53 Cuatro son mercantes. 54 Cinco son mercantes. 56 El buque o los buques de quien se ha hablado, hacen para Sacrificios. 57 Hace o hacen para Antón Lizardo. 58 Hacen por la ensenada de la Antigua. 60 61 Un buque se hace de la vuelta de afuera. 62 Dos buques se hacen de la vuelta de afuera. 63 Tres idem. 64 Cuatro idem. 65 Cinco idem o más se hacen de la vuelta de afuera. 67 68 Uno o más buques están en riesgo por la costa o por los arrecifes. 69 Pide auxilio. 70 Un buque pide práctico. 71 Dos buques piden práctico. 72 Tres buques piden práctico. 73 Cuatro buques piden práctico. 74 Hay un buque muy aterrado, (por el rumbo que marque el gallardete). 75 Un buque varado (por el rumbo que marque el gallardete). 76 Un buque desarbolado. 78 Un buque tiene averías. 79 Un buque incendiado. 80 81 Uno de los buques señalados ha salido de este puerto. 82 Dos han salido de este puerto. 83 Tres han salido de este puerto. 84 Cuatro o más han salido de este puerto. 85 Uno de los buques que están a la vista es transporte. 86 Dos son trasportes. 87 Tres son trasportes. 89 91 Ha fondeado un buque (por el rumbo que marque el gallardete). 92 Han fondeado dos. 93 Han fondeado tres. 94 Han fondeado cuatro. 95 Han fondeado los buques que estaban a la vela. 96 97 98 Uno o algunos de los buques que están a la vista, no enarbolan pabellón. 102 Hace a moverse un buque. 103 Hacen a moverse dos buques. 104 Hacen a moverse tres buques. 105 Hacen a moverse cuatro buques. 106 Hacen a moverse cinco o más buques. 107 Un buque está a la vela. 108 Dos idem. 109 Tres idem. 120 Cuatro idem. 123 Cinco o más buques están a la vela. 124 El buque de quien se habla, parece ser lo que se señala. 125 Los buques de quien se habla parecen ser lo que se señala. 126 El movimiento del buque ó de los buques es sospechoso. 127 Al buque que venía al puerto le dan caza los (vista al telégrafo). 128 A los buques que venían al puerto le dan caza los (vista al telég.). 129 Los buques que venían al puerto fueron abordados por los (vista al telégrafo). 130 Son llevados a Isla Verde o

La flecha indica el asta del telégrafo óptico en el plano “Descripción de la plaza de Veracruz, del castillo de San Juan de Ulúa y del camino de Veracruz a Orizaba” trazado por el ingeniero Antonio María Palun de Camarena en 1857 (Fuente: libro “Historia General de Veracruz” de Martín Aguilar Sánchez y Juan Órtiz Escamilla)

Sacrificios. 132 Los apagados vienen al puerto. 134 Los regresan hacia afuera. 135 Los buques maniobran con sus embarcaciones menores. 136 Hay un buque remolcado por vapor. 137 Dos o más remolcados por vapores. 138 Una o más embarcaciones menores se aproximan al puerto. 139 Trae o traen bandera de parlamento. 140 Regresa el bote o botes de parlamento. 142 143 145 146 147 148 149 150 152 153 Se vé una escuadra o convoy. 154 El convoy o escuadra hace por el puerto. 156 El idem hace para Isla Verde o Sacrificios. 157 El idem hace para Antón Lizardo. 158 El idem se dirige al Norte o al Sur, según indique el gallardete. 159 El idem parece neutral. 160 El idem es neutral. 162 El idem parece enemigo. 163 El convoy o escuadra es enemigo. 164 Entre los buques de la escuadra, hay buques de guerra nacionales. 165 Entre la escuadra hay buques mercantes nacionales. 167 Entre el convoy o escuadra hay buques de varias naciones. 168 El convoy o escuadra maniobra en bloqueo. 169 El idem se separa en divisiones. 170 El idem ha fondeado, menos un buque que se mantiene a la vela. 172 Todos, menos dos. 173 Menos tres. 174 Menos cuatro. 175 Menos cinco. 176 Del convoy o escuadra sólo un buque ha fondeado. 178 Dos han fondeado. 179 Tres han fondeado. 180 Cuatro. 182 Cinco. 183 Parte del convoy o la escuadra se ha perdido de vista. 184 Todo el convoy o escuadra se ha perdido de vista. 185 186 187 189 190 Anulación. 192 193 194″

El “Savannah”, primer buque de propulsión mixta -velas y ruedas- que cruzó el Atlántico en 29 días, 1819 (Fuente: Historiasybiografías.com)

Consistía en el uso de 12 banderas y 3 gallardetes, alternando los colores azul, rojo y blanco:

1. Las 10 banderas cuadradas representaban individualmente un número del uno hasta el cero.
2. Los 4 gallardetes, uno azul que significa NORTE, el blanco que marca SUR, el rojo ENEMIGO, y el de 3 colores sólo se usará para distinguir o señalar los BUQUES DE GUERRA (este último era importante, pues ahorraba la confusión de usar muchas banderas para definir el concepto bélico del navío avistado).
3. Las dos banderas de franjas horizontes servían para expresar PREGUNTA y RESPUESTA.
Lerdo de tejada proporciona algunos ejemplos de su funcionamiento:
“…si se señala un bergantín, y se pone el referido gallardete al tope, se comprenderá fácilmente que el buque señalado es de guerra; y aunque la señal que se haga sea de dos o tres banderas, siempre se quedará el gallardete en el tope.”
“…se presentan dos bergantines por el Norte, se pone la bandera número 6 en el peñol del Sur, que indica bergantín, y la bandera que equivale al número 2 debajo del gallardete azul a la cruz del palo, se comprenderá sin necesidad de cuaderno, que son dos bergantines por el Norte.”
Vista de la fortaleza de San Juan de Ulúa desde la ciudad de Veracruz, agosto 28 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)

El telégrafo de San Juan de Ulúa también identificaba 40 países:

“NACIONES A QUE PERTENECEN LOS BUQUES QUE SE PRESENTAN A LA VISTA
195 Nacional. 196 Argentina. 197 Austríaca. 198 Americana. 201 Brasileña. 203 Bremenesa. 204 Belga. 205 Colombiana. 206 Chilena. 207 Dinamarquesa. 208 Española. 209 Francesa. 210 Hamburguesa. 213 Holandesa. 214 Inglesa. 215 Napolitana. 216 Prusiana. 217 Portuguesa. 218 Peruana. 219 Romana. 230 Rusa. 231 Sueca. 234 Sarda. 235 Toscana.”
También indicaba las numerosas ciudades nacionales y extranjeras que comerciaban con Veracruz:
“PROCEDENCIA DE LOS BUQUES QUE ENTRAN AL PUERTO.
240 Alicante. 24] Antuerpia. 243 Amsterdan. 245 Altona. 246 Alvarado. 247 Burdeos. 248 Brémen. 249 Barcelona. 250 Boston. 251 Bermudas. 253 Baltimore. 254 Buenos Aires. 256 Bahía. 257 Bilbao. 258 Brest. 259 Bristol. 260 Belfaz. 261 Bayona. 263 Bruselas. 264 Batavia. 265 Bacalar. 267 Cartagena de Indias. 268 Cartagena de Levante. 269 Coruña. 270 Campeche. 271 Caracas. 273 Cayo-Hueso. 274 Champotón. 275 Cork. 276 Cádiz. 278 Charleston. 279 Calcuta. 280 Cantón. 281 Cuba. 283 Dublín. 284 Dinamarca. 285 Dantzic. 286 Ferrol. 287 Filadelfia. 289 Falmouth. 290 Gibraltar. 291 Génova. 293 Gerona. 294 Glasgow. 295 Guayaquil. 296 Havre de Gracia. 297 Hamburgo. 298 Amberes. 301 Habana. 302 Hannover. 304 Halifax. 305 Honduras. 306 Goatzacoalcos. 07 Jamaica. 308 Londres. 309 Liverpool. 310 Lisboa. 312 Lubek. 314 Guayra. 315 Lima. 316 Laguna de Términos. 317 Marsella. 318 Málaga. 319 Mallorca. 320 Mahon. 321 Malta. 324 Madera. 325 Matanzas. 320 Montevideo. 327 Martinica. 328 Mobila. 329 Maracaybo. 340 Matamoros. 341 Nueva York. 342 Nueva Orleans. 345 Nantes. 34 G Nápolea. 347 Noxfolk. 348 Ostende. 349 Oporto. 350 Puerto Cabello. 351 Puerto Bello. 352 Puerto Rico. 354 Puerto Príncipe (Haiti) 356 Palizada. 357 Panzacola. 358 Portland. 359 Pernambuco. 360 Plymouth. 361 Quebec. 362 Roterdam. 364 Rostock. 365 Riga. 367 Río Janeiro. 368 San Petersburgo. 369 San Tomás. 370 Santo Domingo. 371 Santander. 372 Setubal. 374 Sisal. 375 Sydney. 376 Savannah. 378 Stockolmo. 379 Soto la Marina. 380 Tabasco. 381 Tecoluta. 382 Tuxpam. 384 Tampico. 385 Tejas. 386 Trinidad. 387 Tolón. 389 Tarragona. 390 Terranova. 391 Valencia. 392 Vigo. 394 Valparaíso. 395 Walicc. 396 397 398″
Y algunos datos esenciales para la seguridad al realizarse el avistamiento de los buques:
“401 Viene de arribada salido de este puerto. 402 Viene de arribada, debiendo ir a otro puerto. 403 No ha respondido. 405 No se ha comprendido. 406 407 403 409”
Vista del faro de San José inaugurado en 1804, siendo el primero de Hispanoamérica y componente de la telecomunicación entre San Juan de Ulúa y Veracruz, noviembre 29 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)

A finales de 1803, Robert Fulton lanzó al Sena un barco cuyo propulsor era una rueda con paletas, movida por una máquina de vapor. Su invento fue mal acogido en Francia pero prosiguió sus experimentos en Estados Unidos, donde en 1807 bota su vapor Clermont. Fulton recorrió en él los 240 kilómetros que separan Nueva York de Albany surcando el río Hudson. Con este mismo barco, se establecería el primer servicio regular a vapor. En 1821 se emplearon vapores para la travesía de Dover a Calais y en 1823 para la de Londres a Rotterdam. También en España se destinó el primer buque de vapor a una línea fluvial: el Real Fernando, construido en los astilleros de Triana para la Real Compañía del Guadalquivir, inauguró en el verano de 1821 la línea Sevilla-Sanlúcar-Cádiz.

Vista del polvorín y la torre del Caballero Alto, junto a la cuál estaba ubicado el asta del telégrafo óptico de San Juan de Ulúa, noviembre 29 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)

En las grandes distancias océanicas, la vela seguía el elemento propulsor predominante. En 1819, el Savannah, movido por vapor y velas, viajó de los Estados Unidos a Liverpool en 29 días y en 1838, el Sirius, totalmente impulsado a vapor en 18 días y medio viajo desde Irlanda hasta la costa de los Estados Unidos. Pero éste era también el tiempo que invertía normalmente un velero sin el auxilio del vapor, y los clípers lo redujeron todavía a la mitad. El clíper, que vivió su época dorada entre 1850 y 1870, era un tipo de velero muy ágil y veloz, que alcanzaba espléndidos resultados en travesías largas, como las de Gran Bretaña a América, a la India, China y Australia.

La década de 1850, que describe Lerdo de Tejada, vio el despliegue a gran escala de los barcos de vapor y los Clipers, dedicados al tráfico comercial a escala mundial, llegando muchos de ellos a Veracruz. La tecnología del motor de vapor daba a la nave independencia de los vientos y permitía establecer los tiempos de arribo a un puerto y por lo tanto, también tarifas e incluso premios. Pero dependían del tamaño de las bodegas para almacenar el carbón y cuando estas eran insuficientes, se reabastecían en tiempos programados, en puertos amigos o neutrales. Igualmente se aplicaba el cálculo de días para el agua y la comida consumibles por la tripulación y pasajeros. Estos detalles también lo registraba el telégrafo de San Juan de Ulúa:
“DÍAS DE NAVEGACIÓN DE LOS BUQUES.
Después de arriadas las banderas que señalaron la procedencia, se señalarán los días de navegación con el número puramente que tiene cada bandera, y en sus respectivas colocaciones de unidad, decena y centena, según los días que deban ponerse; por ejemplo, la bandera número 1, claro está que es un día de navegación.
Vista de la torre de vigía llamada San Felipe el Real o Caballero Alto, noviembre 29 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)

BANDERAS.

Núm. 1 y 2 Doce días de navegación. 2 y 1 Veintiún días. 3 y 0 Treinta días. 4 y 5 Cuarenta y cinco días. 6 y 8 Sesenta y ocho días. 1 2 3 Ciento veintitrés días.”
También se registraban datos del cargamento, estado físico del navío y seguridad de los tripulantes:
“NOTICIA DE LA CLASE, PASAJEROS, CARGAMENTO Y AVERÍAS
410 Trae pasajeros. 412 De categoría. 413 Trae noticias interesantes. 415 Trae mercancías. 416 Trae abarrotes. 417 Trae abarrotes y mercancías. 418 Viene en lastre. 419 Trae frutos del país. 420 Tiene avería de consideración en el cargamento. 421 Avería en el buque. 423 Le faltan amarras. 425 Le faltan víveres. 426 No tiene agua. 427 Pide auxilio. 428 Viene haciendo agua. 429 Se está yendo a pique. 430 Viene apestado. 431 432 435 436 437 438 439”
La información transmitida también incluía los nombres de las personas a cuyo nombre venían consignados los cargamentos, mencionándolos, ya sea por su nombre, compañía o cargo:
“CONSIGNACIONES.
450 Al Capitán u orden. 451 A. D. Ramón de Muñoz y Muñoz. 452 A. D. Andrés Anglada. 453 A los Sres. Adoue Hermanos. 457 A los Sres. Bastian Büsing y Ca. 458 Cónsul español. 45S Cónsul francés. 460 Cónsul inglés. 461 Cónsul americano. 462 Cónsul holandés. 463 Cónsul de los Países Bajos. 465 A los Sres Campbell Jones y O . 467 A D. Calixto Arrousse. 468 A D. Dionisio J. de Velasco. 469 A los Sres. Dakinh Me Lean y Ca. 470 A D. Domingo Peyrano. 471 A D. Francisco Díaz Velarde. 472 A D. Francisco de P. Portilla. 473 A D. Fernando Lübbren. 475 A los Sres. C. Gustavo Fischer y Comp. 476 A los Sres. Francisco Schneider y Comp. 47S A los Sres. Guillermo de Drusina y Comp. 479 A los Sres. Galice Hermanos. 480 A los Sres. D’Oleire y Hoppenstedt. 481 A los Sres. Luis S. Hargous y Ca. 482 A D. Joaquín de Muñoz y Muñoz. 483 A D. José María Pasquel. 485 A D. Juan Crespo de la Serna. 486 A D. Juan Bautista Sisos. 487 A los Sres. Juan Manuel de Sevilla y Comp. 489 A D. José Riba. 490 A D. José Gómez y Gómez. 491 A D. José Beltrán de Salazar. 492 A D. Juan Garruste. 493 A D. Juan Martínez Zorrilla. 595 A los Sres. Klaucke y Comp. 496 A D. Longino Benito Muriei. 497 A D. Luis Díaz Quijano. 498 A D. Manuel de Viya y Cosío. 501 A los Sres. Meyer Hube y Comp. 502 503 A los Sres. Me Calmont Geaves y Comp. 504 A los Sres. Manning Mackintosh. 506 A D. Manuel Pérez del Molino. 507 A D. Manuel Torre. 508 A D. Pedro Berges de Zúñiga. 509 A D. Pedro del Paso y Troncoso. 510 A D. Pedro Palhouzié. 512 A D. Ramón Grinda. 513 A los Sres. Richard y Louis. 514 A los Sres. Stüjken Pollitz y Ca. 516 A los Sres. Saulnier y Carrau. 517 A los Sres. T. Bahre Uhthoff Comp. 518 A los Sres. Bates Jamison y Ca. 519 A los Sres. Victor Perret y Ca. 520 A D. Isidore Ochoa.”
Vista de la ciudad de Veracruz desde el faro de San José, noviembre 29 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)

Entre las naciones que adoptaron el uso de la telegrafía óptica según el concepto planteado por Claude Chappe en la década de 1790, España fue la última en hacerlo a gran escala, hacia 1844 y cerrando sus operaciones en apenas 1857. Pues hizo su aparición el telégrafo eléctrico, cuya experimentación de 1840 se trasladó a la práctica en 1853, un año después quedaba completada la línea de telegrafía eléctrica entre Madrid e Irún y en 1855 se desmantelaba su línea óptica equivalente.

En México, esta telegrafía óptica tuvo pocas aplicaciones, como denotan los escasos casos conocidos y documentados, por lo que el telégrafo óptico de San Juan de Ulúa descrito con lujo de detalles por Miguel Lerdo de Tejada reviste importancia como un ejemplo de esta tecnología que, inaugurada en 1794, fue considerada el primer sistema de telecomunicación funcional del mundo y con alcance de miles de kilómetros.

Vista desde la ciudad de Veracruz, del polvorín y la torre del Caballero Alto, junto a la cuál estaba ubicado el asta del telégrafo óptico de San Juan de Ulúa, agosto 28 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)
BIBLIOGRAFÍA:
Flores Moscoso, Angeles. NORMAS DE SEGURIDAD EN LA NAVEGACIÓN A INDIAS EN EL SIGLO XIX. Escuela de Estudios Hispano-Americanos de Sevilla, España, 1986.
Lerdo de Tejeda, Miguel. APUNTES HISTÓRICOS DE LA HEROICA CIUDAD DE VERACRUZ TOMO I. Imprenta de Vicente García Torres, México, 1858.
Trens Marentes, Manuel Bartolomé. HISTORIA DE VERACRUZ, TOMO II, LA DOMINACIÓN ESPAÑOLA 1519-1808. Reeditada. Secretaría de Educación y Cultura, Gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa-Enríquez, Ver. México, 1992.
Aguilar Sánchez Martín, Martin, Órtiz Escamilla Juan. HISTORIA GENERAL DE VERACRUZ. Secretaría Educación-Gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa, Veracruz, 2011.
FUENTES ELECTRÓNICAS:
EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LAS TELECOMUNICACIONES, R. Estepa, Notas de ARSS, diciembre 2004: http://trajano.us.es/~rafa/ARSS/apuntes/tema1.pdf
HISTORIA Y OBRAS DEL CONSULADO DE VERACRUZ (1795-1824), Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias:https://es.scribd.com/doc/288826180…
CÓDIGO INTERNACIONAL DE BANDERAS, Secretaría de Marina, Armada de México: http://www.semar.gob.mx/s/organizacion/conocenos/codigo-banderas.html
NOMBRES DE BANDERAS SEGÚN SU FORMA Y TAMAÑO, Guiadebanderas.com.ar: http://www.guiadebanderas.com.ar/vexilologia/nombrar.html
VOCABULARIO VEXILOLÓGICO, Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Vocabulario_vexilológico
HISTORIA DE LOS BARCOS VAPOR, USO DEL VAPOR EN LA NAVEGACIÓN MARÍTIMA, Historia y biografías:http://historiaybiografias.com/barco_vapor/
El autor de esta investigación durante un reconocimiento fotográfico de placas históricas en el interior de la fortaleza de San Juan de Ulúa, noviembre 29 de 2013 (Fuente: Archivo del Lic. Mario Jesús Gaspar Cobarruvias)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s