No están todos los que son…


Por Jesús Alberto Rubio.

Jesús Alberto Rubio Salazar, egresado de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana (desde Hermosillo, Sonora)

Y rápido llegaron reacciones:

Así es, colegas y amigos: múltiples respuestas llegaron al tema de la ausencia de nomenclaturas referidas a grandes peloteros y por ello con gusto les doy espacio.

Ni están todos los que son ni son todos los que están, dice el refrán, y ya sabe cuánta verdad hay en ello.

Un proceso gradual, lento, el cual debe de alguna manera enriquecerse.

De inicio, el colega Eduardo Almada Terminel, miembro de la Society for American Basebal Research (SABR), nos dice:

En Navojoa, está la Unidad Deportiva Francisco “Paquín” Estrada, a la salida hacia Álamos. También, al menos desde que la visite por última vez, abandonada en gran parte.

Por supuesto, en Huatabampo se encuentra la Unidad Deportiva, Baldomero “Melo” Almada, que por cierto luce muy bonita desde hace varios años y es muy frecuentada, ya como parte de la ciudad siendo que originalmente estaba en la periferia.

Te adelanto que el próximo día 15 será la ceremonia inaugural del Salón de la Fama del Deportista Huatabampense y sería un honor que gente, como tu y de la Peña Beisbolera de Sonora nos acompañara. En su momento tendrás la invitación y lista oficial de los primeros entronizados. Saludos y muchas gracias.

Desde Ensenada, BC, también el historiador de béisbol, profesor retirado Héctor Barrios Fernández, señala lo siguiente:

“Aquí no hay una calle con el nombre de algún personaje ligado al béisbol; lo que más se acerca es el del campo de béisbol “Antonio Palacios”, quien fuera una persona que promovió su establecimiento por los años 1940s, en el poblado de Maneadero.

Hay un campo de pelota infantil que recibe el nombre de Daniel Garibay, de donde es originario; falta uno que se llame “Cornelio García”.

En Tijuana existe uno con el nombre de Andrés Berúmen, el cual se lo construyeron los Padres de San Diego.

También, en la misma ciudad fronteriza, otro se llama Luis “Viejito” García, un pitcher quien fuera gloria del béisbol amateur mexicano.

Entiendo que en Empalme una colonia se llama Ronnie Camacho y entre sus calles está la Ángel Castro, Laureano Camacho, Julio Alfonso, Manuel Echeverría. David García y otras glorias del béisbol.

En estadios por el momento recuerdo el Héctor Espino, Beto Ávila, Alberto Romo Chávez, Manuel “Ciclón” Echeverría y el “Teodoro Mariscal”.

En la vecina San Diego, en cuanto construyeron el Petco Park, una de las calles circundantes recibió el nombre de Tony Gwynn y un tramo de “freeway” se llama Ted Williams.

Aun así como sociedad, le salimos debiendo, a los héroes deportivos de todas las disciplinas deportivas y otras en México.

Víctor “Pelón” Valencia, miembro del Salón de la Fama del Deportista Sonorense y vecino de esta ciudad capital, también contribuye de la siguiente forma y verá qué cosa:

“Qué bien por abordar este tema, Jesús. Nosotros, hace tiempo, ya habíamos hablado de esto, especialmente de peloteros que hayan destacado a nivel municipal……y estatal. Fuimos a Nomenclaturas, Cabildo y regidores mismos.

Entregamos pliego petitorio y creo que está todavía en veremos, o bien lo tiraron. Incluso, les mencionamos en el escrito ejemplos de los nombres de una enorme cantidad de calles que “ni al caso”.

A su vez, Cesáreo Suárez Naranjo, apuntala:

“Es una propuesta, por demás interesante de que en cada ciudad, donde hayan surgido -o jugado – peloteros de renombre, se les ponga su nombre a alguna(s) calle(s).

Acá, en Coatzacoalcos, hay una colonia denominada “Peloteros”, y aunque no es muy extensa, se recuerdan – en las calles – los nombres famosos, de nuestros jugadores, Beto Ávila, Fernando Valenzuela y Becerril Fernández.

En igual forma, desde Ecatepec de Morelos, Estado de México, el colega Antonio Elizarrarás Corona también es apabullante respecto al tema:

“Jesús. Esperar que los políticos, sean consejales, presidentes municipales, gobernadores o lo que quieras, pero políticos, le hagan justicia a deportistas de élite, inolvidables y con hojas de servicio maravillosas, ordenando que una calle, avenida, calzada, callejón o colonia, lleve el nombre de alguien como Beto Ávila, o Melo Almada, quizá Fernando Valenzuela, Héctor Espino O Vinicio Castilla, simplemente no se les da porque en su estupidez cotidiana prefieren “entronizar” a políticos como ellos.

¡No Jesús! Es pedir demasiado. Es pedir casi un imposible

Y, desde Córdoba, Veracruz, Domingo Setién Fernández, también honorable Salón de la Fama del béisbol mexicano como cronista, afirma:

“Es increíble lo que pasa. Se necesita ser gente adinerada, empresario con dinero, para ser tomado en cuenta. No es justo. El pelotero también tiene su razón de ser y con mayor razón aquel que haya hecho historia”.

De acuerdo, Domingo.

¿Y usted?

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, texto
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s