UN TÚ A TÚ, DE PUTIN CONTRA DONALD TRUMP


Por Raúl González Rivera
*

UN TÚ A TÚ, DE PUTIN
CONTRA DONALD TRUMP

Por Raul González Rivera, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana

Seguramente los analistas encontrarán un fuerte olor a un posible estallido cada vez más cerca de la tercera guerra mundial.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, acaba de ordenar la expulsión de 755 agentes diplomáticos gringos que operaban teniendo como sede a la capital rusa, lo cual, para los ojos que escudriñan las relaciones que bilateralmente mantienen Estados Unidos y Rusia, lo más sano es que los agentes norteamericanos se regresen a su casa.
Lo anterior, como respuesta muy clara al involucramiento en que presuntamente se encuentra metido el país europeo con motivo de las pesquisas que se realizan para detectar hasta qué punto Rusia estuvo metida como país en la investigación que se hizo en torno a la vida pública y privada de la ex candidata presidencial demócrata Hillary Clinton.
Como no hay una respuesta contundente por parte de la Casa Blanca, Putin seguramente enojó y decidió echar fuera de su país a los agentes diplomáticos gringos, en una cifra bastante considerable, pues en principio cortó con 755 representantes de Estados Unidos, los cuales a estas horas seguramente se encuentran ya de regreso en sus casas.
No hay que olvidar que Rusia está a la cabeza de los países que conforman la Unión Europea por cuanto hace al número de armas para la guerra, lo cual para nadie tampoco es extraño, debido a que se trata de la nación más influyente junto con Inglaterra, Francia y Alemania entre los países que representan a la Unión Europea.
La probable disputa o diferencia surgió entre Rusia y Estados Unidos a raíz de que se ha registrado con un gran despliegue la especie en el sentido de que los rusos espiaron la campaña de Hillary Clinton y que habiendo conseguido información privilegiada sobre la ex primera dama de los Estados Unidos de Norteamérica, la habrían compartido con los gringos y particularmente con el staff de colaboradores durante la campaña presidencial del magnate Donald Trump.
Después de dictada la orden presidencial rusa para echar fuera de territorio europeo a los 755 agentes diplomáticos yanquis, la Casa Blanca enmudeció prácticamente.
Las bravuconadas de Trump se detuvieron momentáneamente, aunque no deja de ser un terrible golpe para el gobierno norteamericano el que la potencia por excelencia rusa, opte por romper prácticamente toda relación bilateral, recibiendo así el huésped principal de la Casa Blanca con un soplamocos la preeminencia con que ejerce la política exterior en otros estados, definitivamente con el sello de la debilidad que les acompaña bélica, política y financieramente.
No hay que olvidar que los agravios recibidos por jerarcas políticos europeos de occidente a manos y boca del mandatario yanqui, bien podrían tener una respuesta ampliamente sopesada por el presidente Putin y sus colegas de los estados alemán, francés e inglés, principalmente.
Nadie duda que las consecuencias en el ámbito de las relaciones bilaterales vayan a sufrir un descalabro a profundidad, lo que igualmente quizá estaría llamando al arranque de la que pudiera ser la tercera guerra mundial declarada. Y es que los gringos, con su falta de decir las cosas de cara al adversario, nada han aclarado ni puntualizado en relación a la pesquisa que según Trump realizó Rusia para espiar a la señora Hillary Clinton, lo que ha provocado de alguna forma, también, una repulsa generalizada en todo el globo terráqueo.

* VICENTE FOX, MÁS
PRIISTA QUE LOS PRIISTAS

Está claro que el señor Vicente Fox es uno de los entes que militando en el panismo, es más priista que los muchos o pocos priistas que le quedan a la conocida agencia de colocaciones políticas por más de 80 años, sin sufrir aparentes rasguños siquiera.
Vicente Fox, desde su refugio en el estado de Guanajuato, en donde los propios habitantes del lugar están hasta el copete de las chocanterías del personaje que pretende resucitar su popularidad con los ataques que por personales llaman a la cobardía y poca dignidad política que acompaña a un ex mandatario de este país, en contra de Andrés Manuel López Obrador.
Al priista Fox lo recuerdan las generaciones que vieron arrancar el año dos mil con un candidato populachero, ignorante e inculto, recorriendo las entidades del país, porque llamaba al voto de los mexicanos con la mira bien fija de destronar al viejo régimen de la presidencia de la república. Y lo consiguió. Echó fuera a los socios priistas, con una abultada cantidad de votos en las urnas electorales a su favor.
El hombre que utilizó un estandarte con la imagen de la Virgen de Guadalupe, atraería sobre todo a las multitudes, por las cuales nada hizo ni vio durante su alocado ejercicio de los seis años como mandatario del país.
La gente le creyó, por eso lo hizo presidente.
Sin embargo, muy pronto se generalizaría la desconfianza popular. Es cierto, sacó al PRI de la silla presidencial, pero no cambió ni mucho transformó a las instituciones públicas. Por el contrario, administró los destinos del país a semejanza del viejo régimen y con los moldes heredados por el priismo.
Con la delincuencia pactó –se cuenta por los cuatro costados del país–, así que los grupos de poder que operaban al margen de la ley enriquecieron con la consecuente herencia de la alta criminalidad y pillerías mayúsculas que tuvieron que enfrentar prácticamente con una guerra, como la que declaró Felipe Calderón Hinojosa y la que realiza el actual gobierno tricolor.
Vicente Fox, al final del día, tuvo un paso por la presidencia de México muy cuestionado. Su belicosidad le habría llevado a fallarle a su amigo George Bush Jr., dejando solo a este personaje en su declaratoria que unilateralmente invocó y queda allí reservada en algún archivero de lo inconcebible del llamado Consejo de Seguridad, órgano pacificador de la ONU, para poder masacrar a Saddam Husein y a los iraquíes.
Pues bien, el priista Vicente Fox, que llamó loco y tonto a Donald Trump cuando este último andaba en campaña por la presidencia del país vecino del norte, fue a Venezuela y con las mismas lo corrieron, ya que andaba metido hasta los codos con la oposición de Nicolás Maduro, que ahora la emprende sobre suelo azteca contra Andrés Manuel López Obrador.
¿Y sabe usted por qué? Sencillamente a que le aterra sobremanera que llegue AMLO a Palacio Nacional y dicte un decreto que a la letra diga que quedarán sin efecto las millonarias pensiones que cobran los ex presidentes de la república, que si requieren servicios médicos vayan a los hospitales del ISSSTE y el IMSS, que se les releven de su cargo a los 60 guardaespaldas que les presta el Estado Mayor Presidencial y que la corte que lo asiste en su cocina y toda su fastuosa residencia, pagados por los contribuyentes aztecas, queden sin cargo al erario público. Esto es lo que dice la gente en la calle y el café.

* URBANISMO EN XALAPA,
DE PURA FACHADA

La verdadera obra social, no existe en Xalapa.
La realización de una tarea que conlleve el desarrollo humano de los más de medio millón de capitalinos, brilla por su ausencia.
En las más de 450 colonias céntricas y periféricas, las calamidades a que se enfrentan sus habitantes son las mismas que tienen que ver con la salud pública, el analfabetismo, la enfermedad que daña los cuerpos y la vida de decenas y la ausencia de oportunidades para el empleo y la escuela de que adolecen varios cientos de miles.
El urbanismo no es dotar aparentemente de pavimentos renovados el corazón de la capital. Algo a semejanza de cuanto ocurre en numerosas familias y quehaceres laborales, los gobiernos, igual, candil de la calle, oscuridad de su casa.
La sociedad civil quisiera calles pavimentadas o asfaltadas, no los centenares de rúas padeciendo baches y más hoyos y que en cada cambio constitucional de autoridades, la reclamación o el ejemplo más ligero, el de la solicitud que elevan sus vecinos, queda por allí para la anécdota o el recuerdo.
Numerosos boletines de prensa, emitidos por el ayuntamiento municipal de la ciudad, reseñan que los vecinos tuvieron que esperar 25 años para ser escuchados. Lo mismo seguramente se dirá por las próximas comunas edilicias.
Es parte de la historia de las municipalidades. Los de estreno son los buenos. Los malos, quienes se van. Algunos de los que arribarán al uso del poder de los ayuntamientos anuncian de antemano que harán auditorías a sus antecesores. Empero, ya se ve que es más fácil evadir que tener que responder a los llamados de la justicia.
Inclusive, a quienes se van, el señor Gabriel Deantes acaba de anotarse un ocho con la justificante o pretexto, que hasta los agentes ministeriales y jueces le creen, en el sentido de que sus carteras forradas de billetes devaluados mexicanos y los ranchos, casas, automóviles y demás bienes inmuebles y muebles que le hayan encontrado, son producto de las herencias que sus suegros, sus progenitores y sus primos y hermanos le obsequiaron como una heredad.
En ese contexto, las fortunas mal habidas que hacen algunos de los más de los políticos, quedan a salvo.
Y las obras de relumbrón o de fachada, se multiplicarán seguramente. ¿Cuándo el servicio público fijará su atención en servicios trascendentes y obras para el desenvolvimiento social y humano de la gente? ¿Cuándo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s